Público
Público

Podemos y Cs buscan recortar hasta 700.000 euros en salarios de la cúpula de Canal Sur

Los dos grupos emergentes reaccionan a los tres años de legislatura para poder entrar en los órganos de control al Gobierno de Susana Díaz, donde PSOE, PP e IU están sobrerepresentados. Ambos registran leyes por separado para reducir el consejo de administración de la RTVA

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

El rótulo de Radio y Televisión de Andalucía (RTVA) visto desde el Guadalquivir.

Podemos y Ciudadanos no han impulsado una iniciativa parlamentaria conjunta en los tres años de legislatura, pero en la recta final sus intereses convergen. Ambos fueron partidos emergentes que irrumpieron en la Cámara en 2015 y, a un año para las elecciones andaluzas, ninguno de los dos cuenta con representación en los órganos de extracción parlamentaria que sirven de control y contrapeso al Gobierno de Susana Díaz. El grupo de izquierdas por cierto pudor progresista a pelear por sillones en entidades públicas, y el partido conservador porque ha relegado estos asuntos para primar otros de su acuerdo de legislatura con el PSOE. Ahora, sin embargo, ambos han acelerado la tramitación por separado de sendas proposiciones de ley para hacer hueco en la dirección de Canal Sur.

Ciudadanos y Podemos van a registrar en el Parlamento andaluz, y por separado, sendas proposiciones de ley para limitar los salarios del consejo de administración de la Radio Televisión Pública de Andalucía (RTVA) y reducir el número de sus miembros (de 15 a nueve), con el objetivo de ahorrar 700.000 euros al año, unos 2,8 millones en una legislatura. Es la primera vez en tres años largos de mandato que la formación naranja lleva a la Cámara un proyecto de ley propio, además sin haberlo pactado previamente con sus socios del PSOE. En cuanto a Podemos, la formación de Teresa Rodríguez ha presentado una propuesta similar, con el mismo objetivo de “despolitizar” los órganos de dirección de Canal Sur y desbloquear la renovación del consejo de administración del ente público, cuya composición todavía hoy responde al resultado electoral de 2003.

La reticencia de PSOE y PP a ceder sillones en dicho órgano es, a juicio del partido naranja y del grupo morado, lo que ha imposibilitado la reforma de la ley que regula la RTVA en lo que va de legislatura. Sin embargo, es ahora cuando ambos han reaccionado e impulsan sendas proposiciones de ley para forzar el debate en el Parlamento, previsiblemente a finales de mes. El primero en inscribir su iniciativa ha sido el partido naranja, en un paso más para desmarcarse de su alianza con los socialistas. Luego ha sido Podemos quien ha presentado la suya.

El portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, y la de Podemos, Teresa Rodríguez, eh el Parlamento de Andalucía.

Los documentos de ambos partidos tienen coincidencias (en la reducción del consejo y el ahorro en salarios) pero difieren en aspectos tan importantes como la forma de elegir al director general de la cadena pública. Ciudadanos acompaña su proposición de ley de una memoria económica que calcula un ahorro anual de 669.433,08 euros, que surgiría de la reducción de siete miembros del consejo de administración de la RTVA. Además, los nueve consejeros de este órgano, incluido su presidente, verían menguadas sus retribuciones de modo que pasarían a cobrar lo mismo que un viceconsejero (en el caso del presidente, 60.761,40 euros) y que un director general de la Junta, (para los consejeros: 54.851,88 euros), sin derecho a pagas extraordinarias (12 mensualidades).

Cómo elegir al director general

Otra de las propuestas importantes que incluye la reforma es el sistema de elección del director general, que deberá ser “un profesional de reconocido prestigio en el ámbito audiovisual”. La ley actual estipula que debe ser elegido por una mayoría cualificada de dos tercios del Parlamento. Pero Ciudadanos añade un apéndice para evitar que la elección quede bloqueada por falta de un consenso tan amplio, algo difícil de imaginar en una Cámara tan fragmentada y con cinco partidos políticos: “En el caso de no alcanzarse la citada mayoría en primera votación, será elegida por mayoría absoluta”, en la votación del siguiente Pleno del Parlamento, 15 días después.

Con esta fórmula, bastaría un acuerdo entre PSOE y Ciudadanos para elegir a la persona que estará al frente de la RTVA, un pacto similar al que ha unido a los socios de investidura a lo largo de esta legislatura. El partido naranja también pide achicar el Consejo Asesor de la RTVA -órgano de participación del ente- de 16 a 13 miembros.

Edificio de la Radio Televisión de Andalucía, en Sevilla. EFE

Podemos, en cambio, cifra a la baja el ahorro por la reducción de miembros del consejo de administración del ente público: unos 465.240 euros, porque no se reducirían los salarios actuales de los miembros que continúen en dicho órgano. A la formación morada no le gusta el planteamiento de Ciudadanos, porque propone “una reducción a cinco años del mandato del director general y del consejo de la RTVA”, cuando la carta de servicios y el contrato programa que la cadena ha firmado con la Junta, y que sienta las bases de la empresa, tiene una vigencia máxima de seis años (tres años prorrogables otros tres). “Es incongruente y no tiene ensamblaje legal”, ha dicho el diputado morado Jesús Romero.

La dirección de Canal Sur está en manos de Joaquín Durán desde 2013, año en el que tomó el relevo “de forma provisional” tras la marcha de Pablo Carrasco, el único director general del ente elegido por mayoría cualificada del Parlamento. Durán lleva ya más tiempo de interino de lo que estuvo Carrasco en el mismo puesto. Podemos propone ahora que la designación del director general de la RTVA se decida “por concurso público” -y posteriormente ratificada por mayoría en la Cámara, mientras que Ciudadanos defiende el modelo de elección a doble vuelta, para evitar bloqueos ante la dificultad de alcanzar una mayoría cualificada.

La formación morada cree saber cómo evitar que se repita la situación de Durán (que rebasa en interinidad el mandato permanente de su antecesor): tras un mandato de seis años, el puesto de director general podrá seguir de forma temporal un máximo de tres meses por ley (Ciudadanos propone alargarlo hasta seis), tiempo suficiente para encontrar sustituto. Entonces, “se nombrará a una persona a propuesta de cada partido que tendrá voto ponderado”, dice Podemos. Ambas proposiciones de ley tienen que pasar el filtro de la Mesa del Parlamento antes de llegar al Pleno, dependerá, por tanto, del orden del día que estipule el presidente de la Cámara, el socialista Juan Pablo Durán.

Más noticias en Política y Sociedad