Público
Público

La comunidad educativa, contra la eliminación de la Filosofía en la ESO: "No quiere formar auténticos ciudadanos"

El PSOE, saltándose el acuerdo que suscribió, elimina la asignatura de la educación secundaria. Ahora, la comunidad educativa se moviliza para revertir este cambio. Critican que sin la Filosofía no se puede entender qué es ser ciudadano, la más importante en el ordenamiento constitucional.

Los estudiantes de secundaria realizan el examen de filosofía, la primera sesión de prueba del bachillerato (examen de graduación de secundaria) 2021 el 17 de junio de 2021 en la escuela secundaria Helene Boucher, en París.
Los estudiantes de secundaria realizan el examen de filosofía, la primera sesión de prueba del bachillerato (examen de graduación de secundaria) 2021 el 17 de junio de 2021 en la escuela secundaria Helene Boucher, en París. Martin BUREAU / AFP

La celebración de este 18 de noviembre, Día de la Filosofía, llega con indignación a España. La Ley Orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE) o Ley Celaá, denominada así por la ministra que la puso en marcha, crea un nuevo modelo de en el que no tiene cabida el espíritu crítico ni la formación de un pensamiento propio. Así de contundentes se muestran diferentes personalidades del mundo docente filosófico al contemplar cómo la ley defendida desde el Gobierno deja fuera de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) la materia de Filosofía. Además, critican que el Partido Socialista no respete el acuerdo aprobado por unanimidad en 2018 en la comisión permanente de educación en el Congreso por el que se comprometían que dicha asignatura tendría cabida en el currículo escolar.

La Ley de mejora de la calidad educativa (LOMCE) o Ley Wert, que tantas críticas levantó en la comunidad educativa y que se encuentra en vigor actualmente, ya relegó la Filosofía hasta convertirla en una optativa en cuarto, el último curso de la ESO. Además, la asignatura de Valores éticos entraba en el programa como la otra opción para el alumnado que no escogía Religión en cualquiera de los cursos. Después, tanto Filosofía como Historia de la Filosofía se imparten en los dos años de Bachillerato, respectivamente, para aquel estudiantado que elija el itinerario de Humanidades y Ciencias Sociales, algo que se mantiene en la presente propuesta. La Ley Celaá elimina por completo la optativa vigente en el último año escolar de la ESO, convirtiéndola en una materia nueva, denominada Valores cívicos y éticos y que, según la programación, se puede impartir en cualquier año de la ESO, desde primero hasta cuarto.

"Siempre que hay una nueva ley educativa nos echamos a temblar, y suele ocurrir con cada cambio de Gobierno", inicia su exposición Esperanza Rodríguez, presidenta de la Red Española de Filosofía (REF). "Ya con la LOMCE perdimos la Ética como asignatura independiente, aunque seguía siendo obligatoria, pero es que ahora la eliminan por completo", agrega. Afirma que se sienten engañados por un PSOE que votó a favor de introducir la Filosofía como materia obligatoria en el periplo educativo obligatorio. Rodríguez se muestra certera: "El texto recoge que se pueden introducir hasta una decena de optativas en cuarto de la ESO, pero dejan fuera Filosofía cuando estaba funcionando perfectamente"

Un catecismo moral laico

En este sentido, la presidenta también tiene palabras para la nueva asignatura: "La llaman Valores cívicos y éticos, pero es que viendo su programación también dejan fuera cualquier espacio para la ética". A su declaración se suma Carlos Fernández Liria, profesor de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), al decir que "se trata de una especie de alternativa a la religión, una suerte de catecismo moral laico que nada tiene que ver con la Filosofía y que ni siquiera es necesario que la imparta gente de este Departamento". A ello se suma una crítica más: las comunidades autónomas podrán elegir cuándo el alumnado cursará esta nueva materia, pudiéndose dar el caso de que en un lugar la reciban chavales de 12 años y en otros con 15.

La Filosofía se mantiene en Bachillerato, aunque son las comunidades autónomas las que eligen cuántas horas le dedican

A pesar de todo, la Filosofía se mantiene en Bachillerato, aunque son las comunidades autónomas las que eligen cuántas horas le dedican. Tal y como expresa Rodríguez, "entran mucho en juego las ideologías de cada Gobierno regional, así que si en una Comunidad liderada por un partido como Vox o el PP no le parecen bien los contenidos o la enseñanza filosófica no cuadra con sus preceptos, tan solo introducirán las horas mínimas que manda el Ministerio de Educación". Y es precisamente en este Ministerio, ahora liderado por la socialista Pilar Alegría, donde la Plataforma en Defensa de la Filosofía de Madrid entregará este jueves por la tarde 260.000 firmas que piden la restitución de dicha materia como obligatoria en la ESO.

Enrique Mesa es el presidente de la Asociación de profesores de Filosofía de la capital: "La idea fundamental de la ESO es que durante esos años se forman los ciudadanos del futuro, por eso es la enseñanza obligatoria. Hay miles de estudiantes que no siguen en Bachillerato, y con la nueva Ley, estos nunca aprenderán nada de filosofía". ¿Pero que es la filosofía? Según el docente, "esta materia aporta la reflexión necesaria para que una persona tenga un pensamiento autónomo, que uno decida cuáles son sus valores y sea capaz de criticar tanto los ajenos como los propios, por eso es esencial en una democracia". Eso le lleva a asegurar que la nueva normativa educativa "no quiere formar auténticos ciudadanos".

Filosofía 0 – 18 Emprendimiento

"La juventud necesita reflexión y no tanta productividad", agrega el propio Mesa. De hecho, la palabra "filosofía" no aparece ni una sola vez en el currículo de la ESO, mientras que "emprendimiento" aparece hasta en 18 ocasiones, "y hablamos de emprendimiento, no economía, que son cosas muy distintas", puntualiza este profesor que remarca que "esta ley persigue la formación de un nuevo sujeto social para otro modelo social que no es la democracia".

A Liria le parece "completamente absurdo" que en la ESO tengan cabida materias como Economía y emprendimiento: "Eso significa explicar el espíritu empresarial a personas que, en su gran mayoría, jamás van a tener una empresa, porque un emprendedor no es un empresario, por mucho que se quiera vender de esa forma". Y así lo explica: "Un emprendedor es un trabajador en pelotas, un trabajador sin sindicatos, sin convenios colectivos, son colegios profesionales detrás, un trabajador con muy poco poder negociador, y eso es lo que van a formar, sencillamente a trabajadores basura, no empresarios".

Sin Filosofía no hay ciudadanía

Desde el punto de vista de este profesor universitario, "la LOMLOE es una estafa ideológicamente bien pensada para el neoliberalismo triunfante". Según arguye, el problema radica en que no se entiende la verdadera utilidad de la filosofía: "Más allá de fomentar el espíritu crítico de los ciudadanos, como no dejamos de repetir, es que sin filosofía no se puede entender la palabra ciudadano, la más importante en nuestro ordenamiento constitucional". El hecho de que la población se olvide de lo que significa "ser ciudadano" es "muy grave", ya que "ese concepto forma parte de la arquitectura civil que se encuentra presidida en su cúspide por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, antes llamada Declaración del Hombre y el Ciudadano", en términos de Liria

Asimismo, remarca que si la Ley sigue adelante tal y como está planteada, traerá "consecuencias nefastas para la vida política del país". Según arguye: "Al PSOE se le ha olvidado lo que es ser ciudadano y ahora ha suprimido la posibilidad de que los alumnos de la ESO recuerden lo que ellos han olvidado, que no deja de ser los principios trascendentales de nuestro ordenamiento civil".

Rodríguez, a su vez, incide en la "sospecha" como algo primordial en la filosofía: "Esta asignatura aporta al alumnado algo diferente que no puede encontrar en otras, como la posibilidad de contemplar la realidad y su propio mundo con una perspectiva distinta, más personal y autónoma, y sobre todo la posibilidad de sospechar si las cosas son lo que parecen de verdad, si algo es bueno, si está bien. Eso es de lo más humano que hay". Tal y como concluye ella misma, "romper el esquema de pensar que solo es bueno aquello que da resultados inmediatos es bueno y útil para la Humanidad".

Más noticias