Público
Público

Conflicto catalán Comuns y Podemos defienden la creación de una "mesa de diálogo" que permita alcanzar un "nuevo pacto" entre Catalunya y el Estado

El acuerdo resultante se debería votar finalmente en un referéndum, que Colau ha admitido que no se haría en un plazo breve. Junto a Jaume Asens y Pablo Iglesias, la alcaldesa de Barcelona defiende la necesidad de abandonar tanto la vía del 155 y la represión como la unilateralidad y apuesta por lograr un diálogo real que permita desbloquear el conflicto político catalán.

Pablo Iglesias, Ada Colau y Jaume Asens en la presentación de la propuesta de los Comuns. EFE / QUIQUE GARCÍA

Una mesa de diálogo que trabaje para conseguir un "nuevo pacto" entre Catalunya y España, que se debería votar finalmente en un referéndum. A grandes rasgos, esta es la propuesta compartida de los comuns y Podemos para desbloquear el conflicto político catalán. La han presentado en una rueda de prensa el secretario general del partido estatal, Pablo Iglesias, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el jefe de lista de En Comú Podem para las elecciones del 10 de noviembre, Jaume Asens. Los tres han insistido en la necesidad de un "diálogo real" entre las diferentes partes, dotado de contenido y propuestas, si bien como ha admitido Colau este difícilmente llegará antes del 10-N. 

Para Asens, que ha sido el encargado de detallar la propuesta, el desbloqueo de la situación debería permitir el logro de tres grandes objetivos: "blindar y reforzar el autogobierno, la libertad de los líderes políticos ahora encarcelados, y constituir una mesa de diálogo estable ". La mesa de diálogo, que en realidad se articularía a través de dos -una salida del Parlament y la otra del Congreso-, debería basarse en que nadie fuera "con condiciones previas ni líneas rojas", y debería servir para alcanzar un acuerdo que se ratificaría vía referéndum. "Tenemos que volver a darle voz a la ciudadanía catalana", ha declarado Asens, que ha añadido también que "no podemos excluir una respuesta binaria, se deberá discutir". En cualquier caso, Colau ha admitido que un referéndum como el que proponen "no sería a corto plazo". 

En cuanto al blindaje del autogobierno, Asens aboga por el cumplimiento del Estatuto y la transferencia de los recursos e inversiones "pendientes", así como la revisión de la financiación autonómica, mientras que para la liberación de los presos políticos defiende "sentarnos todos juntos y buscar la manera más rápida y eficaz" de conseguirlo. Esto podría ser a través del “indulto, una prerrogativa prevista en el ordenamiento español" o la "derogación o reforma del delito de sedición".

Salir de las "trincheras" y del "diálogo de sordos"

"Tenemos que hablar claro, con sinceridad y realismo, de donde nos encontramos y cómo podemos salir de aquí" ha propuesto Colau ahora que, en su opinión, todo el mundo habla de diálogo, pero la ciudadanía percibe que se trata de un diálogo de sordos". Asens ha insistido en la misma idea y ha recalcado que la situación "no se resolverá con prisión, ni policía ni jueces". Para Colau, "quien ha fallado no ha sido la ciudadanía, sino los representantes políticos, especialmente los del gobierno español y la Generalitat". Ha denunciado una situación caracterizada por "la judicialización de la política, la vía unilateral y el 155", que ha acabado provocando "una política de trincheras". "Las recetas fracasadas no nos servirán y hay que cambiar los términos del diálogo entre Catalunya y el estado", ha remachado. 

La alcaldesa ha reclamado a Quim Torra y a Pedro Sánchez que se sienten en la mesa y busquen "cualquier resquicio que nos permita abandonar trincheras". El candidato del PSOE ha sido diana de otras críticas de Colau, de quien ha dicho que "ha venido a replicar la misma agenda que el ministro del Interior". "Esperábamos que Pedro Sánchez viniera a hablar con las instituciones catalanas y no lo hizo", y tampoco "visitó a todos los heridos”. También ha condenado los líderes del PP y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, por sus discursos "incendiarios". 

Iglesias, por su parte, ha descrito la propuesta como "muy necesaria" tratándose "de una solución política a un conflicto político" y ha asegurado que, desde Podemos, "la hacemos nuestra". El candidato de Podemos ha defendido la protección de la autonomía y las instituciones catalanas, pero también ha querido "hacer una llamada responsable a la superación de dos fracasos que se han producido últimamente: el del 155 como mecanismo de amenaza permanente y la unilateralidad ". 

En clave preelectoral, ha recordado que su propuesta de un gobierno de izquierdas busca "encarar la plurinacionalidad" a través de un "diálogo sin exclusiones que permita encontrar fórmulas de encaje y para que en el futuro pueda haber una gestión democrática del conflicto". En cambio, si hay un gobierno de gran coalición entre PSOE y PP está convencido de que "habrá más recortes, más desigualdad social y en el caso catalán una apuesta por la represión". Iglesias, que también ha insistido en la necesidad de diálogo, ha hecho un llamamiento a "que todos estemos dispuestos a ceder en algo".

Más noticias