Público
Público

El Congreso da permiso a los diputados para otros trabajos con la oposición socialista

Es la primera vez que el dictamen de la comisión del Estatuto del Diputado por el que se permiten actividades “extra” a 35 parlamentarios no se aprueba en el pleno de la cámara por unanimidad

Fachada del Congreso de los Diputados/EFE

JUAN ANTONIO BLAY

Alrededor de 35 diputados – una décima parte del total – han recibido este jueves “permiso” para ejercer otras actividades, remuneradas o no, al margen del desempeño como miembros del Congreso de los Diputados. El pleno de la Cámara baja ha aprobado el dictamen de la comisión del Estatuto del Diputado en las que se recogen esas compatibilidades.

Por primera vez en la historia parlamentaria democrática ese dictamen no ha sido ratificado por unanimidad. El grupo parlamentario socialista ha votado en contra por entender que la decisión perjudica a la imagen púbica de la función de diputado y concede una excesiva permisibilidad para ejercer otras actividades, algunas retribuidas.

La oposición socialista ha provocado el retraso hasta hoy de la aprobación del dictamen, casi un año después de ponerse en marcha la actual legislatura, un hecho que no tiene precedentes en los anteriores mandatos. El pasado mes de marzo se incluyó en el orden del día de una sesión plenaria pero finalmente la presidenta, la popular, Ana Pastor, no lo sometió a debate a la espera de que se alcanzase la unanimidad.

Entre los “permisos” concedidos para realizar actividades ajenas a la de diputado se encuentra el líder de Podemos, Pablo iglesias, que solicita la compatibilidad para seguir presentando el programa televisivo “Fort Apache”, con y sin retribución, alega en su petición. En el mismo grupo también figura Carolina Bescansa, para actividades literarias, también con o sin retribución.

En el grupo popular, su portavoz, Rafael Hernando, pide poder ejercer como abogado particular, lo mismo que Leopoldo barreda, precisamente el presidente de la comisión del Estatuto del Diputado que ha presentado su informe al pleno. En la bancada popular se encuentra uno de los casos más llamativos: Teófilo de Luis que ha solicitado permiso para poder ejercer el asesoramiento de empresas.

En el grupo de Ciudadanos su portavoz, Juan Carlos Girauta, ha planteado permiso para seguir escribiendo una columna semanal en un diario: también su diputado Toni Cantó, presidente de la comisión por la Calidad Democrática, ha solicitado poder ejercer como actor al mismo tiempo que mantiene su condición de parlamentario.

La mayoría de las compatibilidades solicitadas son para ejercer la abogacía.

El grupo socialista es el único que no tiene en su bancada a ningún miembro con petición para ejercer actividades ajenas a la de diputado por aplicar un estricto código interno que lo prohíbe y que han de suscribir al mismo tiempo que adquieren la condición de parlamentarios. La mayoría de las compatibilidades solicitadas son para ejercer la abogacía.

En el breve debate que se ha suscitado en el hemiciclo el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, ha justificado su respaldo por el hecho de que está respaldado por los letrados de la cámara. “Las reticencias son propias del pasado, ahora hay más transparencia, aunque también mucha hipocresía”, ha señalado.

Por su parte, Sara Carreño, de Unidos Podemos, ha defendido que el dictamen “cumple la ley”, y ha sostenido que para cambiar la actual ley “el camino no es entorpecer la aprobación de este dictamen”. También ha reprochado al grupo socialista que “en 26 no han tenido la oportunidad de presentar una alternativa a la actual ley, que también es de ustedes, y se negaron a respaldar la propuesta de IU presentada en 2011”.

El representante del PP, Leopoldo Barreda, también ha defendido la aprobación del dictamen y ha reprochado a los socialistas que pretendan “embarrar la política, lo cual no es lícito”. Contra todos se ha pronunciado el socialista Carlos Sahuquillo, defensor desde un principio de cerrar las compatibilidades salvo las que permite la ley y acabar con la permisibilidad “que desprestigia la condición del diputado ante la sociedad.

El grupo socialista ha exigido, sin lograrlo, que los diputados que solicitasen una compatibilidad tuvieran que razonarla ante la comisión que debía autorizarla. También, para garantizar el cumplimiento de las autorizaciones, establecer un sistema de seguimiento para controlar que las actividades se ajustan a lo establecido.

La ley Orgánica del Régimen Electoral General ((LOREG) prohíbe en principio cualquier actividad profesional a las personas que ostentan la condición de diputado. Sin embargo, tradicionalmente, ha habido “manga ancha” a la hora de compatibilizar actividades, aunque bien es cierto que en las últimas legislaturas la permisibilidad se ha ido estrechando.

Normalmente se permiten actividades de tipo creativo, literaria o artística, y ejercicio de profesiones como la de abogado siempre que no tuvieran relación con las administraciones públicas. También otras profesiones consideradas como “liberales”. La declaración de actividades autorizadas aparece en la página web oficial del Congreso de los Diputados dentro de la ficha personal de cada diputado, junto con la declaración de bienes y patrimonio.

Hasta este jueves la pestaña de las fichas personales de cada uno de los parlamentarios correspondiente a las actividades ha estado en blanco y una nota indicaba que estaba pendiente de aprobación por el pleno del dictamen de la citada comisión. A partir de mañana se podrá acceder a la información retenida hasta el pleno de este jueves.

Más noticias de Política y Sociedad