Público
Público

Crisis de Gobierno Sánchez afronta esta semana una crisis de Gobierno puntual y pactada con Unidas Podemos

Yolanda Díaz ocupará la Vicepresidencia tercera manteniendo Trabajo e Ione Belarra llevará el ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, asumiendo las competencias de Iglesias. Volverán a sentarse más mujeres (12) que hombres (10) en el Consejo de Ministros. "En principio", el presidente mantiene la columna vertebral del Ejecutivo con la que llegó a Moncloa.

14/01/2020.- El vicepresidente español de Derechos Sociales y Agenda 2023, Pablo Iglesias, llega al Palacio de la Moncloa para asistir al primer Consejo de Ministros del Gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez, este martes en Madrid. EFE/ Emilio
El vicepresidente español de Derechos Sociales y Agenda 2023, Pablo Iglesias,  a su llegada al Palacio de la Moncloa para asistir al primer Consejo de Ministros del Gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez, en enero de 2020. EFE/ Emilio Naranjo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afrontará esta semana una nueva crisis de Gobierno provocada por la salida de Pablo Iglesias de la Vicepresidencia segunda del Gobierno para ser candidato por Unidas Podemos a las elecciones de la Comunidad de Madrid y, "en principio", es una crisis con un desenlace ya conocido.

Los cambios, "en principio", no van más allá de un reajuste de las Vicepresidencias, por el que Nadia Calviño pasará a ser la vicepresidenta segunda y Yolanda Díaz, la vicepresidenta tercera. Un tema menor del organigrama de Gobierno al que Unidas Podemos no puso reparo alguno mientras siguiera manteniendo la cartera de Trabajo, lo que nunca estuvo en duda. Y, además, se creará un nuevo ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 (asumiendo las competencias que tuvo Iglesias) que ocupará Ione Belarra, cumpliéndose de esta manera la cuota que Unidas Podemos tiene pactada en el Ejecutivo.

"En principio", como repiten todas las fuentes consultadas del Gobierno, no se esperan más cambios, aunque añaden el matiz de que la potestad en los cambios en el Ejecutivo es exclusiva del presidente del Gobierno. "La decisión final de quienes tienen que estar en el Gobierno la tiene el presidente y la puede ejercer cuando considere oportuno", insisten.

Con el cambio previsto, que previsiblemente se producirá el miércoles -que es el último día que tiene Iglesias para presentar la dimisión-, esta será la quinta crisis de Gobierno que afronte Pedro Sánchez desde que llegó a La Moncloa en junio de 2018, aunque todas ellas no se pueden entender como un remodelación de la columna vertebral del equipo con el que llegó al Ejecutivo, sino motivadas por distintas cuestiones, como los escándalos que afectaron a Máxim Huerta o Carmen Montón, la salida de Josep Borrell o la más reciente marcha de Salvador Illa.

Con este cambio, además, se da la circunstancias que, de nuevo, se volverán a sentar más mujeres (12) que hombres (10) en el Consejo de Ministros, incluyendo al propio presidente del Gobierno. Eso ocurrió también en el primer Gobierno que formó Sánchez.

En cuanto a la salida de Pablo Iglesias del Gobierno, hay distintas lecturas entre miembros del Ejecutivo del cambio de rumbo que puede suponer. Unos opinan que se podrá trabajar internamente con más tranquilidad; y otros, que estando fuera de Moncloa podrá ejercer con más libertad las críticas al Gobierno, lo que en cierta medida preocupa. En lo que hay unanimidad es en que no está en juego ni la estabilidad ni la continuidad del Gobierno de coalición.

No habrá cambios importantes

En Unidas Podemos cuentan con que la reestructuración del Gobierno provocada por la marcha de Iglesias no va a suponer cambios importantes, al menos en los ministerios que dirigen los miembros de la formación morada. Toda vez resuelta la cuestión de la Vicepresidencia (Yolanda Díaz será vicepresidenta tercera y Calviño ocupará la Vicepresidencia Segunda), no quedan cuestiones pendientes en este sentido.

Cuando Iglesias deje su cartera, el martes o el miércoles, la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, pasará a ser ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030. En Unidas Podemos valoran de forma positiva que Belarra gane peso en el seno del Ejecutivo y destacan su labor al frente de la Secretaría de Estado y su capacidad negociadora: "En el PSOE saben que es una negociadora dura, que trabaja mucho las reuniones y que siempre aporta documentación y datos para defender las posiciones".

También quitan hierro al asunto de las discrepancias públicas que en varias ocasiones ha mantenido Belarra con la ministra de Defensa, Margarita Robles, a cuenta de las relaciones en el seno de la coalición: "Somos formaciones distintas con culturas políticas distintas; eso ha ocurrido con Pablo Iglesias al frente del ministerio y seguirá ocurriendo con Ione Belarra. Siempre hemos defendido que hay que normalizarlo".

"Quien se crea que Yolanda Díaz va a dejar de dar batallas importantes, está muy equivocado"

Sobre que el PSOE se sienta "aliviado" con la marcha del secretario general de Unidas Podemos del Ejecutivo, en la formación morada no le dan demasiada importancia: "Iglesias y Sánchez han mantenido una colaboración muy positiva cuando ha sido necesario, y han sabido entenderse en momentos complicados". Eso sí, avisan de que "quien crea que Yolanda Díaz va a dejar de dar batallas importantes y va a dejar de exigir que se cumpla el acuerdo de coalición, está muy equivocado; seguiremos siendo todo lo cabezones que haga falta para que se cumplan los compromisos que firmamos ante la ciudadanía", aseguran.

También consideran, en este sentido, que Sánchez no se va a sentir tan cómodo como se quiere hacer ver con la ministra de Trabajo liderando las posiciones de Unidas Podemos en el seno del Ejecutivo, ya que creen que el presidente es consciente de que puede llegar a ser una competidora electoral muy fuerte. "Antes de asumir la vicepresidencia, Yolanda Díaz ha demostrado su responsabilidad, su capacidad de entendimiento y que apuesta por una manera feminista de hacer política; cuando le dijeron que no podía ser vicepresidenta segunda porque no podía tener un rango superior al de Calviño, lo asumió y no perdió ni un minuto en pelearse por cuotas de poder", defienden.

Más noticias de Política y Sociedad