Público
Público

El Congreso arranca su actividad en agosto, sin Gobierno y fuera del periodo de sesiones

Un segundo intento de investidura y las comparecencias de varios ministros del Gobierno (incluido el propio presidente) podrían estrenar la actividad de la nueva Cámara en un mes en el que el Parlamento es inhábil.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

El Pleno del Congreso, durante una de las intervenciones de Pedro Sánchez / EFE

La parálisis del Congreso de los Diputados dura ya tres meses, ese es el tiempo que ha transcurrido desde la celebración de las elecciones generales hasta la actualidad. Sin embargo, la Cámara terminó de constituir la pasada semana, la misma de la investidura, sus órganos de trabajo, por lo que la actividad parlamentaria ya puede iniciarse sin obstáculos.

En estas circunstancias se produce una paradoja: desde finales de abril, el Parlamento no ha desarrollado ningún tipo de actividad, más allá de las reuniones de la Mesa, que estaban centradas en cuestiones que no se relacionaban directamente con el trabajo parlamentario ordinario (como la suspensión de los diputados presos de ERC y JxCat).

Hasta el mes de julio, no se pusieron en marcha ninguno de los órganos necesarios para desarrollar esta actividad y, precisamente desde abril hasta julio, el Congreso se encontraba dentro del periodo de sesiones, esto es, del periodo ordinario donde conserva todas sus facultades. En julio la Cámara entró en el denominado periodo fuera de sesiones, un periodo extraordinario en el que el Parlamento no dispone de todas sus facultades.

Este ciclo dura desde julio hasta septiembre, cuando se reanudan los trabajos con normalidad, y el mes de menor actividad suele ser el de agosto. Durante estos 31 días no es habitual que haya actividad en la Cámara, y mucho menos eventos importantes o que estén relacionados con los trabajos que se desarrollan habitualmente en los Plenos.

Sin embargo, este mes de agosto será una excepción. La tardanza en constituir los órganos de trabajo de la Cámara y el fracaso de Pedro Sánchez en la investidura han provocado que se acumulen las proposiciones que tienen que iniciar su tramitación. Aunque sin Gobierno es muy poco probable que los grupos traten de empezar a legislar (dado que la legislatura se puede truncar si hay repetición electoral), hay otro tipo de iniciativas que no alargan tanto su existencia en el tiempo, como las relacionadas con la función de control al Gobierno (preguntas escritas, peticiones de comparecencias de los ministros del Ejecutivo…).

Aunque los grupos llevan desde el inicio del ciclo político que surgió del 28 de abril exigiendo al Gobierno de Sánchez (en funciones) que se someta al control de la Cámara Baja, hasta hace unas semanas no se había constituido el órgano que tiene la capacidad de forzar la comparecencia de los miembros del Ejecutivo en periodo fuera de sesiones: la Diputación Permanente.

PP y Cs quieren que comparezca Marlaska por el Orgullo

Este órgano celebra su primera reunión el próximo martes, y en el orden del día, al que ha tenido acceso Público, hay hasta tres peticiones de comparecencia de los miembros del Ejecutivo: el presidente, el ministro de Exteriores y el de Interior. La de Pedro Sánchez la solicitan el PP y Ciudadanos a cuenta de la polémica que se produjo en la manifestación del orgullo LGTBI con la asistencia de los de Rivera y el enfrentamiento con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Los grupos conservadores piden que el líder del Ejecutivo explique los motivos por los que Marlaska “no ha sido cesado tras las manifestaciones vertidas contra representantes políticos en la manifestación, así como la razón por la que el Gobierno sigue sin condenar las agresiones que tuvieron lugar durante” la marcha. La petición de comparecencia de Josep Borrell, titular en funciones de Exteriores la piden ERC y JxCat “para informar de la labor de espionaje de los servicios exteriores del Estado a los servicios exteriores de la Generalitat de Catalunya”.

La comparecencia de Marlaska la exigen Compromís y ERC “para dar cuenta de la situación de las personas retenidas en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores de Valencia y de las circunstancias de la última muerte sucedida dentro”. Fuentes de la Mesa del Congreso apuntan a que es muy probable que todas estas comparecencias se produzcan en agosto, dada la urgencia (sobre todo ante la amenaza de la repetición electoral) y las críticas que ha recibido el Gobierno por no someterse al control de la Cámara en todo este tiempo.

Dado que ni PSOE, ni ERC ni Unidas Podemos quieren esperar hasta septiembre, el segundo intento de investidura de Sánchez podría tener lugar en el mes de agisto

Pero los Plenos extraordinarios podrían no limitarse solo a las comparecencias forzadas por la Diputación Permanente. Con el fracaso de Sánchez en su primer intento de ser designado como presidente del Ejecutivo, es muy probable que pueda tener lugar una segunda sesión de investidura a finales de agosto. Sobre todo después de que el propio líder socialista avanzase que intentará ser elegido de nuevo.

Ni el PSOE ni ERC contemplan una investidura en septiembre, y desde Unidas Podemos se instó el viernes a “ponerse a trabajar ya” para tratar de sacar adelante un Ejecutivo antes de que finalizara el mes de agosto.

Más noticias en Política y Sociedad