Público
Público

Las cuentas del Estado para 2018 El PNV cree "una frivolidad" hablar ahora de Presupuestos pese a los guiños de Rajoy

Los nacionalistas vascos niegan que exista ninguna negociación con el Gobierno para dar su apoyo a las cuentas del Estado para 2018, mientras se mantiene activo el 155 y tras los últimos acontecimientos del conflcito catalán. El Consejo de Ministros aprueba esta martes el presupuesto, pactado con Ciudadanos

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, interpela al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso de los Diputados. EFE/Juan Carlos Hidalgo

No a todo el mundo le han sentado bien las afirmaciones del lider de Ciudadanos, Albert Rivera, en su rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, sobre el acuerdo al que ha llegado, con Mariano Rajoy, para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2018, que el Consejo de Ministros aprobará este martes.

A Cristóbal Montoro, el Ministro de Hacienda,  no le ha gustado por adelantarse a los anuncios de mañana del Gobierno, tras el Consejo de Ministros, y  por pretender adueñarse de la jugada. Y tampoco ha gustado en las filas del PNV, porque dicen que sus afirmaciones, que dar por seguros los votos de los nacionalistas vascos para aprobarlos en el Congreso, demuestran que no sabe lo que dice. 

Albert Rivera ha dado "por hecho" que Rajoy cuenta con el apoyo de los nacionalistas vascos para aprobar los presupuestos de este año porque entiende que "a nadie" se le ocurriría darles el "cuponazo", ni una serie de "privilegios". Fuentes del PP aseguran, por su parte, que “esta todo atado” con el PNV, con el que ha habido importantes acuerdos en los últimos tiempos vinculados a los Presupuestos, como el cupo o el cierre de la central de Garoña.

Sin embargo, los nacionalistas niegan la mayor. Fuentes del partido confirman a este periódico que “las negociaciones presupuestarias ni se han abierto”. “No ha habido nada, ni el Gobierno se ha acercado a nosotros”, afirman rotundos.

Las mismas fuentes recuerdan que el PNV se comprometió a no negociar nada de estos presupuestos, mientras el artículo 155 esté en vigor. Es más, les parece “una frivolidad” hablar de presupuestos en estos momentos, con los últimos acontecimientos ocurridos en Catalunya, con nuevos encarcelamientos y la detención en Bruselas de Carles Puigdemont. Consideran que es un momento de “crisis muy fuerte” y que, como su labor es defender a Euskadi, lo mejor que pueden hacer es defender su autogobierno y no legitimar el 155. Y, sobre las afirmaciones del líder naranja, añaden que “igual es que no sabe lo que es mantener su palabra”.

Las fuentes nacionalistas vascas consultadas recuerdan que el acuerdo al que llegaron con el Gobierno en 2017 era exclusivamente para los Presupuestos de ese año. Entonces, acordaron con el Ejecutivo de Mariano Rajoy desbloquear el cupo vasco (la aportación de la Hacienda vasca a los gastos generales del Estado), con diez años de retraso, y poner en marcha la llamada Y vasca, la red ferroviaria de alta velocidad en Euskadi. Sobre este último asunto, reconocen que  hay partidas plurianuales, que tendrían que estar en las cuentas del Estado de 2018 para cumplir con los plazos acordados, pero, afirman, que eso, en ningún caso, vincula su voto. 

Las fuentes consultadas no entienden como guiños ni el cierre de la central nuclear de Garoña, en agosto pasado (en contra del Consejo de Seguridad Nuclear, que avalaba su reapertura); ni el desbloqueo de la reforma de la ley de Secretos Oficiales, que propuso el PNV y que llevaba bloqueada en el Congreso de los Diputados un año y medio.

Los nacionalistas, como prueba, exhiben las más de 40 enmiendas a su propuesta para modificar esta ley franquista de 1968, que mantiene cautiva la memoria de este país, presentadas por PP, PSOEy Ciudadanos. El PNV propone, como ya intentó Carmè Chacón, siendo ministra de Defensa, que se desclasifiquen ya los documentos de 1936-1968. Entonces, fue su sucesor en el Gobierno de Rajoy, Pedro Morenés, quien lo impidió. Hoy, Mariano Rajoy propone que, a partir de 2023, se empiece a desclasificar la documentación de dos ejercicios cada año; lo que Aitor Esteban, el portavoz parlamentario del PNV, llamó  en el hemiciclo “cambiar para no cambiar nada”.

Sobre las pensiones y la propuesta de su mejora anunciada, vía presupuestos, las fuentes consultadas del PNV consideran que es “un parche” y entienden que es en el foro del Pacto de Toledo donde hay que acordar una solución a un problema estructural, mucho más grande. En su opinión, la intención del Gobierno es clara: empujar a la oposición a aprobar sus Presupuestos. "Que los acuerden con quienes apoyaron el 155”, remachan.

El PSOE, por su parte, por boca de su número tres, Adriana Lastra, hoy se ha negado a apoyarlos públicamente porque “mantienen la dictadura del 0,25%” (en referencia a la subida de las pensiones).

Sin embargo, según las cuentas de Albert Rivera, con estos presupuestos, más del 80% de los pensionistas recibirán mucho más que la subida con respecto al IPC que el PSOE está defendiendo. Fuentes del PSOE, consultadas al respecto, afirman que esperan los números de Montoro presentará este martes.

Más noticias en Política y Sociedad