Público
Público

Lomloe El Congreso da el visto bueno a la octava ley de educación de la democracia y rechaza las enmiendas de las derechas

La Lomloe ha pasado su primer examen en el Congreso al ser rechazadas las enmiendas a la totalidad de PP, Vox y Ciudadanos. Sin embargo, todos los partidos han criticado la reforma, sobre todo, por la falta de negociación y de consenso.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, durante el pleno que este miércoles se celebra en el Congreso, donde llega el proyecto de ley orgánica educativa que lidera Celaá, para enfrentarse a las enmiendas a la totalidad presentadas por PP, Vox y Ciudadanos
La ministra de Educación, Isabel Celaá, durante el pleno en el Congreso al que llega el proyecto de ley orgánica educativa . EFE/ Ballesteros

El Congreso ha dado el visto bueno a la Ley Orgánica de Modificación de la LOE, Lomloe, este miércoles. Pero, como sus predecesoras, ha pasado este trámite sin consenso parlamentario. PP, Vox y Ciudadanos presentaron enmiendas a la totalidad al texto propuesto por el Gobierno. No han sido aprobadas en pleno, pero las derechas han avisado que esta ley durará lo que dure el "color" del Gobierno. Como ha pasado durante los últimos 40 años con ocho leyes educativas diferentes.

Aunque esto no sólo lo han advertido los tres partidos de derechas, también formaciones autonómicas como Coalición Canarias, PNV o Bildu. De hecho, los diferentes parlamentarios que han pasado por la tribuna del Congreso han criticado la reforma por diferentes aspectos, aunque han destacado los reproches por falta de negociación y consenso que requiere una ley tan importante como es la que rige el sistema educativo. 

Pese a esto, la norma que derogará la polémica ley Wert está más cerca de su aplicación. Solo UPN ha apoyado las enmiendas a la totalidad de PP, Vox y Ciudadanos (153 votos a favor de las enmiendas). PSOE, Unidas Podemos, ERC, JxCat, PNV, BNG, Bildu, Coalición Canarias y Más País han votado en contra (195 votos en contra de las enmiendas).

El primer paso en el Congreso ya se ha dado, aunque aún queda un proceso de enmiendas parciales. Se espera que los socios del Gobierno y la mayoría de partidos nacionalistas y autonómicos presenten sus propuestas.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha defendido la ley del Gobierno por la necesidad de derogar la Lomce que ha recalcado que "ha dado cobertura normativa a la política de recortes en educación, pasando del 5,04 % del PIB en 2009 al 4,2 % en 2018". Sobre los argumentos de PP, Vox y Ciudadanos para enmendar en su totalidad la reforma educativa ha asegurado que "no responden al contenido" de la norma.

Desde hace meses que las derechas critican que la Lomloe quiere acabar con la religión o con la educación especial. La ministra ha señalado que nada de esto se recoge en el texto, como también han señalado otros grupos parlamentarios del arco parlamentario. Y ha enfatizado en los grandes objetivos de la ley: reducir el abandono escolar temprano, la carrera profesional docente, cambio curricular, fortalecimiento de la autonomía de los centros, mejora de la evaluación y tratamiento del abuso de la repetición.

Ciudadanos se ha alejado de las críticas de PP y Vox, mucho más duras con el nuevo proyecto educativo, y se ha centrado en recriminar al Gobierno que no abogue por un pacto entre todos los partidos para realizar esta reforma de calado. 

La nueva ley de educación sustituye a la conocida como ley Wert y es uno de los primeros pasos del Ejecutivo para acabar con el modelo educativo implantado por el PP desde que comenzó la crisis económica. Más allá de un plan de incremento del gasto público educativo hasta un mínimo del 5% del PIB, la norma presenta reformas muy importantes: se eliminan los itinerarios y las reválidas, la región pierde peso en el currículum e incorpora medidas para reducir la repetición escolar. Consulta aquí todas las claves.

Más noticias de Política y Sociedad