Público
Público

Congreso Tuvo que llegar un virus para que la derecha respaldara al Gobierno

"Traidor a España", "estafador", "presidente 'fake'", "fraude electoral", "patético", "sociópata", "personaje sin escrúpulos", "villano de cómic"... fueron algunas de las palabras que Casado, Abascal y Arrimadas dedicaron al presidente a Sánchez hace apenas dos meses.

El líder del PP, Pablo Casado junto con otros miembros del partido, Cayetana Álvarez de Toledo, Teodoro García Egea y Adolfo Suárez Illana en los pasillos del Congreso tras el pleno extraordinario celebrado este miércoles para explicar la declaración del
El líder del PP, Pablo Casado junto con otros miembros del partido, Cayetana Álvarez de Toledo, Teodoro García Egea y Adolfo Suárez Illana en los pasillos del Congreso tras el pleno extraordinario celebrado este miércoles para explicar la declaración del estado de alarma y las medidas para paliar las consecuencias de la pandemia provocada por el coronavirus. EFE/Mariscal POOL

marta monforte

El pleno extraordinario de este miércoles lo ha sido por varios motivos. Con un hemiciclo semivacío, con poco más de una treintena de diputados guardando distancia de seguridad entre ellos para evitar nuevos contagios por el coronavirus, la oposición ha salido en bloque a respaldar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras hacerse público el plan de choque económico recogido en el decreto ley aprobado por el Consejo de Ministros.

El líder del PP, Pablo Casado, ha hecho una enmienda a las posiciones que mantuvo la pasada semana y ha rebajado sus críticas. El conservador acusó a Sánchez de "parapetarse en la ciencia" y cometer "graves negligencias", lo que generó cierto malestar entre sus propias filas. Durante la intervención de este miércoles, Casado ha tendido la mano al Gobierno para "remar en la misma dirección": "No está solo en la batalla de esta pandemia, puede contar con el jefe de la oposición y del PP. Esta batalla la afrontamos juntos", ha asegurado.

Eso sí, los reproches no han faltado. El dirigente popular ha tratado de sembrar dudas sobre la solidez del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos tras las posiciones encontradas en el Consejo de Ministro respecto al paquete de medidas económicas. El avilés ha hecho hincapié en que si sus socios tratan de "condicionarle, podrá contar con el apoyo del PP: "Va a encontrar más lealtad en nosotros que en sus socios de investidura", le ha espetado.

Casado también ha pedido al jefe del Ejecutivo "dejar el sectarismo político", no "confrontar lo público con lo privado" y aplicar más medidas para beneficiar a los autónomos para evitar una subida de impuestos: "En tiempos de guerra, economía de guerra". "A nosotros, España no nos importa un comino", ha dicho, en referencia a las palabras de una diputada de ERC, Montserrat Bassa, durante la sesión de investidura del presidente,y ha aprovechado para pedir que restablezca el orden público "sin ceder a presiones nacionalistas".

Por su parte, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha defendido que es "el momento de dejar atrás nuestras diferencias y remar juntos", pero, al igual que Casado, ha aprovechado para cargar contra Esquerra Republicana. El ultraderechista ha reconocido como "buena noticia" que Sánchez haya aplicado "tantas propuestas sensatas hechas por Vox" en semanas anteriores, pero ha calificado como "mala" su "falta de autocrítica".

Diputados de PP y Vox, con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, al fondo, durante el pleno extraordinario celebrado este miércoles para explicar la declaración del estado de alarma y las medidas para paliar las consecuencias de la pandemia provocada por el coronavirus. EFE/Mariscal

Espinosa de los Monteros ha pedido el cese de la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y del vicepresidente de Agenda Social, Pablo Iglesias, porque "no pueden continuar en el Gobierno" y, a su juicio, "no entienden de salud ni de economía": "Pensar que estuvieran al frente de este país nos pondría muy nerviosos", ha manifestado desde la tribuna. En el turno de réplica, ha anunciado que su formación recurrirá al Tribunal Constitucional el decreto tras incluirse una modificación del reglamento del CNI para dar cabida a Iglesias.

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, no ha acudido este miércoles al Pleno extraordinario en la Cámara Baja por "responsabilidad" y ha realizado una intervención posterior desde su domicilio. En ella, Arrimadas ha asegurado que Ciudadanos seguirá siendo "leal" al Gobierno y que trasladará a Sánchez más propuestas para hacer frente a la crisis derivada del coronavirus. "Estamos a tiempo de salvar muchas vidas y muchos empleos", ha asegurado.

El tono de la presidenta de los naranjas está siendo el más constructivo de todos los partidos situados a la derecha del PSOE, sin reproches ni afilados dardos. En su intervención de este miércoles ha pedido, al igual que el resto de los partidos de la oposición, que se blinde a los autónomos y que se aumente el número de test porque "en otros países se ha mostrado eficaz".

Una oposición sin tregua durante dos meses

La oposición se había mostrado muy dura con el Gobierno de coalición hasta ahora, pese a que el Ejecutivo lleva poco más de dos meses de rodaje. En la última sesión de control, hace apenas tres semanas, las derechas dirigían sus ataques al Gobierno por la mesa de negociación con la Generalitat de Catalunya. "Toca un réquiem por la izquierda española. Con estas dos fotografías humillan a la democracia española y a sí mismos. Ya no queda en España un partido de izquierdas con tal nombre", afirmó la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo.

Hace apenas un mes, los tres partidos hacían lo propio tras el encuentro entre la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, y el ministro de Transportes, José Luis Ábalos. Los diputados del PP, Vox y Cs pidieron su dimisión a gritos -literalmente- desde el Congreso y la mayoría de las preguntas de la sesión de control fueron dirigidas a ese tema. Una polémica ahora estéril, ya que Ábalos forma parte del comité que gestiona la crisis del coronavirus junto a los ministros de Sanidad, Defensa e Interior.

"Traidor a España", "estafador", "presidente 'fake'", "fraude electoral", "patético", "sociópata", "personaje sin escrúpulos", "villano de cómic"... fueron algunas de las palabras que Casado, Abascal y Arrimadas le dedicaron al presidente a Sánchez, durante el debate de investidura, dejando entrever la que sería iba a ser su posición durante la legislatura que, con esta crisis, queda en un segundo plano.

Más noticias de Política y Sociedad