Público
Público

Las cloacas de Interior El colaborador más antiguo, fiel y secreto de Villarejo: "Pedro Sánchez", su gestor de archivos y comunicaciones 

Distintos medios han identificado al "Pedro Sánchez" citado en varios apuntes de la agenda de Villarejo con el presidente del Gobierno. Público acumula siete años de investigación propia y no tiene dudas de que, al menos en dos de los apuntes conocidos, se trata de Pedro Joaquín Sánchez Fuentes, el colaborador más leal de Villarejo, que viene escapando al escrutinio del juzgado tras tres años y medio de instrucción. 

Villarejo
El comisario jubilado José Manuel Villarejo tras salir de la Audiencia Nacional, 6 de julio de 2021. Cézaro De Luca / Europa Press

Estos días varios medios aseguraron que el "Pedro Sánchez" mencionado en tres apuntes procedentes de las trece agendas del comisario José Manuel Villarejo que le fueron incautadas a finales del pasado año (a los tres años de su detención) es el actual presidente del Gobierno. Dieron por hecho que el 17 de junio de 2013 éste habló por teléfono con el comisario o que se reunió con él en abril de 2015, cuando iniciaba el recorrido que le llevó al palacio de Moncloa. Dos de dichos apuntes los publica El Español, que los data el 13 de junio y 30 de julio de 2013, y el tercero, lo publica Vozpopúli y lo fecha el 24 de abril de 2015. 

Público, que acumula siete años de investigación sobre los clientes, negocios, empresas, plantilla y colaboradores de Villarejo, tiene la certeza en el caso de los apuntes de 2013 e indicios suficientes en el caso del apunte de 2015 de que el "Pedro Sánchez" de esas notas no es el hoy presidente del Gobierno, sino Pedro Joaquín Sánchez Fuentes, informático, experto en archivos de sonido y el gestor de datos y comunicaciones de Villarejo, su colaborador más fiel, más antiguo y más secreto, y en el que la instrucción judicial del caso Villarejo aún no ha reparado.

Un colaborador de máxima confianza y fidelidad

Pedro Joaquín Sánchez Fuentes, ingeniero técnico informático de formación, mantiene una estrecha vinculación desde al menos 1986 con el comisario. El registro mercantil —que corrobora su perfil en Linkedin acredita para esta misteriosa identidad (y la de su hermana) una temprana vinculación con las primeras empresas de Villarejo, específicamente las que se centraban en el sonido y las grabaciones: Prosound SA y Análisis Modulares SA, constituida en septiembre de 1986, y Punto R SL, en la que figuró en su constitución en 1994 como administrador —junto a Rafael Redondo, la mano derecha de Villarejo— y donde ocupa el cargo hasta 1997. En 1996, Sánchez Fuentes actuó de representante de las sociedades uruguayas Financiera Omerán SA y Financiera Uruplan SA —que Villarejo había creado en 1989— para constituir Antrax TDL SA, la firma que con el tiempo se convertiría en la cara visible del grupo de sociedades de Villarejo con el nombre de Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL (anagrama Cenyt). 

Sánchez estuvo vinculado a las herramientas y servicios más sensibles de Villarejo (tratamiento de datos y sonido en el caso de Prosound, Análisis Modulares y Punto R SL, y gestión de crisis en el caso de Antrax TDL, luego rellamada Cenyt). Punto R SL (que luego se llamó Cenyt Data SL) sería además, también con el tiempo y vía fusión con otras del grupo, el origen de CPD Real Estate SL, la sociedad en la que el comisario fue poniendo a resguardo mucho del patrimonio inmobiliario donde invirtió parte del dinero (lícito e ilícito) que fue ganando a lo largo de los años. 

En 2004 Pedro J. Sánchez salta a la vida empresarial fundando la empresa de servicios informáticos y comunicaciones Ansib Net Solutions SL, a la que siguieron en 2005 Merryck Information Tecnology y en 2009 CallStamp Communications SL en 2009, esta última creadora de Burovoz, un servicio de grabación y certificación de llamadas telefónicas para uso como evidencia en investigaciones policiales y/o procedimientos judiciales. 

Le confiaba sus propias comunicaciones y co-ejecutaba proyectos con él

Como reveló el voluminoso informe que la Comisión Judicial del Caso Nicolás remitió en mayo de 2016 al entonces instructor del caso, Arturo Zamarriego, solicitando la detención del policía y entrada y registro, Ansib Net Solutions SL resultó ser la titular de las líneas telefónicas que usaban Villarejo y su familia. La documentación incautada al momento de su detención en noviembre de 2017 lo corrobora, revelando una facturación regular de las empresas de Sánchez a las del comisario por esta puesta a disposición. Hasta el momento, no obstante, no se ha requerido a Sánchez Fuentes para oírle en declaración como testigo o cualquier otra diligencia.

El sumario sitúa a Ansib Net Solutions SL como co-ejecutora junto a Villarejo de al menos un proyecto, el proyecto Iron, instruido en la pieza del mismo nombre y con un servicio de la mayor sensibilidad: la revisión completa del servidor del cliente, que era ni más ni menos que Herrero y Asociados, el cuarto despacho de España por tamaño de gestión y defensa de patentes. Presumiblemente, también Ansib Net Solutions SL fue la compañía suministradora de los dispositivos móviles y líneas telefónicas "seguras" que Villarejo les recomienda a sus clientes al inicio del proyecto (como hace con muchos otros contratantes), si bien en la documentación incautada a la que Público tiene acceso no hay datos que consoliden este punto concreto.

En suma, Pedro Joaquín Sánchez Fuentes es una identidad de la máxima cercanía y confianza del policía-empresario y, por tanto, con mucha probabilidad, el depositario de muchos de sus más inconfesables secretos. A pesar de que su identidad era conocida gracias a esa Comisión Judicial del Caso Nicolás desde 2016, Sánchez Fuentes viene escapando al escrutinio de un juzgado que acumula ya tres años y medio de instrucción. Algo sin duda insólito, y no solo por su participación constatada en un proyecto para el que existe un pieza bajo instrucción, sino porque en potencia tiene muchas papeletas para ser la persona a la que el comisario podría haber confiado la documentación escrita o audiovisual hurtada a los dos registros que hasta la fecha se le han practicado. 

Pero vayamos ahora con los famosos apuntes donde se habla de "Pedro Sánchez".

Los apuntes de 2013 se referían al proyecto "Iron"

Los apuntes datados el 17 de junio de 2013 —"Pedro Sánchez reunión Burovoz.es"— y el de 30 de julio de 2013 —"Mandar contacto de Pedro Sánchez a Antonio"— se refieren con certeza a Pedro Joaquín Sánchez Fuentes y ambas anotaciones tienen que ver, como se demuestra a continuación, con los servicios que Sánchez Fuentes prestó en el proyecto "Iron", que se instruye en la pieza separada nº 2 del caso Villarejo. 

El cliente era Herrero y Asociados SL y el proyecto se había iniciado precisamente en los primeros días de junio de 2013. Se trataba en teoría de apoyarles en un procedimiento judicial en el que los socios de Herrero acusaban a exsocios de competencia desleal. El asunto coincidía con la imputación en el Caso Emperador de José Antonio Hernández, el socio que lideraba el día a día, y había riesgo de que imputasen al accionista principal, Francisco "Paco" Carpintero.

El primer apunte, el de 13 junio de 2013, hace referencia a Burovoz, marca registrada de CallStamp Communications SL, la empresa de Sánchez Fuentes para dar servicio de certificación de contenido de llamadas grabadas para uso en procedimientos judiciales. En esas fechas dicho servicio fue usado por la mujer y por el socio del comisario en las llamadas realizadas a los exsocios de Herrero y Asociados para construir evidencias en favor de éste, a lo que habría que añadir la puesta a disposición por parte de Villarejo a sus clientes de dispositivos y líneas telefónicas más seguras, según se le escucha en audios grabados por él mismo.

El segundo apunte, de 30 de julio de 2015, "Mandar contacto de Pedro Sánchez a Antonio", tiene que ver con el Informe de Auditoría y Test de Penetración de 86 páginas que realizó Sánchez Fuentes sobre el servidor de Herrero y Asociados SL, informe que se terminó antes del 13 de septiembre, según se escucha a Villarejo y a sus clientes, si bien lleva fecha de 3 de octubre de 2013. El supuesto objeto de la "auditoría" era identificar  accesos no deseados (por parte de los exsocios y del juzgado del Caso Emperador, con el que Villarejo les asustaba) y aquí "Antonio" es Antonio Bonilla, un colaborador fijo de Villarejo que hace las veces de "director de operaciones". En este proyecto participa en una conversación en la que los interlocutores discuten la mejor forma para obtener una copia del servidor de los exsocios contra los que pleitea Herrero y Asociados.   

24 de abril de 2015: "Cita con Pedro Sánchez" 

El apunte de Villarejo de 24 de abril de 2015 lista mediante viñetas dos gestiones  que Manuel González Alonso, alias "Man Gon", del bufete Medina Cuadros y socio de Adrián de la Joya, pide a Villarejo o bien planean en conjunto: una reza a secas "M. Interior de Angola" y la otra, "Cita con Pedro Sánchez. Pendiente de confirmar", a lo que poco después se añade "6 mayo. Cita Ok". Para resolver el acertijo sobre la identidad de "Pedro Sánchez" en este apunte hay que ver primero de qué asunto podría tratarse y si la referencia a Angola estaba ligada la cita o se trataba de dos gestiones independientes. Y para eso hay que tomar la fecha, 24 de abril de 2015 y ver qué asuntos ocupaban el tiempo de los empleados de Villarejo y la mente y gestiones de éste.

La presencia de Manuel González Alonso, "Man Gon", indica ya de entrada que se trata de gestiones del interés de Adrián de la Joya, puesto que según manifestó en su día el propio González Alonso a Público, es socio y estrecho amigo suyo de muy antiguo y van en comandita. Y que sea González Alonso quien le pide o informa sobre una entidad pública que maneja un gran presupuesto de temática "Interior", apunta a que el asunto puede muy bien tener que ver con una oportunidad comercial para vender materiales o servicios de seguridad al Ministerio del Interior de Angola, de lo que González informa a Villarejo para que contacte con empresas de seguridad con las que se tenga relación o acuerdo comercial. 

Esta hipótesis se refuerza con dos hechos no discutibles. Por un lado, que Sánchez Fuentes comercializa con marca Burovoz servicios de comunicaciones útiles para investigaciones policiales. Por otro, que es un tipo de gestión que González Alonso le pide a Villarejo en más de una ocasión: meses después, el 14 de noviembre de 2016, por ejemplo, Villarejo apunta en su agenda que Manuel González Alonso le llama para "conseguir ARCOS de AEROPUERTOS para MELILLA" y que le pide que avise a "Jesús Peral". Público ha hecho comprobaciones en el registro mercantil y "Jesús Peral" resulta ser el dueño de Proselec Seguridad SAU y Prosescan SA, dos empresas cuyo objeto social es suministrar y mantener  arcos de detección de pasajeros y túneles tomográficos de revisión de equipajes en  aeropuertos y otras infraestructuras críticas (trenes, puertos, bancos, etc.). En la información digital requisada al comisario y a su segundo, Rafael Redondo, se comprueba que Villarejo tenía un acuerdo comercial con Proselec y Prosescan y que les facturó durante al menos los años 2004 a 2006. En un audio se le oye afirmar, rememorando su vida pasada, que en su día esta empresas le ofrecieron entrar en el capital.

Si la gestión con Angola no tuviera que ver con la de la cita con "Pedro Sánchez", entonces ésta, si se tratase del experto en informática y comunicaciones telefónicas, pudiera tener que ver con lo que ocupaba la mente del comisario esos días de abril de abril de 2015: la serie de artículos que Javier Ayuso firmaba en El País y en los que se iba desplegando una investigación propia económica-financiera forense de largo recorrido sobre el amplio entramado empresarial y oscuros negocios del policía-empresario. El comisario buscaba la forma de neutralizar la información y había optado por su vía favorita: la de destruir al mensajero a través de la difamación previo rastreo de sus datos personales para ver si encontraba algo útil con lo que construir falacias medio pasables. 

Así se desprende fácilmente de otras anotaciones de la agenda del comisario correspondientes a dicho periodo temporal que describe un rosario de contactos con colegas y estrellas amigas del periodismo y la televisión para que le apoyen en el trance y se comprometan a "ir a muerte contra Javier Ayuso". Del rastreo de datos personales de Javier Ayuso, y con especial interés en líneas telefónicas justo del día anterior al apunte que analizamos, hay pruebas: en dos páginas fechadas el 23 de abril de 2015 de un cuaderno manuscrito de trabajo de un empleado del comisario incautado en sus oficinas y referenciado por el juzgado como indicio R07.10.28, se hacen indagaciones sobre toda la familia del periodista (hijos, hermanos, familia política), apuntándose para cada uno su número de teléfono y otros datos personales. La lista se elabora con ayuda del Censo, una base restringida pero de acceso libre para la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), que comandaba Enrique García Castaño y que precisamente sale citado en esas dos páginas (como "Tall", otro apodo que le daba Villarejo).

Unas agendas no verificadas que ponen la causa en peligro

Aunque las verificaciones aquí expuestas apunten a la plausibilidad de las anotaciones de Villarejo, conviene no bajar la guardia con estas trece agendas que le han sido recién requisadas a Villarejo con motivo de la apertura de una controvertida pieza, después de tres años detenido, y que comprenden el periodo 2007 a 5 de mayo de 2016. Al menos, en tanto en cuanto el juzgado no ordene pruebas científicas (de papel, tinta y caligrafía) que descarten que las hizo del tirón o que las retocó durante su estancia en la cárcel como presión (hacerse molesto) para dificultar la investigación o ajustar cuentas con los que culpa de su caída en desgracia. El magistrado ha troceado y repartido por al menos trece piezas los apuntes de estas agendas sin verificar, lo que pudiera acarrear nulidad de muchas actuaciones si eventualmente se demostrase para las mismas una confección total o parcial en diferido. 

A este respecto, no es pequeño detalle que la mujer del comisario, Gemma Alcalá, en conversaciones con sus excompañeros de celda (pinchadas por el juzgado) comentase acerca de los varios "botes de lapiceros" que el comisario gastó en rellenar "cuadernos" durante los tres años de prisión. Según el atestado de este nuevo registro al que Público ha tenido acceso, a las trece agendas se las denomina "cuadernillos" y el resto de la documental incautada es descrita como notas de varios folios, pero no con formato "cuaderno" o "cuadernillo".


Más noticias