Público
Público

La comparecencia de Rajoy deja en evidencia a Cospedal

La presidenta de Castilla-La Mancha se niega a ir a las Cortes regionales a explicar la supuesta comisión ilegal que cobró su partido en 2007 por una adjudicación del Ayuntamiento de Toledo. El PSOE considera "inadmisible" s

IÑIGO ADURIZ

Desde que a principios de mes las nuevas declaraciones de Luis Bárcenas, los nuevos documentos que aportaron diferentes diarios y, sobre todo, los sms que se intercambiaron el extesorero del PP y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, situaran a este último en una de las situaciones más complicadas desde que llegó al poder, ella ha sido el rostro del partido. La presidenta de Castilla-La Mancha y número dos de los conservadores, María Dolores de Cospedal, ha suplido la ausencia de explicaciones de su jefe, y la que ha ofrecido diferentes ruedas de prensa negando siempre esa supuesta financiación irregular del partido a la que apuntan los papeles de Bárcenas.

Cuando el 15 de julio toda la oposición unida llevaba horas exigiendo en vano la comparecencia urgente de Rajoy ante las nuevas revelaciones del caso, ella volvía a dar la cara en la sede nacional de su partido de la calle de Génova de Madrid aunque sólo se limitaba a negar la mayor. Ese día se limitaba a tachar de "calumnias y mentiras" las informaciones que apuntaban a que Bárcenas recibió 200.000 euros por parte del gerente del PP de Castilla-La Mancha y que correspondían a una supuesta comisión ilegal recibida por el partido que dirige la propia Cospedal por un contrato de basuras con el Ayuntamiento de Toledo. 

Y ha sido precisamente la cerrazón de la número dos del PP a aportar algo de claridad a este último asunto la que ha hecho que dos semanas después sea el propio Rajoy el que vaya a dejarla en evidencia el próximo jueves, cuando comparezca en el Congreso de los Diputados a petición propia para hablar de Bárcenas. Cospedal, sobre la que pesa la supuesta responsabilidad de haber permitido el cobro de esa comisión ilegal mientra ella estaba al frente de los conservadores castellano manchegos, se ha cerrado en banda y se niega a ir a las Cortes de su comunidad a ofrecer las explicaciones que le exigen los socialistas.

El pasado día 19, la Mesa del Parlamento autonómico, controlada por el PP, rechazaba la solicitud de comparecencia que había presentado el PSOE días antes "por defectos de forma e ilegalidades", dijeron desde el órgano de dirección de la cámara, porque la petición no iba acompañada de una  "iniciativa parlamentaria concreta". El partido de la oposición registró entonces una nueva iniciativa, pero ayer, la Mesa volvió a rechazarla, argumentando que Cospedal ya había dado "las explicaciones pertinentes" en sede parlamentaria durante el último pleno que se celebró el pasado martes. Explicaba, también, que se trata de un asunto que no se encuentra dentro del ámbito de la acción del Gobierno.

Se da la circunstancia de que la sesión plenaria a la que se refiere fue la que aprobó, con sólo los votos del PP, la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha para reducir a la mitad el número de diputados autonómicos. Como explica a Público la secretaria segunda de la Mesa de las Cortes, la socialista Blanca Fernández, se trataba de un pleno "específico" para aprobar esa iniciativa. Además, asegura que como el PSOE se negó a participar en el debate al considerar que se pretendía un "pucherazo electoral", la reforma del Estatuto se aprobó por lectura única, por lo que los socialistas tan sólo disponían de 10 minutos de intervención. 

"Cospedal utilizó un turno en el que no podía tener réplica", lamenta la parlamentaria socialista, "y no aclaró en ningún momento dónde están esos 200.000 euros". Fernández recuerda que el PP sí reconoció haber recibido esa cantidad, si bien no figura en la contabilidad oficial del partido. "¿Dónde está ese dinero? ¿Que se hizo con él? ¿Están tapando una verdad inconfesable", se pregunta. Por eso insiste en que la actitud del PP castellano manchego, que ha vetado las comparecencias de su máxima líder en dos ocasiones, "es incomprensible", sobre todo por la "tesitura complicada" en la que se sitúa la también número dos de los conservadores a nivel estatal. 

El PSOE exige un pleno monográfico sobre el caso Bárcenas, en el que "no sólo se diga que todo es mentira", sino en el que también "se de respuesta a los ciudadanos" y se diga, sobre todo, "dónde están esos 200.000 euros. Una vez que el partido del Gobierno se ha vuelto a negar a que se celebre, no descarta ninguna iniciativa incluida la moción de censura contra Cospedal. "Estamos analizando qué pasos tenemos que dar", explica Fernández.

Más noticias de Política y Sociedad