Público
Público

Ciudadanos “derriba” el muro que se construyó en el Congreso para UPyD y Podemos invade a PSOE y PP

La irrupción de los nuevos grupos cambia sustancialmente la distribución de espacios en las dependencias de la Cámara baja: Podemos y Ciudadanos “desahucian” a socialistas y populares de varias plantas del edificio parlamentario.

Publicidad
Media: 2.44
Votos: 9

Obras en el pasillo de la primera planta del Congreso, en la zona de Ciudadanos. J.A.B.

MADRID.- La ubicación de los nuevos grupos parlamentarios “emergentes” –Podemos y Ciudadanos– junto a la disminución de efectivos en los mayoritarios –PP y PSOE– está provocando cambios que afectan, incluso, a la estética de algunas dependencias del Congreso de los Diputados, especialmente aquellas destinadas a prestar los servicios que requiere el trabajo de los parlamentarios.

Una vez solventadas las peleas por el reparto de los espacios físicos y las mudanzas precipitadas, en estos momentos se trabaja en la adecuación de las instalaciones a las necesidades de cada grupo. Los más perjudicados han sido los populares y los socialistas. Los primeros han tenido que abandonar dos de las plantas que ocupaban en el edificio de ampliación junto al Palacio; los segundos han sido “desahuciados” por los efectivos de Podemos de otra de las plantas principales del mismo edificio.

El cambio más vistoso lo ha provocado la ubicación del grupo de Ciudadanos, que se reparte en dos plantas del mismo edificio. En una de ellas, la primera, los diputados naranja se han hecho con el espacio que en la legislatura anterior ocupó el grupo de UPyD, desaparecido de la escena parlamentaria. Esas dependencias habían estado “protegidas” de las miradas extrañas por un muro que se levantó ex profeso con ese objetivo.

Y es que esos despachos que antes fueron del grupo que lideraba Rosa Díez están situados en una zona de paso formada por un amplio pasillo que arranca desde la entrada al complejo parlamentario por la calle de Cedaceros. Funcionarios de todo tipo y periodistas, además de visitas, transitan por esa zona a diario; también es paso obligado durante las jornadas de puertas abiertas que se celebran anualmente.

Ante esa circunstancia UPyD pidió insistentemente un cierto aislamiento para preservar la discreción de la que gozaban otros grupos situados en otras zonas “cerradas”. La vicepresidenta primera de la cámara, Celia Villalobos, que repite cargo, decidió entonces actuar por las bravas: levantar un muro de casi tres metros de altura y medio metro de grosor para “aislar” la zona de UPyD, al tiempo que estrechaba el amplio pasillo de paso.

El muro, que levantó cierta polémica cuando se construyó, es el que ahora se ha derribado, también por decisión de Celia Villalobos –responsable por su cargo de toda la intendencia de la Cámara baja- tras negociar su desaparición con Ciudadanos. No obstante, en su lugar se está construyendo otro “aislamiento”, según fuentes parlamentarias consultadas por este periódico.

“Se trata de una mampara transparente tipo metacrilato que separará la zona de paso de las dependencias del grupo de Ciudadanos”, dijeron las fuentes. En estos momentos varios operarios trabajan contra reloj tras una cortina negra para tener listas las dependencias la semana próxima. El diseño acordado entre Villalobos y Ciudadanos desplaza la mampara hacia el pasillo con el fin de dejar más espacio al grupo naranja, con lo que la zona de paso será todavía más estrecha.

Toni Cantó repite ubicación

Se da la circunstancia de que uno de los miembros del grupo de Ciudadanos, el valenciano Toni Cantó, ya fue diputado del grupo de UPyD en la anterior legislatura, por lo que volverá a la misma zona de trabajo que ya utilizó en los últimos cuatro años. Eso sí, se encontrará con un espacio más amplio pero sin el rígido y feo muro que les aislaba del mundo exterior.

La redistribución de espacios ha obligado a realizar hasta el último momento algunas tareas de tipo “doméstico” como el acuchillado y barnizado de los suelos de madera y la aplicación de pintura en diversos despachos y zonas de nueva utilización, según explican a Público fuentes parlamentarias. “Algunas zonas necesitaban una mano de barniz y puntura; en todo caso obras menores”, puntualizan.

Los diputados de Podemos han irrumpido con fuerza en las dependencias parlamentarias y junto a los de Ciudadanos han dado trabajo a los servicios técnicos de la cámara para adecuar la nueva distribución de despachos y de salas de apoyo, así como los espacios para los asistentes y asesores de cada uno de los grupos.

La formación morada se ha hecho con dos plantas enteras del edificio ampliación junto al viejo Palacio. Para ello han ocupado una planta que “era” de los socialistas, la tercera bis, y otra que “desde siempre” era de los populares, la cuarta. En este espacio se ubicarán tanto los 42 escaños de las mistas de Podemos junto con los de las confluencias, otros 23, además de los cuatro de Compromís que no han tenido inconveniente en estar con sus antiguos coaligados aunque se hayan adscrito al grupo mixto. También los 43 asistentes que les corresponden, más los de la coalición valencianista.

“Estarán bien porque entre esas dos plantas hay 80 despachos; han dado el visto bueno”, han dicho fuentes parlamentarias a este diario. En Ciudadanos tampoco ha habido protestas, aseguran las citadas fuentes, aunque este grupo ha repartido sus efectivos entre la citada planta primera y la quinta del mismo edificio, antes ocupada por el PP. “Entre los dos espacios disponen de más de 50 despachos y salas de reuniones”, explican desde los servicios técnicos de la cámara.

Reducción de espacio para los socialistas

Los socialistas han visto reducido sus espacios y también sus asistentes, el personal que pone a disposición de los grupos a cargo de su presupuesto y en función de los escaños. Así, en el edificio de ampliación tan solo ocuparán una planta, la tercera, y algunos de sus diputados deberán trasladar despachos al edificio situado enfrente, en el 40 de la Carrera de San Jerónimo, en una especie de “zulo” junto a la cafetería, según se lamentaba uno de ellos.

El grupo popular también ha cedido terreno en beneficio de Ciudadanos y ahora ocupan “sólo” dos plantas en el edificio de ampliación, la sexta y la séptima. En la segunda planta se mantienen los diputados de Democràcia i Llibertat (DiL) junto a uno nuevos vecinos: el grupo mixto. Por su parte, ERC y PNV se han quedado donde estaban, pero mucho más amplios: la sexta planta del edificio del número 40.

Pero los dos grupos mayoritarios siguen conservando posiciones importantes ya que se reparten prácticamente en exclusividad las cinco plantas del edificio del número 40: dos para los socialistas y tres para los populares, además de algunas otras dependencias aisladas en el mismo edificio. Es allí donde se celebran las reuniones de Pedro Sánchez con los líderes de los grupos de cara a la investidura y donde se desarrollarán los encuentros de las comisiones negociadoras.

Las dependencias parlamentarias se completan con el edificio del número 36, la sede del desaparecido Banco Exterior de España, que cuenta en la planta baja con la amplia sala de operaciones de la antigua entidad bancaria, con materiales suntuosos, y otras dependencias con lujosa decoración. En este edificio se encuentran los despachos de los presidentes de las diferentes comisiones parlamentarias, alrededor de 25.

Más noticias en Política y Sociedad