Público
Público

Congreso de los Diputados Un hemiciclo de casi 170 años que suspende en accesibilidad

La Cámara estudia propuestas para hacer reformas con las que facilitar el acceso a diputados y trabajadores con movilidad reducida. Cualquier modificación en el salón de Plenos necesita el visto bueno de Patrimonio Nacional.

Congreso de los Diputados vacío.
Congreso de los Diputados vacío.

Las reformas para hacer más accesible el hemiciclo del Congreso podrían ir para largo. La Cámara Baja estudia propuestas para facilitar el acceso y la participación plena de los trabajadores y diputados con movilidad reducida, pero cualquier cambio deberá ser compatible con el simbolismo y la conservación del salón de Plenos, por lo que pasará necesariamente por el visto bueno de Patrimonio Nacional, según apuntan fuentes parlamentarias.

Las dificultades de las personas con movilidad reducida para desplazarse por algunas de las zonas del Parlamento están sobre la mesa desde hace años, y son varios los diputados y trabajadores de este colectivo los que han tenido que lidiar con ellas en la Cámara Baja.

El Congreso ha llevado a cabo algunas modificaciones con el objetivo de aumentar la accesibilidad, pero sobre todo han estado centradas en aquellas zonas de las denominadas "ampliaciones", los edificios que se han construido alrededor de la estructura principal y más antigua, el Palacio de las Cortes.

Es en esta nave donde se encuentra el hemiciclo del Congreso, una estancia que, a diferencia de otras zonas, no se encuentra adaptada para personas con movilidad reducida. Exdiputados como Francisco Vañó o Ignacio Tremiño (PP), entre otros, fueron relegados al denominado 'gallinero' del Palacio (la parte más alta y más alejada de la tribuna de oradores) por la falta de accesibilidad de la sala.

Ahora, con la designación de Pablo Echenique como portavoz del grupo confederal de Unidas Podemos en el Congreso, la necesidad de adaptar el hemiciclo para personas con movilidad reducida vuelve a tener su sitio en la agenda.

Echenique también sabe lo que es estar en el gallinero y, aunque ahora es el portavoz de un grupo parlamentario, la falta de accesibilidad del Palacio probablemente lo vuelva a relegar a un espacio fuera de su bancada, y de la tribuna de oradores durante sus intervenciones.

La Mesa del Congreso vio la pasada semana un informe del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) en el que se proponen varias reformas (en el Congreso en general, y también en el hemiciclo) con las que adaptar el edificio y las estancias.

El estudio fue encargado por la expresidenta y actual vicepresidenta tercera de la Cámara, Ana Pastor, en febrero de 2019, pero no había llegado a la Mesa hasta ahora. En el informe, los técnicos del CERMI, entre otras cuestiones, proponen elevar el nivel del suelo en el que se encuentra la mesa de los servicios taquigráficos mediante "un suelo técnico" para igualarlo a la altura de la primera bancada, lo que supondría la desaparición de los tres escalones existentes ahora, informa EFE.

Dos informes para hacer accesible el hemiciclo

También se incluye una propuesta para facilitar el acceso a la tribuna de oradores y a la zona donde se sienta la presidenta del Congreso, así como a las bancadas de los grupos (donde ahora hay escalones y unos pasillos cuyo espacio es reducido); la reforma pasaría por colocar rampas y elevadores. Sin embargo, todas estas modificaciones deben contar con el visto bueno de Patrimonio y "respetar el valor histórico" de un edificio que concluyó su construcción en octubre 1850.

Además del informe del CERMI, la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ha encargado a los técnicos y arquitectos del Parlamento otro estudio específico para las necesidades de accesibilidad y movilidad de Echenique.

La última gran reforma se llevó a cabo en 2013, cuando las goteras del Palacio pusieron en peligro su estructura

La última vez que se llevó a cabo una reforma sustancial en el Palacio de las Cortes fue en 2013, cuando las goteras del edificio hicieron peligrar su estructura (la humedad acumulada con los años había causado estragos en las vigas de madera de algunas zonas). También entonces la reforma contó con el visto bueno y la supervisión de Patrimonio Nacional.

El procedimiento técnico y administrativo necesario, además de la propia obra, apuntan a que no habrá un hemiciclo accesible durante los primeros Plenos de la XIV Legislatura, que se celebrarán, seguramente, en febrero. La Mesa tiene que ver los estudios, que también deben ser validados por Patrimonio, y después tiene que haber un proceso administrativo para adjudicar las obras en base a un presupuesto.