Público
Público

Crisis del Covid-19 El Congreso entra en servicios mínimos y se prepara para validar medidas en la lucha contra el coronavirus

Órganos como la Junta de Portavoces se reunirán de forma telemática y quedan aplazadas todas las sesiones parlamentarias durante 15 días. La presidenta de la Cámara precisa que "el Congreso no se cierra, seguirá operativo para cualquier asunto urgente".

Meritxell Batet Congreso
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, comparece ante la prensa para anunciar las medidas frente al coronavirus / EFE

"La democracia no puede estar en cuarentena". La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, pedía el martes que la Cámara no cerrara sus puertas frente a la crisis del coronavirus, tras conocerse que el diputado de Vox Javier Ortega Smith se había contagiado. Apenas 48 horas después, la presidenta del Parlamento anunciaba la suspensión de todas las sesiones parlamentarias durante 15 días.

El Congreso, al igual que el Senado, afrontaban desde el lunes un doble reto en esta crisis sin precedentes que ha llegado a todos los rincones y entornos de la sociedad. Por un lado, enfrentaban el mismo reto de carácter sanitario y laboral que el resto de sectores: la protección de los trabajadores de la Cámara y la búsqueda de fórmulas para que el día día se viera lo menos afectado posible.

Por otro, afrontaban también las responsabilidades de "no poner a la democracia en cuarentena" y no llevar al Parlamento a una suerte de estado de excepción que pusiera en riesgo las garantías relacionadas con el pluralismo político y el control al Gobierno

La crisis sanitaria del coronavirus no entiende de reglamentos y de procedimientos legislativos, pero las medidas que se están tomando desde las instituciones para tratar de paliar sus efectos, sí. Es por esto que el Congreso ha decidido este jueves decretar servicios mínimos a la vez que se asegura de estar disponible ante las situaciones urgentes que se puedan dar en los próximos días, semanas o meses.

La presidenta de la Cámara propuso ante la Junta de Portavoces la suspensión de las sesiones parlamentarias (plenos y comisiones) durante dos semanas, y los grupos parlamentarios lo aceptaron. El PP insistió durante la reunión en que Sánchez debía de dar explicaciones sobre la crisis sanitaria en el Parlamento, "aunque sea por videoconferencia", pero la mayoría de los portavoces lo rechazaron.

También decretó que los órganos de dirección técnica y política del Congreso (Mesa y Junta de Portavoces) se reunirían de forma telemática. Unos días antes, la Mesa ya había aprobado una serie de medidas de protección de los trabajadores frente al contagio del coronavirus, que incluían, entre otras, la implantación del teletrabajo donde fuera posible y la recomendación a aquellas personas consideradas de riesgo (pacientes con neumopatías crónicas o con inmunodepresión) para que se queden en su domicilio.

Durante 15 días las Cámaras no podrán desarrollar su trabajo con normalidad y la actividad legislativa ordinaria quedará aplazada. "Servicios mínimos para garantizar las funciones esenciales", precisan desde el Parlamento. Sin embargo, se apresuró en matizar Batet, "el Congreso no se cierra, seguirá operativo para cualquier asunto urgente".

Las primeras medidas contra el Covid-19 van al Congreso

En la Cámara Baja son conscientes del papel que podrían tener que jugar en la crisis del coronavirus y por eso trabajan ya para establecer fórmulas que les permita responder a determinadas situaciones de emergencia. Uno de estos compromisos ya tiene hasta su día marcado en el calendario: el 24 de marzo.

Este día se celebrará una sesión plenaria que servirá, en un principio, a la necesidad de aprobar el decreto de la suspensión del despido por baja médica, ya que el día 25 esta norma expirará si antes no la ha convalidado el Congreso. Sin embargo, durante su comparecencia ante la prensa, Batet precisó que se podrían introducir otros puntos en el orden del día.

Unas horas después de la comparecencia de la tercera autoridad del Estado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba la aprobación de la primera batería de medidas para hacer frente a las consecuencias sanitarias, económicas y laborales del Covid-19, en forma de real decreto-ley.

En el Ejecutivo son conscientes de que estas no serán las únicas medidas que tendrán que aprobar para paliar esta crisis sanitaria, y así lo transmitió Sánchez, que habló de más reformas en los próximos días. La gran mayoría de estas medidas vendrán en forma de decreto, ya que es la manera más rápida de aprobarlas, están justificadas por la urgencia y la excepcionalidad de la situación y tienen una entrada en vigor inmediata.

La mayoría de medidas frente al coronavirus vendrán en forma de decreto, ya que es la manera más rápida y tienen una entrada en vigor inmediata

Sin embargo, todo decreto necesita ser convalidado en el Congreso en el plazo de un mes, de otra manera, deja de tener validez. La Junta de Portavoces se reunirá la próxima semana de forma telemática para convocar de manera formal la sesión plenaria del día 24, una reunión en la que previsiblemente se aprobará la inclusión del primer decreto del Gobierno contra el coronavirus, anunciado este jueves.

Batet anunció que para mantener su actividad en este sentido, se buscarán fórmulas que faciliten la actividad parlamentaria a los diputados y al resto de trabajadores. Por lo pronto, ya se ha extendido la posibilidad de que los parlamentarios se acojan al "voto telemático generalizado" en el próximo Pleno, aunque aquellos que quieran intervenir en el debate deberán acudir presencialmente al hemiciclo. Fuentes parlamentarias aseguran que se va a perfeccionar el sistema para votar telemáticamente con mejoras tecnológicas.

Para celebrar la sesión plenaria, además de los diputados que quieran intervenir, tienen que estar presentes la presidenta, un vicepresidente y un secretario (hay cuatro vicepresidentes y cuatro secretarios en la Mesa del Congreso, y uno de sus miembros, Ana Pastor, del PP, ha dado positivo en Covid-19). El Congreso ha entrado en servicios mínimos pero, al menos de momento, la democracia no está en cuarentena.

Seis pautas para prevenir las infecciones por coronavirus

  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón: lavarse las manos es una de las principales recomendaciones para evitar los contagios de coronavirus, ya que la correcta higiene es una medida esencial para prevenir cualquier tipo de infección. La explicación se encuentra en los efectos que tiene el jabón sobre el virus.

    No realizar viajes innecesarios: los viajes de Italia a España han quedado suspendidos hasta el día 25 de marzo, así como los del Imserso, pero además, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha recordado la importancia de evitar cualquier tipo de desplazamiento que no sea necesario "por responsabilidad".

    Al toser o estornudar, taparse la boca con el codo flexionado: es recomendable evitar taparse la boca con las manos a la hora de toser o estornudar y hacerlo siempre cubriéndose con el antebrazo o con un pañuelo desechable.

    Evitar tocarse los ojos y la boca: las manos facilitan la transmisión del virus, por lo que conviene evitar el contacto de las mismas con los ojos y la boca.

    Usar pañuelos desechables y tirarlos después: las secreciones se deben eliminar con pañuelos de papel, de los que hay que desprenderse después de su uso.

    Las personas con síntomas deben permanecer en sus casas: aquellos que padezcan tos, fiebre y sensación de falta de aire deben quedarse en su domicilio y llamar a los servicios sanitarios marcando el 112 o al número que ha habilitado cada comunidad autónoma para que se les tomen las muestras necesarias y se les indiquen las recomendaciones oportunas.

Los teléfonos de atención médica, según cada comunidad autónoma
Andalucía: 955 54 50 60
Aragón: 061
Asturias: 112
Cantabria: 112 y 061
Castilla La Mancha: 900 122 112
Castilla y León: 900 222 000
Catalunya: 061
Ceuta: 900 720 692
Comunidad de Madrid: 900 102 112
Comunitat Valenciana: 900 300 555
Extremadura: 112
Galicia: 900 400 116
Islas Baleares: 061
Canarias: 900 11 20 61
La Rioja: 941 29 83 33
Murcia: 900 12 12 12
Navarra: 948 29 02 90
País Vasco: 900 20 30 50

Más noticias de Política y Sociedad