Público
Público

COMERCIO DE ARMAS Los "barcos de la muerte" saudíes intensifican sus escalas en puertos españoles 

El barco Bahri Jazan se dirige hacia Sagunto tras su paso por Estados Unidos y Alemania. Se prevé que llegará a la terminal marítima valenciana el próximo tres de marzo. Es el cuarto buque de bandera saudí que atraca en España en menos de tres meses. El Gobierno sigue guardando silencio.

Bahri Jazan
El barco saudí Bahri Jazan en una escala realizada en Bilbao en 2017. LUIS ARBIDE

Tal vez vuelva a ocurrir de noche. Quizás sea a plena luz del día. En una hipótesis u otra, la tripulación del barco saudí Bahri Jazan sabe que podrá atracar en el puerto de Sagunto sin mayores inconvenientes. Ya lo hizo el pasado 10 de diciembre (Día Internacional de los Derechos Humanos) otro buque del régimen, el Bahri Abha, y así lo hará el próximo tres de marzo el Bahri Jazan.

De noche o de día, el hermetismo oficial continúa. No hay ni una sola información disponible sobre lo que ocurre con los barcos de la naviera Bahri en sus "visitas" a España. Solo hay silencio, amparado además por la Ley de Secretos Oficiales del franquismo, vigente a día de hoy y garante de que todo lo que ocurre con la venta de armas –y su posterior carga en los buques de bandera saudí– queda entre cuatro paredes.

Según la información de su sistema de geoposicionamiento, el Bahri Jazan ha abandonado el puerto alemán de Bremerhaven y se dirige ya hacia Sagunto, donde prevé llegar el próximo martes. Antes de pisar la costa alemana estuvo en EEUU, donde los barcos de la naviera Bahri suelen cargar material bélico que posteriormente es utilizado en los ataques contra la población civil en Yemen. La ONU estima que allí se han producido ya más de 200 mil víctimas. La mitad tenía menos de cinco años. 

En medio del habitual silencio oficial en torno a este tema, surge un dato significativo: se trata del cuarto buque saudí que atraca en España en menos de cuatro meses. Tras la llegada del Bahri Jazan a Sagunto en diciembre pasado –primer barco del régimen que atracaba en España desde el mes de mayo–, tuvo lugar la visita del Bahri Hofuf a Motril en enero. Algunas semanas después llegó el Bahri Yanbu a Bilbao, donde cargó toneladas de explosivos.

Preocupación e incertidumbre

"Resulta preocupante la intensificación de las escalas en puertos españoles de los barcos de Bahri dedicados al transporte de armas y explosivos", afirma a Público el portavoz de la comisión La Guerra Empieza Aquí de Ongi Etorri Errefuxiatuak (Bienvenidos Refugiados), Luis Arbide. En tal sentido, destacó que la frecuencia de estas escalas durante los últimos tres meses "recuerda a lo ocurrido entre 2017 y 2018, cuando las visitas primero a Bilbao y luego a Santander fueron mensuales de forma fija, y en alguna ocasión hasta quincenales".

Sara del Río, responsable de la campaña de Desarme en Greenpeace e integrante de la plataforma Armas Bajo Control, no oculta su "sorpresa" ante "este incremento de visitas de la naviera Bahri". "Si esto lo juntamos con la falta de información oficial sobre las exportaciones que se pueden estar realizando a países de la coalición saudí, donde se están violando sistemáticamente los derechos humanos, nos situamos ante un panorama muy preocupante", remarcó.

A la espera del informe

Hay también otro factor sobre la mesa. El Gobierno aún no ha hecho públicos los datos relativos al comercio de armas durante el segundo semestre de 2018 y 2019. Ese "apagón informativo" ha contribuido a aumentar la incertidumbre de los grupos antimilitaristas y de derechos humanos en torno a la actividad de los barcos saudíes en sus escalas en puertos españoles.

La Secretaría de Estado de Comercio debe trasladar ese informe a la Comisión de Defensa del Congreso, aunque de momento –según fuentes de dicha comisión– aún no se sabe cuándo ocurrirá. Mientras tanto, el Bahri Jazan sigue su camino hacia Sagunto.