Público
Público

CONFERENCIA EPISCOPAL Máquinas de hacer hostias y nuevos templos: la Iglesia utiliza dinero del IRPF para "evangelizar" en el exterior

La Conferencia Episcopal destina dos millones de euros anuales al Fondo de Nueva Evangelización. Más de la mitad del presupuesto proviene de fondos obtenidos mediante la asignación tributaria del 0,7% en la declaración de la Renta.

Publicidad
Media: 2.20
Votos: 5

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE),  Luis Argüello. JUAN CARLOS HIDALGO/EFE

Los católicos de Fianarantsoa, en Madagascar, comparten con los religiosos de Merlo, en Argentina, algo más que la fe en Dios. Las iglesias de ambas localidades van a recibir dinero de la Conferencia Episcopal Española (CEE) para la adquisición de una máquina fabricadora de hostias, valorada en 15.000 euros. Parte de ese dinero saldrá de lo que la CEE recauda mediante la asignación tributaria, un privilegio otorgado por el Estado.

Fianarantsoa y Merlo figuran en el listado de 159 “proyectos pastorales” que recibirán ayudas económicas de la Conferencia Episcopal por un valor total de 1.419.400 euros. Así fue aprobado en la reunión del Comité Ejecutivo de la CEE del pasado 7 de noviembre, según consta en un documento publicado por el Fondo de Nueva Evangelización de la Iglesia.

“Estos proyectos han sido financiados con la colaboración económica de la CEE, diócesis, congregaciones religiosas, otras instituciones eclesiales (Caritas, OCSHA…), donantes particulares, etc”, explica ese informe. La mayor parte de los proyectos financiados están en América (44,3%) y África (43%). El resto se reparte entre Asia (8,1%) y Europa (4,5%).

Entre esas iniciativas subvencionadas por la Iglesia española se encuentran, además de las máquinas de hacer hostias para Madagascar y Argentina, la terminación del santuario mariano en Gitega (Burundi), lo que tendrá un importe de 10 mil euros o la construcción de una capilla en la Universidad Politécnica de esa misma ciudad por otros siete mil euros. En la capital de Burundi –uno de los países más pobres del planeta– también se destinarán cinco mil euros a la “formación y acompañamiento espiritual”.

Asimismo, se prevé la construcción de varios templos en otros países africanos y latinoamericanos, además de la refacción del campanario de la iglesia de San Nicolás en Shkodër, al norte de Albania o la “refacción de la casa parroquial y salas de formación para laicos” en Añatuya, localidad situada en la provincia argentina de Santiago del Estero.

En segundo lugar figuran 32 iniciativas de "catequesis y formación" 

De hecho, los proyectos de “construcción y equipamiento” se llevan la mayor parte de las ayudas: hay en total 93 por un importe de 929.500 euros (62,3%). En segundo lugar figuran 32 iniciativas de “catequesis y formación” (227.400 euros). Otros 17 proyectos entran en el apartado “monasterios e institutos religiosos” (184 mil euros), mientras que ocho relacionados con seminarios requerirán 62.000 euros. Hay otro importe de 67.500 euros relacionado con la compra de siete vehículos y 21 mil euros bajo el concepto “sacerdotes”.

En mayo pasado, la CEE había aprobado otra partida de 692.500 euros para otros 86 proyectos en distintos puntos del planeta. Entre esas iniciativas se encontraba la “formación bíblica y misionera” en Lodwar (Kenia), la “formación de seminaristas y promoción” en Bahir Dar (Etiopía) o la remodelación de capilla Belén de Guadalupe de Portoviejo, la localidad ecuatoriana que sufrió terribles daños en el terremoto registrado en abril de 2016.

"Importante aportación"

“El Fondo se nutre de una importante aportación de la Conferencia Episcopal Española y de contribuciones voluntarias de las diócesis españolas y de los Institutos de Vida Consagrada y otras instituciones eclesiales”, explica la CEE. “También llegan colaboraciones de personas particulares que desean contribuir con su pequeño granito de arena a la difusión del Evangelio en los países más pobres”, añade.

Según consta en un folleto sobre el Fondo de Nuevo Evangelización, los recursos para cubrir esos proyectos “provienen de la asignación de la Conferencia Episcopal Española procedente del Fondo Común Interdiocesano (aproximadamente un 0,5% de la campaña Xtantos)”.

“También contribuyen la práctica totalidad de las diócesis españolas, los monasterios e institutos de vida consagrada, otras instituciones eclesiales (como Caritas o la OCSHA) y los fieles cristianos. Entre todos, cada año, se logra distribuir algo más de dos millones de euros”, subraya.

En 2019, por ejemplo, la CEE destinó 1.280.441 euros provenientes del Fondo Común Interdiocesano –instrumento “a través del cual se canaliza la distribución de la asignación tributaria a las diócesis españolas y otras realidades eclesiales”– para las “actividades pastorales en el extranjero”, un epígrafe que “incluye la aportación al Fondo Nueva Evangelización y las ayudas a las Conferencias Episcopales del Tercer Mundo”. En los Presupuestos de la Iglesia para 2020 esa cifra sube hasta 1.306.050 euros.

"Anuncio del Evangelio"

En los “criterios orientativos para la selección de proyectos”, la Iglesia española coloca en primer lugar que la iniciativa sea “esencialmente pastoral”, al tiempo que recuerda que “el objeto de la ayuda solicitada es para realizar el anuncio del Evangelio y la celebración de fe”. También se plantea que los solicitantes “procedan de territorios de extrema pobreza y carezcan de otros recursos para la realización del proyecto”.

“Además de la eficacia evangelizadora de los proyectos, hay que considerar que las ayudas contribuyen a la formación humana de las personas y comunidades, a la educación de niños y jóvenes en valores, a la mejora de las relaciones familiares y sociales, a un servicio más cualificado a las personas más desfavorecidas, a reducir conflictos y conductas de riesgo…”, destacaba la entidad eclesiástica en uno de sus folletos sobre el Fondo de Nueva Evangelización.

Más noticias en Política y Sociedad