Público
Público

Ciudadanos Inés Arrimadas, la política que hace sombra a su líder

Fuentes de Ciudadanos reconocen que el salto a la política nacional de Arrimadas se trata de una decisión "arriesgada" pero que "la oportunidad lo merece".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, junto al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, un acto este sábado en la madrileña plaza de la Villa, en el que ha confirmado que concurrirá a las elecciones generales del 28 de abril como número uno por Barcelona para "sacar a Pedro Sánchez de Moncloa" y a "Torra y el separatismo del Gobierno de España". EFE/Luca Piergiovanni

La única victoria de la que puede presumir Ciudadanos es la protagonizada por Inés Arrimadas en Catalunya; consiguió ganar las elecciones de 2017 (obtuvo 36 escaños, 4 más de los que tiene la formación en el Congreso), aunque no pudo formar Gobierno. Ser primera fuerza tras el 28 de abril o, al menos, quedar delante del PP es el objetivo de la formación, y son conscientes de que Arrimadas cosecha muchas simpatías, también en el votante 'popular''. 

Voces de la formación conceden que "es la verdadera joya" -desbancando, incluso, al propio Rivera- y que "ahora la clave es ganar las elecciones o quedar por delante del PP", consideran que, con su presencia en el ámbito nacional, pueden conseguirlo. Reconocen, a su vez, que se trata de una decisión "arriesgada" pero que "la oportunidad lo merece".

Está por ver cómo funcionan dos hiperliderazgos como los suyos en el mismo espacio. Ambos destacan su "buena sintonía", y desde el partido remarcan que entre sus filas nunca sucedería nada similar o lo ocurrido en Podemos con la salida de Íñigo Errejón. Para la líder de Cs en Catalunya, Rivera no es su jefe, sino un "amigo", un "compañero" que sabe liderar equipos. Para Rivera, ella no tiene "ningún defecto". Y tanto uno como la otra ni siquiera se molestan en desmentir los rumores que apuntaban a una mala relación entre ellos.

Apuntan algunos miembros de la formación, ella es la sucesora natural de Rivera: la única que a día de hoy podría remplazare si fuera necesario. Incluso los fundadores de Cs la alaban: "Inés puede tener el perfil político que quiera: está preparada, es joven, es profesional y tiene vocación de servicio público", le aplaudía Francesc de Carreras, uno de los intelectuales que estuvieron en el origen del partido.

Entre los naranjas, hay quien sí reconoce que Rivera supone en parte un freno para ella al hacerle sombra en cada paso que da. Sería su 'techo de cristal'. Pero restan importancia a esta cuestión. "Si Rivera no apareciera, malo, porque dirían que no quiere que le vaya bien; y si aparece, malo también, porque le resta protagonismo. No se trata de eso; simplemente, le da su apoyo y nada más", decían hace justo un año algunos miembros de la Ejecutiva.

Más noticias en Política y Sociedad