Público
Público

Congreso El PP busca la fórmula para compartir el control de algunas comisiones con Vox

La negociación entre populares y la formación ultraderechista está en horas bajas tras sumarse los de Pablo Casado al acuerdo que le han ofrecido los socialistas: 7 presidencias para el PP y ninguna para Vox.

La portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, y el secretario de la Mesa Adolfo Suárez Illana al inicio del pleno en el Congreso. EFE
La portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, y el secretario de la Mesa Adolfo Suárez Illana al inicio del pleno de este martes en el Congreso. EFE

marta monforte

El Partido Popular y Vox están negociando el encaje de los últraderechistas para los puestos de responsabilidad en las comisiones parlamentarias (vicepresidencias y secretarias) que presidirán. El PSOE —con el visto bueno del PP— ha impedido que la formación que lidera Santiago Abascal tenga ninguna presidencia de las 38 comisiones parlamentarias de la Cámara Baja y ha dejado en manos del PP la posibilidad de integrarlos en las 8 o 9 comisiones que presidirán.

Sin embargo, la negociación entre populares y ultraderechistas está en horas bajas tras sumarse los de Pablo Casado al acuerdo que le han ofrecido los socialistas. El PSOE tendrá 17 de esas presidencias, 7 serán para el PP, 6 para Unidas Podemos, una para Esquerra Republicana y otra para los nacionalistas vascos. La portavoz popular Cayetana Álvarez de Toledo ha asegurado este martes que su formación no ha participado en "ningún veto" a Vox, pero al aceptar el órdago del PSOE —que se ha negado a que los ultraderechistas tengan presidencias— ha terminado ratificando su propuesta: dejar a los ultras fuera.

"Se está repitiendo lo que pasó en la Mesa del Congreso. Vox pide demasiado y el PP no va a ceder"

Para enmendar esta posición, el PP está negociando con Vox cederles algunas vicepresidencias y secretarías de las comisiones que presidirá. No obstante, las exigencias de Vox lo están complicando. Los ultraderechistas demandan una distribución de cargos en las mesas de las comisiones del Congreso proporcional a su 15% de votos obtenido en las elecciones generales, lo que se traduciría en cuatro presidencias, nueve vicepresidencias y 15 secretarías. "Se está repitiendo lo que pasó en la Mesa del Congreso. Vox pide demasiado y el PP no va a ceder", aseguran contundentes fuentes de la dirección popular a este diario.

Las fuentes consultadas niegan que el PP tenga responsabilidad en el veto y aseguran que durante las negociaciones con los socialistas, éstos les habían dejado claro que no iban a admitir ninguna presidencia de comisión para Vox. Según los populares, desde la dirección socialista llegaron a amagar con dejarles sin presidencias si insistían en que Vox estuviera. Aun así, destacan que las negociaciones entre los dos grupos continúan.

La elección de esos cargos se efectúa por el mismo sistema que utiliza la Mesa del Congreso para elegir sus cargos: primero se vota al presidente, luego a los dos vicepresidentes y, a continuación, a los dos secretarios. La división se acuerda entre los grupos y después pasa por la Mesa; esos cargos reciben unos complementos salariales, que oscilan entre los 1.516 y los 740 euros mensuales.

Desde el PSOE ya anunciaron que vetarían la presencia de Vox en los órganos de gobierno de la Cámara Baja. "Ellos están representados en el Congreso, eso lo respetamos, pero si del PSOE depende nunca accederán a puestos de dirección", aseguraba recientemente una voz autorizada en el partido a Público. El partido mayoritario tiene capacidad para decidir el reparto de estos cargos sin atender a cuestiones de proporcionalidad, como demandan los ultraderechistas. Este martes la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ha confirmado que no hay posibilidades de que Vox presida ninguna de ellas. 

Vox acusa al PP de sumarse "al rodillo" de la izquierda

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, aseguró tras la Junta de Portavoces que el PSOE, sus socios y el Partido Popular les habían aplicado "un rodillo" y "un veto" para que sus votos no estuvieran representados. Desde la formación ultraderechista son conscientes de que estar fuera de la dirección de las comisiones les perjudica pero les hace ganar el relato.  Por su parte, Álvarez de Toledo respondía a las críticas de los ultraderechistas con sorna: "Siempre es culpa del PP, según Vox, pero me lo tomo con humor". 

El secretario general del grupo socialista, Rafael Simancas, ha pedido al PP que no se avergüence de haber alcanzado un acuerdo con su grupo para dejar a Vox al margen: "No sean la derechita cobarde, hoy son la derechita institucional", ha inquirido desde la tribuna del Congreso donde ha arremetido contra Vox asegurando que el veto es parte de la "higiene democrática".

Los de Abascal se quejan constantemente de que populares y socialistas lleguen a consensos sobre las comisiones en el Congreso o en cuestiones relacionadas con la Mesa de la Cámara Baja, sin tener en cuenta la posición de Vox. Ya ocurrió con la votación para designar a los miembros del órgano en la sesión constitutiva y en la Mesa de la Diputación Permanente.

Más noticias de Política y Sociedad