Público
Público
LAS CLOACAS DE INTERIOR

Corinna Larsen avala a Villarejo y ratifica que se sintió amenazada por el director del CNI

La empresaria, examiga de Juan Carlos de Borbón, declara en el primer juicio contra Villarejo que se sintió aterrorizada tras las "advertencias" de Félix Sanz Roldán de que no podría garantizar su seguridad ni la de sus hijos. 

Corinna Larsen, durante su declaración por videoconferencia desde Londres, este viernes, en el primer juicio contra Villarejo.
Corinna Larsen, durante su declaración en el juicio contra el comisario José Manuel Villarejo, por delitos de calumnias y denuncia falsa contra el ex jefe del CNI. Youtube

ANA MARÍA PASCUAL

La empresaria germanodanesa Corinna Larsen, antigua amiga íntima de Juan Carlos de Borbón, ha declarado este viernes por videoconferencia desde Londres en el juicio contra el excomisario José Manuel Villarejo por presuntas calumnias y denuncia falsa hacia Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia entre 2009 y 2019. Y ha echado un capote al expolicía, en prisión desde noviembre de 2017. Respecto al exresponable de los servicios de Inteligencia, ha dicho Corinna: "Me dijo que si no seguía las recomendaciones, él no podría garantizar mi integridad física ni la de mis hijos. Me aterrorizaron esas declaraciones, creo que a cualquier persona".

Corinna ha declarado en calidad de testigo a propuesta de la defensa de Villarejo para que ratificara su testimonio ante notario en abril de 2019 en el que avalaba la versión del excomisario en el programa 'Salvados' de La Sexta, cuando afirmó que Félix Sanz Roldán había amenazado personalmente a esta mujer para proteger a Juan Carlos de Borbón.  Declaraciones por las que está siendo juzgado Villarejo. Corinna Larsen ha manifestado "que en la primavera de 2012 se sintió amenazada "como ciudadana, como persona normal y mujer" cuando sus oficinas y apartamento en Mónaco fue ocupado por una empresa de seguridad contratada por los servicios de inteligencia españoles (CNI). Pidió explicaciones al entonces rey Juan Carlos, quien le dijo que se trataba de una operación para protegerla de los paparazzi. Ha añadido que la explicación que obtuvo del rey no tenía sentido porque además al día siguiente tenía previsto abandonar Mónaco, por lo que no habría problemas con los fotógrafos.

La representante de la Abogacía del Estado ha interrumpido en varias ocasiones a Corinna Larsen cuando esta relataba los acontecimientos ocurridos en 2012, en relación a Félix Sanz Roldán, porque no se enjuician las supuestas amenazas, pero el juez Jesús de Jesús, titular del juzgado de lo Penal 8 de Madrid, ha permitido que continuara para contextualizar los hechos.

El abogado del excomisario, José García Cabrera, le ha preguntado si había tenido la sensación de ser "una ciudadana amenazada por un jefe de Estado y de los servicios secretos y si eso le hizo sentir miedo", a lo que la empresaria ha contestado afirmativamente. "Sí, estaba decididamente muy asustada. No entendía el motivo y no se me proporcionó una explicación adecuada como ciudadana, a una persona normal, una mujer que se encuentra enfrentada con unas personas tan poderosas en territorio extranjero", ha contestado Larsen. 

Más noticias