Público
Público

Las cloacas del Estado El exjuez Urquía niega ante el juez haber sido extorsionado por el empresario Juan Muñoz

El exmagistrado, inhabilitado por aceptar sobornos, supuestamente había sido chantajeado por el marido de Ana Rosa Quintana con dos vídeos encontrados en la casa del excomisario Villarejo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Ana Rosa Quintana y su marido, Juan Muñoz, en una imagen de 2012 en la Plaza de Las Ventas de Madrid. EFE

El exjuez Francisco Javier de Urquía ha negado este miércoles ante el magistrado de la Audiencia Nacional Diego de Egea haber sido extorsionado o amenazado por el empresario Juan Muñoz, el hermano de éste y los abogados de ambos con dos vídeos encontrados en casa del comisario jubilado José Manuel Villarejo, en un supuesto encargo

Según han informado a Europa Press fuentes jurídicas, el ex juez --que fue expulsado de la Carrera Judicial en 2007 por aceptar dinero de uno de los investigados de la 'Operación Malaya'-- se ha reconocido en los dos vídeos, si bien ha asegurado que los investigados no los han utilizado nunca contra él.

De Urquía ha comparecido ante el magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6 en el marco de la pieza denominada 'Pintor' de la causa en la que se investiga al comisario jubilado. En esta pieza, ya declararon a finales de julio Juan Muñoz --marido de la periodista Ana Rosa Quintana--, su hermano y los abogados de ambos, que quedaron en libertad.

Dos vídeos

Durante la declaración de Urquía se han visionado dos vídeos. Uno de ellos es de 2006 y en él se ve a Urquía en una fiesta privada. El exmagistrado ha explicado al juez que lo grabó un ciudadano chileno que le intentó extorsionar, unos hechos que el exmagistrado puso en su momento en conocimiento de la Fiscalía.

En el segundo vídeo, de fecha posterior, aparece solo en un cuarto de baño, de espaldas, hablando por teléfono y aparentemente esnifando cocaína. Urquía ha reconocido hoy al juez que él es quien figura en la grabación porque reconoce sus voz, ya que estaba hablando con una procuradora con la que solía tratar.

Villarejo iba a usar supuestamente ese vídeo para extorsionar al magistrado inhabilitado, tal y como se desprende de las grabaciones contenidas en la causa, en las que el marido de Ana Rosa Quintana y el excomisario lo visionan y comentan juntos. Sin embargo, hoy Urquía ha dicho que nunca se sintió extorsionado por los hermanos Muñoz, ni tampoco percibió que le espiaran, y ha explicado que finalmente llegó a un acuerdo con ellos para pagar la deuda.

De Urquía fue expulsado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en julio de 2007, tras ser condenado por el Tribunal Supremo a 21 meses de suspensión y al pago de una multa de 73.800 euros por su relación con la trama corrupta desarticulada en la 'Operación Malaya'. La citada cantidad le habría sido entregada por uno de sus investigados, el 'cerebro' de la trama y exedil de Marbella (Málaga) Juan Antonio Roca, y fue utilizada en la compra de una vivienda por el exmagistrado.

Juan Muñoz, junto con su hermano y dos abogados, fue detenido el 31 de julio por orden del juez De Egea, que los dejó luego en libertad y abrió una pieza separada del caso Tandem para investigar el supuesto chantaje al exmagistrado y su cliente.

Villarejo no respondió sobre los vídeos

Sobre la pieza 'Pintor' y la supuesta extorsión que investiga ya fue interrogado el principal imputado de esta causa, Villarejo, justo antes de que lo hicieran los hermanos Muñoz. El comisario jubilado se negó a responder a las preguntas de De Egea y de los fiscales Anticorrupción.

Villarejo lleva más de nueve meses en prisión provisional por el del 'caso Tándem', que estalló a principios de noviembre de 2017 al destaparse una presunta trama de corrupción en la que habrían participado varios policías y en la que el comisario está investigado por blanqueo de capitales, cohecho y organización criminal.

La mayor parte de las piezas de la causa, hasta el momento un total de seis, investigan las actividades presuntamente delictivas que habría realizado Villarejo a petición de diferentes clientes que habían contactado con él.