Público
Público

Congreso del PP Cospedal destapa sus cartas y anuncia su apuesta por Casado, una "magnífica opción" para liderar el PP

La secretaria general del PP, que llevaba días sin comparecer ante los medios, reaparece en el desayuno del candidato a la presidencia del partido. Contar con una parte importante de los compromisarios de Cospedal permitiría a Casado hacerse con el control de su formación.

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 2

El candidato a la Presidencia del PP Pablo Casado posa junto una publicidad de un establecimiento comercial, en el que se puede leer “¿Hablamos?”, tras un encuentro celebrado la semana pasada con compromisarios en Valladolid. EFE/Nacho Gallego

El equilibrio de fuerzas en el PP hoy está un poco más claro, y aparentemente la balanza se inclina en favor del candidato Pablo Casado. La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, ha afirmado este lunes que Casado es “una magnífica opción” para liderar su formación.

A su entrada en un desayuno informativo para presentar el proyecto del candidato a la Presidencia del partido conservador, en Madrid, Cospedal ha afirmado que su formación debe “ofrecer un proyecto ilusionante y de futuro” a sus militantes, y ha defendido un PP “fuerte, unido y con convicciones”.

Cospedal, que quedó tercera en la primera vuelta del proceso congresual para elegir al sucesor de Mariano Rajoy, y por tanto no pudo pasar a la segunda vuelta, reapareció este lunes ante los medios tras días manteniendo un perfil muy bajo. En la primera fase votaron los militantes, que colocaron a Soraya Sáenz de Santamaría en el primer lugar, y a Pablo Casado en el segundo.

En la segunda vuelta, en la que votan 3.184 compromisarios, los apoyos de la mujer que durante 10 años ha controlado todo el aparato del partido son claves, y Casado lo sabe. Por eso ha aprovechado para deshacerse en elogios a Cospedal, a la que criticaba con dureza en el fragor de la campaña, y a la que hoy se refiere como su “amiga” y “una referencia política indiscutible”.

Frente al presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y los exministros Rafael Catalá e Isabel García Tejerina, Casado ha presumido de que ya cuenta con el apoyo de todos los candidatos que no pasaron a segunda vuelta (José Manuel García-Margallo, José Ramón García-Hernández, Elio Cabanes y la propia Cospedal), y ha asegurado que de hoy en adelante no sólo compartirá “equipo” con la secretaria general. Ahora, Casado sostiene que comparten “una idea clara de lo que necesita el PP y lo que necesita España”.

En la misma línea, le ha agradecido su "generosidad" por presentar su candidatura "por responsabilidad de partido", y no por sus "ambiciones personales", y ha afirmado que es "imprescindible" para el PP, como también lo es el presidente gallego, Alberto Núñéz-Feijóo -que no se ha mojado públicamente por ninguno de los candidatos-. Tras 10 años como secretaria general, Cospedal ha gozado de un enorme poder en el aparato, y esto puede suponer un considerable empujón para la propuesta del vicesecretario: el día 21 votan los compromisarios, y contar con el aval de la secretaria general podría servirle para decantar la balanza a su favor.

A su vez, en un desayuno informativo en el que ha resumido los ejes de su propuesta política, el aspirante a presidir el PP ha pedido a su rival, Soraya Sáenz de Santamaría -que le sacó 1.500 votos en la primera vuelta del proceso- que se integre en su equipo tras la votación de los compromisarios. "Por su puesto que será posible integrar a una compañera extraordinaria como Soraya, que tiene todo el respeto, nuestro afecto y sin duda es imprescindible para el futuro del partido del partido", afirmaba.

Casado intentaba así darle la vuelta al discurso de la exvicepresidenta del Gobierno, que defiende que es el vicesecretario de Comunicación quien debe integrarse en su equipo para forjar una lista de unidad, al haber cosechado su propuesta más apoyos entre los militantes. La lista conjunta previa al Congreso es muy deseada en Génova, pero hoy por hoy se antoja casi imposible: "Vamos hasta el final y hasta la votación", aseveraba.

"Soy experto en coser y no hay fractura en el PP", insistía a su salida del acto, en el Hotel Westin Palace de Madrid. Hace unos días denunciaba presiones en contra de su candidatura, pero hoy negaba su existencia y se vendía como hábil en el arte de "coser", de cara a la nueva etapa del partido.

Y, si bien Casado ha dejado un par de nuevas perlas discursivas, no guardaba ases programáticos en la manga, y se ha limitado a resumir su programa y a fardar de apoyos. Además de Cospedal, al desayuno han asistido el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido -que juega a la ambigüedad y antes apoyó a la secretaria general-, los exministros Rafael Catalá e Isabel García Tejerina, y los vicesecretarios Andrea Levy y Javier Maroto.

Tampoco la identidad de quien presentaba el desayuno informativo era casual: al más puro estilo Albert Rivera, Casado ha contado con el hijo del expresidente Adolfo Surárez, Adolfo Suárez Illana:

"Tú eres mi apuesta para ese futuro mejor que debemos ganar para España", alababa Suárez Illana al aspirante a suceder a Mariano Rajoy.