Público
Público

Concertación en Andalucía CCOO exige a Moreno que su Gobierno se siente a hablar en serio: "El diálogo social no es una tertulia"

Nuria López: “La idea y la voluntad del presidente no se está ejecutando. Sus consejeros y consejeras no están haciendo las cosas"

Nuria López, secretaria general de CCOO. Laura León

raúl bocanegra

El pasado 4 de septiembre, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), convocó a la patronal y a los sindicatos de clase CCOO y UGT. Entonces el presidente se comprometió a mantener encuentros “tripartitos” cada seis semanas con la idea de garantizar "la paz social” en Andalucía.

Moreno manifestó entonces que el objetivo era revisar asuntos de interés común y para "enriquecerse" de las propuestas que sindicatos y patronal le puedan trasladar, y que ellos conozcan "las circunstancias que a veces hacen tomar unas decisiones y no otras”.

El presidente agregó que se iba a implicar de forma "directa y personal" en estas reuniones y que esta implicación va a llegar a todos los departamentos del Gobierno andaluz para que haya "fluidez y complicidad para poder alcanzar los objetivos comunes”.

Este viernes, más de dos semanas después del primer encuentro, la secretaria general de CCOO, Nuria López, en una entrevista con Público, reconoció la “valentía” de Moreno a la hora de romper el hielo, después de años de relaciones bien tensas con los agentes sociales, pero manifestó: “No sabemos nada del Gobierno. Su Gobierno no dice nada. Sus consejeros y consejeras no dicen nada. Nos vamos enterando de cosas que van haciendo que les hemos dicho que nos gustaría hablar y no nos preguntan qué opinamos”.

López agregó: “El diálogo no es hablar con quien te llevas bien y tiene la capacidad. No entendemos que tengamos una reunión con el presidente y luego eso no cale para abajo, hacia su equipo de Gobierno, sus colaboradores en el Gobierno, que son los consejeros y las consejeras, . El diálogo social no es una tertulia cada seis semanas. Ni vamos a hablar para tomar café”.

“De momento la idea y la voluntad del presidente no se está ejecutando. Sus consejeros y consejeras no están haciendo las cosas. No se trata de que ahora te llamen y de que te convoquen a una reunión. Se trata de que la reunión tenga contenido. Hay alguna reunión convocada, pero no te dan propuestas”.

“Hay consejeros con quienes tenemos pedidas reuniones que tienen una conducta que creo que no saben dónde están. Escuchar a los trabajadores creo que enriquece. Hay consejerías que son búnkers: Agricultura, Economía, cuesta mucho”, afirma López.

“Queremos hablar de cosas que afectan a los trabajadores. Queremos dialogar con el Gobierno y dialogar no es hablar sin concretar. Es poner un papel encima de la mesa, las propuestas del mundo del trabajo y conciliar y que los trabajadores y trabajadoras estén representados en esas leyes que salgan”.

La paz social no se compra

La “paz social” que quiere Moreno se configura, en opinión de López, por dos vías. Por un lado, afirma, “la configuran convenios colectivos fuertes, esto es con los empresarios, lo que está costando muchísimo en Andalucía”.

“Está costando muchísimo recuperar los salarios. La recuperación es un espejismo para los trabajadores. No ha llegado. Y los empresarios andaluces tendrán que decir algo. No sabemos a qué juega la patronal en algunos sectores. Si hay más salarios hay más ventas”, lanza López.

Y, por otro lado, además de la inexistencia de conflictos serios en las empresas, están las políticas públicas que equilibren las reglas del juego. El Gobierno tiene una idea que quiere llevar a cabo, la lanza y las partes la trabajan “desde la visión empresarial y la de los trabajadores”. “Se van trabajando las aristas y al final el equilibrio que tiene esa norma entre intereses se va equilibrando”, dice.

Ahora mismo, esto no se da, en opinión de López. “No hay una política en esa materia. No se ha abierto ese proceso de negociación, donde todo el mundo sale frustrado porque no ha conseguido el máximo, pero a la vez sale satisfecho porque hay un equilibrio en la norma”.

“En Andalucía ha estado denigrado que los trabajadores nos sentemos al mismo nivel [que los empresarios], porque esto es ideológico. Que no quieren que los trabajadores estemos al mismo nivel con la patronal. Nosotros y nosotras vamos a pelear ese derecho”, afirma la secretaria general de CCOO en Andalucía.
López deja además un aviso a navegantes: “Que nadie piense que la paz social se compra. Nunca se ha puesto en venta”.

La secretaria general de CCOO en Andalucía aún cree que Moreno tiene, en lo político, “la voluntad de hacerlo de otra manera”. “Pero eso será o no. Eso se constata con hechos. Nos gustaría explorar el margen que tiene el diálogo social, porque con una manera de trabajar más equilibrada los trabajadores van a vivir un poquito mejor. Y habrá normas, políticas que compartamos. Y otras no. Pero que escuchen y dialoguen. Que no vayan cerrados a las ideas”.

López tampoco anda contenta con la otra pata del Gobierno, la de Ciudadanos, que dirige el vicepresidente Juan Marín: “Hay algunos consejeros que están todo el día de ferias y fiestas. La acción de gobierno, ademas de visibilizar lo que están intentando hacer con una política de gestos, también tiene que consistir en sentarse para hablar de las cosas importantes. Por ejemplo, el turismo de calidad. Está muy bien ir a un acto y posicionar la cultura, pero tendremos que hablar de cómo se hace el concierto, en qué condiciones para los trabajadores. Y hay una parte del Gobierno a la que nada más que la vemos en ferias y fiestas. La que tiene turismo. Con nosotros no se ha reunido para hablar de las cosas serias”.