Público
Público

Comunidad de Madrid Los obstáculos de Díaz Ayuso para ser presidenta de la Comunidad de Madrid

Tras la ronda de consultas, el presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, ha convocado para el próximo 10 de julio un pleno de investidura sin candidato, ante la falta de un aspirante a presidir la Comunidad que alcance una mayoría parlamentaria. 

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

La candidata del Partido Popular a la Presidencia regional, Isabel Díaz Ayuso, atiende a los medios de comunicación tras reunirse con el presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, hoy en Madrid en el marco de la ronda de contactos con los grupos parlamentarios que concluye este martes, el último día para designar candidato. EFE/ Mariscal

A Isabel Díaz Ayuso se le complica la investidura en Madrid. La candidata del PP logró ser segunda fuerza en la comunidad tras las elecciones del 26-M con 30 escaños, recabando el 22,21 % de los apoyos. Junto a Ciudadanos, que obtuvo 26 de la mano de Ignacio Aguado, y Vox, que consiguió entrar en la Asamblea con 12, liderados por Rocío Monasterio, la suma de las derechas es mayor al bloque de izquierdas, encabezado por el socialista Ángel Gabilondo, que fue primera fuerza.

No obstante, la suma de PP, Cs y Vox, que logró desbancar a Susana Díaz de la Junta de Andalucía y cuyo pacto se ha repetido en otras ciudades, como Madrid, no es, precisamente, matemática exacta. El veto que los de Albert Rivera han impuesto a la extrema derecha —aprobado mediante la Ejecutiva del partido— complica la investidura de Ayuso, ya que Monasterio teme que sus votantes estimen que el voto a Vox es un voto en balde, lo que les penalizará en el futuro y trata de forzar un acuerdo a tres.

Monasterio se mantiene firme en que la "primera medida" para dar su apoyo en la investidura es sentarse en una mesa a tres : "No sirve que lleguen a un acuerdo Cs con el PP y luego me entreguen a mí un papel para ver si lo voy a aceptar o no. Por ahí no voy a pasar". Monasterio, tras la ronda de consultas de de cara al pleno de investidura con el presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, ha confirmado su 'no' a Ayuso y ha asegurado:"Nuestros votos son necesarios y no los vamos a dar a cambio de nada. Estamos con la mano tendida para cuando el señor Aguado quiera reunirse con nosotros". La ultraderechista no quiere repetir la 'fórmula andaluza', donde 'populares' y 'naranjas' gobiernan con el apoyo externo de Vox: "Preferimos entrar en un gobierno para que se respeten nuestros 12 escaños".

Por su parte, desde Ciudadanos aseguran que o Vox ratifica el acuerdo al que lleguen PP y su formación —sin que formen, en ningún caso, parte del Ejecutivo— o serán responsables de la repetición electoral. "O lo aceptan o habrá elecciones", señalan fuentes de la dirección, inflexibles. Ya lo dejó caer este lunes el número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que al ser preguntado por los pactos en la región señaló: "Vox tendrá que decidir si bloquea la situación e impide ese gobierno o si no lo hace".

Sin embargo, los 'naranjas' también descartan apoyar a el candidato socialista, Ángel Gabilondo, para conformar una mayoría alternativa que debería contar con el beneplácito de Más Madrid, el partido que preside Íñigo Errejón. Este martes, tras la reunión con Trinidad ha recalcado que un "gobierno de regeneración" encabezado por Gabilondo contaría con "una mayoría clara o sólida" compuesta por 64 diputados, los conformados por PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos.

El portavoz de Más Madrid ha puesto el foco en Ciudadanos —cuya crisis, incentivada por el giro a la derecha del partido, el acercamiento a Vox y el veto al PSOE, todavía se resiente—: "Cs tiene ante sí tres opciones. La primera es que asume el humillante chantaje de Vox, que ha dicho por boca de su portavoz que el Orgullo denigra a a las personas, cuando lo que denigra son los recortes de libertades. El otro es que no ceda y nos obligue a votar de nuevo; y la tercera opción es la vía de los tres votos. Solo con tres votos de Cs se puede consentir un gobierno de regeneración y desbloqueo sin ceder al chantaje de Vox", ha esgrimido.

Aguado ha desechado rápidamente la idea de Errejón, el candidato de Ciudadanos ha asegurado que "no hay ni una mínima posibilidad" de que permita la investidura de Gabilondo. "¿Es así como entiende Errejón la política? ¿Está proponiento un tamayazo? ¿Así entiende la política, con tamayazos?”, ha cuestionado Aguado en declaraciones a La Sexta, al mismo tiempo que ha aconsejado al exdirigente de Podemos "que deje de ver series de televisión" porque "esto es la vida real" y no "Juego de Tronos o House of cards".

Ayuso, por su parte, ha afirmado tras verse con Trinidad: "La opción que encabezo yo y el Partido Popular es la que más apoyos puede recabar para esta investidura, están en camino, mientras que la que lidera Gabilondo por la izquierda concita más noes y no tiene ninguna opción de prosperar". La 'popular' ha señalado que los votantes de PP, Cs y Vox han "dejado claro" que para que la investidura sea posible "debe de haber un entendimiento" entre ellos: "Es algo que nuestros votantes jamás entenderían, como tampoco unas nueva elecciones en septiembre, tenemos que demostrar que somos capaces de entendernos porque hay más lo que nos une que lo que no”, ha aseverado.

Tras la ronda de consultas, el presidente de la Asamblea ha convocado para el próximo 10 de julio un pleno de investidura sin candidato, ante la falta de un aspirante a presidir la Comunidad que alcance una mayoría parlamentaria. Una fórmula poco ortodoxa.

El polémico préstamo de Avalmadrid a su padre

En marzo de 2011, la empresa semipública Avalmadrid, participada por el Gobierno regional, aprobó la concesión de un préstamo de 400.000 euros a la empresa Mc Infortécnica SL, de la que el padre de Isabel Díaz Ayuso tenía un 50%, como desvela El Confidencial. A modo de garantía, la familia de Ayuso aportó el aval de un solar de 558 metros cuadrados situado en un polígono industrial de Sotillo de la Adrada, en Ávila, la cual, según el Registro de la Propiedad estaba tasado en 26.388 euros, es decir, 14 veces menos que el crédito concedido.

En el momento de la operación, la ahora candidata del PP no tenía ninguna responsabilidad directa en el Ejecutivo madrileño, aunque ya había trabajado con Esperanza Aguirre. Meses más tarde, se convirtió en diputada. El diario digital afirma, asimismo, que Avalmadrid lleva ocho años intentando recuperar el préstamo y que la deuda se ha incrementado hasta los 544.000 euros con el paso de los años y sumando intereses de demora y costas. 

A pesar del préstamo —y de las advertencias de los técnicos que evaluaron la operación—el padre de Díaz Ayuso dimitió como administrador y, horas más tarde,  ante notario, donó sus casas a sus dos hijos. A la 'popular' le correspondió un piso en Madrid, en el barrio de Chamberí, que consiguió salvar de los acreedores y que todavía es de su propiedad. Nunca se pagó lo debido a Avalmadrid.

Tras hacerse pública esta información, el grupo de Más Madrid solicitó un pleno extraordinario de la Asamblea para el día 4 de julio para que la candidata del PP de cuenta de las operaciones de la entidad. También el PSOE y Podemos presentaron iniciativas parlamentarias exigiendo explicaciones pertinentes que, por el momento, no han llegado de la mano de Díaz Ayuso.

Más noticias en Política y Sociedad