Público
Público

Crisis Casado El enemigo en casa: la historia detrás del 'whatsapp' que ha puesto en jaque al PP

Ignacio Cosidó, portavoz del PP en el Senado, le aseguró a Pablo Casado que él no fue el autor del polémico mensaje que ha ocasionado al PP una nueva crisis en plena campaña electoral en Andalucía. 

Publicidad
Media: 3.63
Votos: 16

El senador Ignacio Cosidó junto al presidente del PP, Pablo Casado y el secretario general, Teodoro García Egea. EUROPA PRESS/Eduardo Parra.

La 'paz' firmada por PP y PSOE hace semana y media, ratificada en el pacto para la nueva designación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) fue, paradójicamente, el inicio de la nueva crisis interna de los conservadores. Una crisis que estalla en plena campaña electoral en Andalucía y con un Pablo Casado que este jueves reconocía "el desgaste electoral y de partido" que le ha supuesto esta 'jugada'.

Desde un primer momento, voces en el Partido Popular criticaron el acuerdo por "favorecer a los socialistas", pues once de los veinte candidatos "eran progresistas". El PP cedió a cambio de tener la presidencia "de su lado". El conservador Manuel Marchena, un magistrado conocido por su afinidad en favor del PP, era el designado para presidir el citado organismo.

Poco después (y puede que para 'tranquilizar' a los más escépticos) llega el mensaje de WhatsApp de Ignacio Cosidó, portavoz del PP en la Cámara Alta, a todos los senadores de su grupo. En él, tacha el pacto de "jugada estupenda" y explica: “Con la negociación, el PP tiene 9 vocales más el presidente (10) y el PSOE tiene 11", insiste Cosidó. El portavoz, además, muestra también muestra su satisfacción con la elección de Manuel Marchena como nuevo presidente CGPJ. "Obtenemos lo mismo numéricamente, pero ponemos un Presidente excepcional, (...) un gran jurista con una capacidad de liderazgo y auctoritas para que las votaciones no sean 11-10 sino próximas al 21-0. Y además controlando la sala segunda desde detrás y presidiendo la sala 61".

La primera reacción de Cosidó el lunes ante la prensa fue decir que el mensaje se había “malinterpretado” y pidió disculpas porque el lenguaje no era el mismo que él “suele emplear”. Esto levantó las sospechas que apuntaban a que el senador no había escrito realmente el mensaje, simplemente se había dedicado a reenviarlo.

Este jueves hemos sabido que Cosidó le aseguró a Pablo Casado que no él no fue el autor del polémico mensaje y a modo de prueba esgrimía que aparecía en el chat como "reenviado". El presidente del PP sostiene que "rechaza" el contenido del mensaje, aunque ha dicho no saber de dónde proviene.

Si no lo escribió él...¿quién fue?

La primera pista sobre la autoría del mensaje se encuentra en una de las frases del mismo, la que dice "Ha sido una jugada estupenda que he vivido desde la primera línea", que apunta a que quien realmente está detrás tuvo que ser alguien que conocía muy de cerca las negociaciones, y por lo tanto, que forma parte de la ejecutiva del PP. 

Catalá, García Egea y Javier Maroto niegan cualquier relación con el polémico mensaje

Tanto el exministro de Justicia Rafael Catalá, como el encargado de negociar el reparto del CGPJ con el Gobierno, como el secretario general del partido, Teodoro García Egea y el vicesecretario general de Organización del PP, Javier Maroto, han negado haber escrito tal mensaje o tener alguna relación con el mismo. 

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, al inicio de la sesión de control al Gobierno.- EFE

De hecho, la portavoz del PP en la Cámara Baja, Dolors Montserrat, aseguró este miércoles ante las cámaras que el mensaje no salió de Génova: "Estoy completamente segura", respondió en los pasillos del Congreso. 

La estrategia del PP: quitar su firma del acuerdo y desautorizar a Cosidó

El PP retiró el pasado martes su firma del escrito que ya había presentado conjuntamente con el Gobierno en el Congreso y provocó que tanto PSOE y Podemos también lo hicieran, lo que anuló la votación prevista para este jueves en el Pleno de la Cámara.

Esta decisión por parte de los conservadores se toma después de que Marchena, 'su candidato' para presidir el Consejo General del Poder Judicial anunciara su renuncia a presidir el órgano de gobierno de los jueces. Marchena defendió su independencia y se desligó del acuerdo político entre PSOE Y PP.

Tras su renuncia, Casado defendió cambiar el sistema de elección CGPJ, para volver al "modelo original" que fue "modificado en 1985" por el PSOE y criticó al PSOE por no "estar a la altura" de lo que pedían las circunstancias. Además, afirmó que el PP había optado por la "responsabilidad" con el correspondiente "desgaste" de abrir con el Gobierno esa negociación del CGPJ "por el bien de España". 

Casado: "Cualquier explicación que se haya publicado, que se haya transmitido por móvil o que se haya podido interpretar no es lo que este grupo respalda"

En esta misma reunión, el presidente del PP, desautorizó a Cosidó al afirmar que “cualquier explicación que se haya publicado, que se haya transmitido por móvil o que se haya podido interpretar no es la verdad ni es la razón que la dirección nacional, que este grupo parlamentario respalda".

El portavoz del Senado todavía mantiene su cargo, aunque si recae alguna sospecha más de su lado, como la que le relaciona con la 'Operación Kitchen', caerá, pues Casado afirma que él ha dejado clara su posición de "no tolerar ni una sola actitud que se aparte de la ejemplaridad".

Por el momento, el Partido Popular ha disuelto el chat de Whatsapp al que Cosidó envió (o reenvió) su polémico mensaje sobre la renovación del CGPJ, porque si hay algo claro en esta historia es que el PP tiene al enemigo en casa, ya que quien lo filtró fue alguien del propio partido, pues ese grupo estaba únicamente conformado por senadores 'populares'.

Más noticias en Política y Sociedad