Público
Público

Cs PGE Ciudadanos no vuela los puentes con el Gobierno: quiere seguir negociando leyes y presupuestos

En la dirección del partido naranja la directriz es clara: mano tendida, también para los presupuestos del próximo año. Los de Arrimadas consideran que, esta vez, es "Pablo Iglesias quien ha ganado la partida".

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, con los miembros de su ejecutiva José María Espejo (i) y Carlos Cuadrado (d).
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas junto a dos miembros de su equipo de dirección, Carlos Cuadrado (d), y José María Espejo (i). Europa Press.

marta monforte

Ciudadanos votará en contra de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Lo ha anunciado este jueves la líder de la formación, Inés Arrimadas, después de que el Gobierno solo haya aceptado una de sus enmiendas en comisión y tras el 'sí' definitivo de Esquerra Republicana (ERC). "La tramitación de los presupuestos llega a su fin", ha dicho este jueves la presidenta de Cs, porque "no cumplen los requisitos" de "un partido de centro y moderado". Arrimadas ha querido dejar claro que, pudiendo elegir, Sánchez ha escogido a ERC y Bildu sobre ellos. Un mensaje que Cs repetirá a lo largo de esta legislatura.

Sin embargo, el 'no' de Cs no supone una ruptura definitiva con el Ejecutivo, y así lo ha trasladado Arrimadas en rueda de prensa. "Ciudadanos va a seguir siendo útil al Gobierno, siendo útil a los españoles", ha señalado, tras ser preguntada sobre el papel de Cs en la legislatura. "Los españoles van a seguir viendo que en el Congreso hay un partido que piensa en España. Hay partidos que quieren que todo vaya fatal para que les voten a ellos, pero habrá un partido que seguirá siendo responsable, Ciudadanos".

Según ha podido saber Público.es, en la dirección del partido naranja la directriz es clara: mano tendida, como hasta ahora. Y responden a aquellos que les acusan de ser "veletas" que ellos "no se van a mover". Harán oposición pero también estarán disponibles siempre y cuando el Gobierno les necesite, ya sea para aprobar cuestiones relacionadas con la pandemia o leyes de calado, como la de la eutanasia. Es más, aseguran que si hay unos nuevos presupuestos el próximo año tratarán de negociarlos de nuevo para que el Gobierno "rectifique" y les elija a ellos sobre los independentistas.

"Iglesias ha doblado el brazo al PSOE y ganado la partida"

Desde los órganos de dirección del partido explican la decisión final del Gobierno, que se ha producido esta misma semana, por las presiones que Unidas Podemos ejercía al PSOE para que Cs no estuviera. Sin embargo también reconocen que una parte de los socialistas no los quería a ellos, mientras que Pedro Sánchez  les quería a todos. "Esa parte que quería que estuviéramos todos ha decidido no arriesgarse a hacer ningún movimiento favorable a nosotros para no perder el favor de sus socios", reflexionan.

Desde el entorno de la presidenta de Ciudadanos señalan que es el vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, "quien ha doblado el brazo" a una parte del PSOE más proclive a pactar con ellos. "Ha ganado la partida", resumen. "Pero para ello ha puesto en contra a los históricos del PSOE, como Felipe González o Alfonso Guerra", continúan. Y también a algunos barones territoriales. "Esto les saldrá caro a los socialistas".

Pese a todo, los naranjas se muestran satisfechos de su relación con la parte socialista del Gobierno, que mejorado ostensiblemente en los últimos meses, aunque también reconocen que han tenido que "ceder" y "tragar" en muchas ocasiones. Algo que enmarcan la "normalidad"  de la negociación presupuestaria, especialmente cuando hay varios actores implicados con intereses contrapuestos. Eso sí, ya avisan de que "a partir de ahora será el Gobierno quien se tendrá que mover y venir a buscarnos". 

La negociación entre Cs y Gobierno enmienda a Rivera

La formación liderada por Inés Arrimadas se abrió a negociar con el Gobierno de coalición tras el inicio de la pandemia de covid-19 en España, una decisión que contó con resistencias tanto dentro como fuera del partido, ya que supuso enmendar por completo de la estrategia emprendida por el anterior líder del partido, Albert Rivera, con su veto al PSOE. Desde la dirección del partido naranja ya reconocen que la postura de Rivera fue un error y que debieron "esforzarse más" por visibilizar una voluntad de acuerdo cuando ambas formaciones sumaban 180 escaños, tras las elecciones de abril de 2019.

La actual dirección de Cs no es ajena a la incomodidad que ha provocado su acercamiento al Gobierno y ahora respira aliviada. Definen la estrategia que han seguido estos últimos meses como un win-win: o lograban pactar los Presupuestos con el Gobierno y dejaban fuera a Esquerra Republicana y a Bildu o demostraban que el Ejecutivo tenía otras opciones, que consistía en formalizar el pacto con los naranjas, junto al apoyo del PNV y de partidos regionalistas y minoritarios. "Sánchez ha decidido la vía que él ha querido, y ha entendido que la mejor para su proyecto es esta", señalan voces de la Ejecutiva de Cs.

Tras el anuncio de Arrimadas tanto diputados como dirigentes autonómicos -sospechosamente callados en los últimos días- han elogiado a Arrimadas y han cargado contra la decisión del Ejecutivo. Quien mejor ha resumido la postura de Cs ha sido Luis Garicano, portavoz de Ciudadanos en el Parlamento Europeo y Vicepresidente del Grupo Renew Europe. "Todos hemos sufrido viendo cómo
Inés Arrimadas  hacia lo imposible por mantener una mano tendida ante las bofetadas que nos iba propinando Sánchez. Pero este periodo ha dejado clarísimo que Sánchez elige a Bildu y ERC, y sus malas políticas, porque quiere".

El acercamiento de Ciudadanos al Gobierno de no fue bien recibido por la la 'vieja guardia' de Cs: es decir, quienes ostentaban posiciones de relevancia bajo el mandato de Albert Rivera. Los que se han mostrado más críticos son el exportavoz de Cs en la Cámara Baja, Juan Carlos Girauta, y el exmiembro de la Ejecutiva y antiguo diputado, Marcos de Quinto, aunque la dirección actual trata de no dar importancia a sus comentarios. A ellos se les unió recientemente el propio Rivera, que no dudó en criticar -de manera velada- la estrategia emprendida por Arrimadas.

Más noticias de Política y Sociedad