Público
Público

Ciudadanos  El goteo de bajas y dimisiones acelera la descomposición de Ciudadanos

Estas últimas semanas han sido las más duras en la historia de Ciudadanos. El partido liderado por Inés Arrimada ha perdido dos de sus gobiernos autonómicos y se han roto sus grupos parlamentarios, tanto en Congreso como en el Senado.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, junto a sus compañeros de partido, Begoña Villacís y Ángel Garrido (c) durante el homenaje a las víctimas de los atentados del 11M.
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, junto a sus compañeros de partido, Begoña Villacís y Ángel Garrido (c) durante el homenaje a las víctimas de los atentados del 11M. Rodrigo Jiménez / EFE

Estas últimas semanas han sido las más duras en la historia de Ciudadanos. El partido liderado por Inés Arrimadas ha perdido dos de sus gobiernos autonómicos, el de Murcia y el de Madrid: el primero por una moción de censura frustrada contra el Partido Popular que ha acabado con tres diputados tránsfugas de Cs integrándose en el Ejecutivo de Fernando López Miras, el segundo por un adelanto electoral que Isabel Díaz Ayuso justificó tras conocerse la moción de censura murciana.

La operación murciana, aparentemente circunscrita al ámbito autonómico y local, ha ocasionado un terremoto nacional y ha agudizado la crisis 'naranja' tras romperse también sus grupos parlamentarios en el Congreso y el Senado. Los de Arrimadas se quedarán sin grupo propio en la Cámara Alta y podrían perder 179.360 euros de subvenciones para el partido, el 56% de sus ingresos hasta ahora, tras las bajas de Ruth Goñi y Emilio Argüeso. Se marchan de la formación, pero ninguno de ellos renuncia al acta. Ambos se suman al movimiento de Fran Hervías, exsecretario de organización de Cs, que días antes anunció su marcha al PP.

En la Cámara Baja, la diputada Marta Martín también ha anunciado su salida y ya son dos las renuncias, tras la del miércoles de Pablo Cambronero. Al contrario que el diputado por Sevilla, ella sí entregará el acta, por lo que Cs podrá mantener nueve diputados al reemplazarla por el abogado alicantino Juan Ignacio López Bas. Martín era la única diputada del grupo que había repetido en todas las legislaturas desde el año 2015.

Goñi, Argüeso y Cambronero conservarán el acta

La dirección de Cs está visiblemente molesta por este goteo de bajas y dimisiones, a las que se unen tres dimisiones de diputados en la Asamblea de Madrid y también la salida de Ángel Garrido, exconsejero de Transportes del gobierno de Ayuso. Garrido dejará la política después de que el exvicepresidente madrileño Ignacio Aguado haya dado un paso a un lado para concurrir como número uno a las elecciones del 4 de mayo en favor del portavoz nacional, Edmundo Bal.

Pero lo que realmente preocupa a Ciudadanos es que Goñi, Argüeso y Cambronero conservarán sus actas alegando que ellos representan los valores primigenios de la formación. En el equipo de Arrimadas han pedido, sin éxito, a los dos senadores y al diputado que dejen sus escaños. En el partido creen que lo ocurrido estos últimos días forma parte de una estrategia orquestada desde el PP para hacerles daño en un momento de máxima debilidad. 

"Ningún español es capaz de ponerle cara a los cargos de Cs que han dimitido estas últimas 48h. Solo buscan ese minuto de gloria en el informativo que no consiguieron cuando eran diputados o senadores. Solo esto y sus ansias de destruir el partido justifican sus dimisiones", escribía Pablo Sarrión, un miembro del equipo de comunicación de Cs, a través de su cuenta de Twitter.

La deriva "sanchista" de Cs

Todas las bajas del partido responden al mismo motivo: el giro "al centro" que Arrimadas ha tratado de impulsar en el último año después de que Albert Rivera tratara de competirle la derecha al Partido Popular de Pablo Casado. La nueva dirección quiso acercar posturas con Pedro Sánchez llegando a acuerdos a propósito del estado de alama y pactando la moción de censura frustrada en Murcia. Un movimiento que estos diputados y senadores han calificado de "deriva sanchista". Según su lógica, Cs solo debería pactar con el PP.

"Ciudadanos ha cambiado de ideología", asegura Goñi en su carta de despedida. A su juicio, la formación naranja "ha enterrado sus valores liberales para seguir abrazándose al sanchismo", expresión acuñada por Rivera. Cambronero se expresaba en términos similares y finalizaba presumiendo de que el exlíder de los naranjas prometió que "jamás pactaría con el Sánchez socio de Podemos, ERC y Bildu". Bal les respondía poco después: "Nosotros no hemos mentido a nadie, hemos sido coherentes. Somos el puente entre el PP y el PSOE".

Algunos de estos diputados, como el madrileño Sergio Brabezo, han pedido abiertamente al voto para Ayuso en los próximos comicios regionales.  A través de una misiva en Twitter solicitó  "a todos los simpatizantes y votantes de Ciudadanos que unan su voto para hacer frente" a Sánchez. "Yo lo tengo claro, frente a ellos elijo siempre libertad", en referencia al eslogan de campaña del PP para las elecciones madrileñas. 

La OPA hostil del PP

Tras conocerse los planes de Cs para arrebatarles el gobierno murciano, el PP reactivó su opa —que ya llevaba tiempo en marcha— y pidió abiertamente a los cargos de Cs que se unieran a sus filas. Lo dijo el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, en una rueda de prensa desde la sede de Génova. Tras ello, Bal acusó a los populares de "comprar diputados" y realizar "prácticas mafiosas" con tal de ocultar la corrupción murciana.

Pero la estrategia de los populares surtió efecto: apenas unos días después, el sábado por la noche, el citado Fran Hervías, número tres de facto en la época en la que Rivera lideraba el partido, anunció que dejaba su acta en la Cámara Alta para unirse al Partido Popular. Hervías aprovechó su rol de 'fontanero' en el partido —encargado de la coordinación entre la dirección de Madrid y el resto de territorios— para incentivar que los cargos naranjas de la formación se marcharan. Es más, el diario El Español reveló que él había estado detrás de los tránsfugas murcianos y también se había reunido recientemente con tres de los cuatro senadores y diputados que se han dado de baja de Cs.

El lunes se celebró una Ejecutiva en la sede nacional a la que acudieron todos los líderes y portavoces autonómicos. También el Comité permanente al completo, el órgano de dirección del partido. A las pocas horas de que comenzara ese encuentro el valenciano Toni Cantó, exdiputado en el Congreso y una de las caras más visibles de la formación, también anunció su dimisión ante los medios y pidió abiertamente el voto para Ayuso.

Más noticias de Política y Sociedad