Público
Público

Coches eléctricos Las claves del nuevo plan Moves: hasta 5.000 euros de ayudas por la compra de vehículos eléctricos

El Gobierno ha aprobado el Programa de Incentivos de Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves) con una dotación de 45 millones de euros destinados a fomentar la venta de vehículos eléctricos. El plan, publicado este fin de semana en el BOE, también busca la creación de infraestructuras de carga y el desarrollo de puntos de préstamo de bicicletas.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

Punto de carga de un vehículo eléctrico. REUTERS/Wolfgang Rattay

El futuro de los vehículos de combustión interna está cada vez más cerca del ostracismo. Desde el estallido del escándalo de emisiones modificadas intencionadamente por el grupo Volkswagen, las presiones de grupos ecologistas han aumentado hasta llevar el debate sobre un nuevo modelo de movilidad a las instituciones europeas. En España, la realidad se queda en una transición ecológica que trata de avanzar hacia un país donde los vehículos contaminantes vayan desapareciendo. Así lo demuestran los datos que certifican la caída del diésel, el combustible más en entredicho. Bajo esta premisa, la de conseguir un escenario libre de emisiones, ha nacido el Programa de Incentivos de Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves), impulsado desde el Gobierno a través de un Real Decreto 132/2019.

El plan Moves, gestado por el Gobierno desde hace meses, responde a los llamamientos de Europa de renovar el parque automovilístico. Para ello, el Ejecutivo de Sánchez ha acordado un presupuesto de 45 millones de euros que serán repartidos por cada Comunidad Autónoma en base a criterios poblacionales. De esta forma, los territorios con mayor número de habitantes –según el INE– recibirán una mayor dotación, lo cual se traduce en que Andalucía será la región que más dinero reciba con el 17% presupuesto, seguida de Catalunya (16,22%), Madrid (13,97%) y València (10,61%).

El plan establece el objetivo de dos meses para que las comunidades y ciudades autónomas lleven a cabo las convocatorias de ayudas, la resolución definitiva y el pago a los destinatarios últimos del programa.

Del montante presupuestario, entre un 20% y un 30% irá destinado al impulso de ventas de vehículos eléctricos alternativos. Las subvenciones afectarán a los usuarios que decidan cambiar sus turismos de más de diez años de antigüedad y sus furgonetas de más de siete años. Tanto es así, que para percibir las ayudas se requiere el "achatarramiento" de los vehículos viejos. Además, los importes de ayudas van desde los 700 euros para motos eléctricas hasta los 5.000 euros para los vehículos ligeros eléctricos. En esta definición entran los turismos de hasta ocho plazas.

Un hecho celebrado por los grupos medioambientalistas es que finalmente han quedado excluidas las ayudas a los vehículos propulsados por gas y autogas. "El gas no es una alternativa para los vehículos ligeros", explica a este diario Nuria Blázquez, coordinadora de Transportes de Ecologistas en Acción.

No obstante, la combustión por gas sí que contará ayudas de hasta 15.000 euros en el caso de que el vehículo sea un camión o un furgón, ya que "las alternativas eléctricas no cuentan con el suficiente desarrollo", informan desde el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la energía (IDAE), órgano encargado de coordinar el plan Moves.

"Las ayudas son para vehículos cero emisiones y no se incluyen vehículos con etiquetas eco, como el gas o como los híbridos", detalla el portavoz de Greenpeace, Adrián España, que lamenta, por otra parte, que el Ministerio de Industria haya sacado "un plan paralelo para responder a los intereses de la industria automovilística".

En cualquier caso, Moves responde a la tendencia al alza que tienen en estos momentos los vehículos eléctricos. Y es que, según los datos de la propia industria en la Comunidad de Madrid ha incrementado la compra de estos vehículos en un 82% en el último mes de febrero, lo que la convierte en la región donde más se apuesta por el transporte sin emisiones.

En cualquier caso, desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) explican a este periódico que para que Moves tenga un efecto verdadero sobre el mercado "se necesita de una mayor dotación económica para que se pueda llevar a cabo un verdadero impulso a los vehículos alternativos en nuestro país".

Por otra parte, para incentivar la transición hacia un escenario donde los vehículos eléctricos sean mayoritarios, el plan destinará entre un 30% y un 60% a la implantación de infraestructuras de carga. De estos porcentajes, según recoge el BOE, el 50% estará destinado a la creación de "puntos de carga rápida y ultrarrápida".

Más allá del consumo privado

Lo más positivo del plan, según coinciden las organizaciones ecologistas del país, es que apuesta por alternativas de consumo desde un punto de vista público. Tanto es así, que se recogen dos puntos clave: uno que viene a fomentar el desarrollo de sistemas de préstamos de bicicletas y otro que busca la creación de planes de transporte al trabajo en empresas.

"Se trata de pensar que la movilidad sostenible implica que no se reduzcan las normas a fomentar la compra de vehículos privados eléctricos, para que se busquen medidas para reducir el uso de coches privados", valora Fernández.

En lo referido al impulso de la bicicleta como transporte urbano, el programa Moves contempla ayudas a entidades públicas y privadas de hasta 100.000 euros para la creación de puestos de anclaje, vehículos e instalación de un software fiable y adecuado.

En cuanto a los planes de transporte al trabajo, que recibirán hasta un 10% del presupuesto general, se pretende "conseguir una mayor participación de los modos más eficientes, en detrimento de la utilización del vehículo privado con baja ocupación".

Más noticias en Política y Sociedad