Público
Público

Las cloacas del Estado Victoria Rosell: "El bipartidismo no solo ha tolerado la corrupción, sino que se ha alimentado de ella"

La cabeza de lista de Unidas Podemos por las Palmas asegura que lo que le ha pasado a ella "a escala personal", siendo víctima de una persecución judicial y mediática, le ha pasado al partido "a escala de organización".

Publicidad
Media: 4.26
Votos: 23

Victoria Rosell durante la entrevista con Público / Christian González- Público 

Victoria Rosell llegó a ser diputada por Unidos Podemos en 2015. Dimitió en 2016 a causa de una investigación judicial, ampliada en los medios de comunicación, que la acusaban de cometer delitos en su función de magistrada. Una investigación que "se dio la vuelta", reconoció a Rosell como una víctima y se centra ahora en los delitos que ha podido cometer el juez Salvador Alba en su supuesto intento de perjudicar a la diputada.

Tres años después de su dimisión, y a la espera de una sentencia que termine por demostrar de forma definitiva la trama que se urdió contra ella, la magistrada regresa a la primera línea política y repite como candidata de Unidas Podemos por la misma circunscricpión, Las Palmas. Tres años de profundos cambios para ella y para el partido, pero donde las denominadas cloacas del Estado siguen en el epicentro de la política.

Regresa a la política en uno de los momentos más intensos e importantes tanto para el país como para Unidas Podemos, ¿es usted la que se plantea dar el paso o se lo pide el partido?

El momento político es precisamente uno de los motivos, porque creo que están en riesgo cosas que estábamos dando por sentadas, sobre todo derechos, y derechos de las mujeres. En la parte personal, tenía esa deuda tanto conmigo misma como con la gente que me votó en Las Palmas. Yo había dicho que cuando acabara lo que tenía que hacer volvería a intentarlo. Tengo que reconocer que quedaban pocas ganas de intentarlo, por el dolor y toda la jugarreta. Me recordaron que contaban conmigo, y al principio me resistí un poco porque soy muy cabezota y quiero acabar de verdad lo que empiezo. Quería celebrar el juicio del juez Alba, donde estoy como víctima, pero me di cuenta de que ese juicio no dependía de mí y de que se estaba retrasando muchísimo. Me estaba poniendo otra vez en manos de quien no debía decidir mi vida, así que fue una mezcla de condiciones personales, profesionales y también, desde luego, el escenario político.

Las encuestas dan a Unidas Podemos una expectativa electoral peor que la de las anteriores elecciones, y el propio Pablo Iglesias ha admitido que el partido no pasa por su mejor momento, ¿cómo lo ve usted, que ha estado todo este tiempo fuera, y qué diferencias ve entre el Podemos que dejó en 2016 y el que se ha encontrado ahora?

Yo tenía una página de Facebook que abandoné cuando dimití, y el otro día volví a asomarme a ella. Vi un vídeo en el que Antonio García Ferreras me saluda y me dice “magistrada, se mete usted en política siendo la portavoz de Jueces para la Democracia en el peor momento de Podemos”. Era seis de noviembre de 2015. Podemos sacó 69 diputados, y luego, 71. Cuando la gente nos pregunta qué ha pasado, en lo relativo a la parte interna hay que hacer autocrítica. Pablo lo hizo el otro día de una manera ejemplar, porque no dijo "no hemos sabido comunicar", sino "ha habido peleas por sillones". Y yo añado que eso es vieja política. Pero más allá de eso, ¿qué nos ha pasado, teniendo a la mafia detrás? Pues que te minan y te hacen mucho daño. Incluso provocan peleas internas y disidencias que hinchan egos de gente que después, porque son humanos, buscan su propio camino con cierta vanidad. A mí me da mucha pena que cierta gente esté ahora más lejos del proyecto y creo que es recuperable cuando todo se normalice y podamos ver qué es lo que venía de dentro y qué es lo que nos han impuesto.

El partido, más o menos, ha sufrido lo que yo. Ataques injustos. A mí no me mandaron ningún policía, tuve una cloaca específica para mí, un juez y un ministro. A mí, que iba a la campaña con un discurso pro derechos humanos, feminista y anticorrupción, que me acusaran de corrupción, no es que te avergüence o te duela, es que te rompe algo que te cuesta reconstruir. Lo que me ha pasado a mí a escala personal le ha pasado a Unidas Podemos a escala de organización. Le han atacado donde más le dolía y han estado con una lupa de un millón de aumentos de forma constante, y eso no lo soporta ni el ser humano ni la organización política.

La organización ha sufrido también de su propia coherencia. Unos principios éticos, de participación democrática, así como económicos y de financiación, con una exigencia mayor que la de la vieja política, pero conviviendo en las instituciones, cuesta mucho construirlos y mantenerlos. Estoy convencida de que el grupo parlamentario y el partido serán capaces de coser heridas y de rehacerse.

Dimite en 2016 porque es víctima de una serie de acusaciones judiciales y mediáticas, que luego se demostraron falsas, y de una investigación que se archivó. Las cloacas del Estado vuelven a estar en el epicentro en la actualidad, con el espionaje al entorno de Pablo Iglesias ¿Qué papel han jugado y juegan las cloacas en la política?

Mi caso no solo se archivó, se dio la vuelta. El impacto es brutal y te rompen cosas para mí tan importantes como la fe en la Justicia y en el sistema del cual formo parte desde hace 22 años. A veces me duele oír que se archivó porque demostré que el caso Rosell era en realidad el caso Alba. Hay un juez en este país que estaba juzgando a gente y que estaba imputado por cinco delitos en el ejercicio de su función, entre ellos falsificación de documentos judiciales y manipulación de pruebas. Mi caso se define como los poderes Judicial y Ejecutivo aliándose para echar a alguien del Legislativo. Las cloacas distorsionan la voluntad popular, se cargan la democracia.

Victoria Rosell, durante su entrevista en la redacción de Público / Christian González-Público

¿A qué cree que se debe el silencio del resto de los partidos y de los dirigentes en el caso de Pablo Iglesias?

Estoy echando mucho de menos que personas que se autodenominan hombres de Estado, y han confundido el Estado con el partido político, cuando aflora esta corrupción brutal y este ataque contra las reglas de la democracia, no estén saliendo a reaccionar de una manera contundente y firme. Como perjudica a un rival político, no están a la altura de las circunstancias. Esto es un ataque contra la democracia, y quien se diga demócrata y servidor del Estado, tiene que estar exigiendo responsabilidades penales y políticas al Gobierno responsable de esto.

¿Usted tuvo el apoyo o el reconocimiento de algún adversario político cuando se archivó la investigación contra usted?

De personas de otros partidos que ya me eran cercanas en el trato personal, sí. Incluso personas importantes. Pero siempre en privado. Para mí es muy elocuente que nadie haga ese gesto en público. Hay silencios muy elocuentes. Lo mismo pasa ahora con las cloacas de los informes contra Pablo Iglesias. Pasados dos o tres días, que mediáticamente es una eternidad, lo que me indica este silencio es que lamentablemente no son hombres de Estado. Ha habido gente de los medios de comunicación que estando en el espectro ideológico contrario sí han estado a la altura y han reconocido cosas. Han sido capaces de tener visión de Estado. Es muy lamentable que esto no pase con los principales líderes de los partidos.

Pablo Iglesias ha asegurado que el PSOE no tiene la capacidad para acabar con las cloacas y que para limpiarlas tiene que llegar al Gobierno “gente sin mochila”, ¿cómo se combaten las cloacas? ¿Qué papel tienen la política y la justicia en esa lucha?

"No hay factor de mayor inestabilidad en una democracia que pensar que el poder es corrupto, y especialmente el poder judicial"

Es una lucha muy complicada porque el crimen organizado precisamente se caracteriza por estar empapando todas las capas sociales: la económica, la financiera y la política. Aunque nos gusta más ver la corrupción fuera que dentro, cuando hablan de la mafia en Italia sabes que formaba parte del establishment, que estaba metida en las instituciones. Lo malo de la corrupción es que hemos tenido un bipartidismo que no solo la ha tolerado, sino que se ha alimentado de ella y no ha reaccionado cuando emergía. Es más, en los peores momentos, ha reaccionado contra testigos y denunciantes. La gente que se ha atrevido a enfrentarse a la mafia o a la cloaca ha sufrido las consecuencias. Nunca hay que menospreciar la cloaca porque es crimen organizado.

Cuando el Estado forma parte de eso, todo es mucho más grave porque pierde toda la legitimidad y no hay factor de mayor inestabilidad en una democracia que pensar que el poder es corrupto, y especialmente el poder policial. Si crees que la justicia y la policía son corruptas, ¿dónde acudes cuando te fallan tus derechos? Todo se viene abajo. Cuando además de bipartidismo hay cierto turnismo se convive más cómodamente con la corrupción porque no se levantan las alfombras. Hacen falta fuerzas ajenas al bipartidismo pero con una exigencia ética y una falta de afecto por el dinero que yo solo encuentro en Unidas Podemos.

También ha insistido Iglesias en que quizá la “pata” más importante de este caso es la mediática. En su último libro, el exdirector de El Mundo David Jiménez admite que usted le advirtió de que había una persecución contra Victoria Rosell  y que él no le hizo caso para librarse de la percepción de que su periódico estaba virando ideológicamente a la izquierda ¿Qué papel juegan los medios y los periodistas, que también reciben sus propias presiones?

Lo que se protege en la Constitución es la libertad de recibir y emitir información veraz, y eso es un pilar de cualquier democracia. Pero si no se trata de esto, no mereces ni el respeto ni la consideración, ni ocupar un puesto que no te corresponde. En este país se está haciendo muy buen periodismo con muy pocos medios, pero ese mismo periódico, El Mundo, cuando lo dirigía David Jiménez, y cuando me dedicaron cinco portadas falsas en campaña electoral, recibía solo del Ministerio de Industria en ese mes de noviembre de 2015 casi medio millón de euros. Si cedes una vez al chantaje, estás perdido, porque siempre van a tener algo que exigirte

Lo que es curioso es que cierta gente se ampare en el derecho a la información cuando no es eso lo que están ejerciendo. Me resulta complicado justificar que yo entonces le pedí que me llamara, no para que no publicara lo que le decían, si no para que contrastara, que cumpliera su obligación como periodista y como director. No era una exigencia como la que le venía del otro lado. No estoy segura de que la balanza estuviera equilibrada y tomara una decisión equivocada.

¿Cómo ha visto en este tiempo la imagen de la Justicia española con asuntos como la rectificación del Tribunal Supremo sobre la resolución del impuesto de las hipotecas o el polémico mensaje de Cosidó sobre el supuesto reparto de los sillones del CGPJ?

Son situaciones muy graves, pero no es la tónica general en la Justicia. La ciudadanía de este país confía mucho más en la justicia de base, en su independencia, que en la cúpula judicial, porque es real que ahí hay una politización y una deuda contraída con quien te da ese cargo. La sentencia sobre el impuesto de Actos Jurídicos Documentados y la avocación a Pleno fue un escándalo y a la judicatura nos avergonzó mucho. No es nada atrevido decir que provocó la renovación del Consejo General del Poder Judicial, que se pusiera en marcha.

Hemos pasado vergüenza con la renovación, que se vio torpedeada en su línea de flotación por un Whatsapp que dejaba en evidencia que lo que se pretendía era manejar el Tribunal Supremo desde las instancias políticas.

Más noticias en Política y Sociedad