Público
Público

Las cuentas de Andalucía Moreno presiona a Vox y se dirige a sus electores: si tumban las cuentas de Andalucía "traicionarían a sus propios votantes"

El consejero andaluz de Presidencia, Elías Bendodo, se resigna a negociar “con o sin enmienda a la totalidad”

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El presidente Juanma Moreno, tras visitar hoy la exposición Ecomeninas Andalucía Gallery, en Sevilla.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que no hablaba desde el lunes pasado, salió este miércoles para presionar a Vox, de quien depende la estabilidad de su gobierno, el primero de derechas de la Comunidad, y reclamarles que se sienten a negociar los presupuestos que el partido ultra rechaza de momento. Moreno lanzó un mensaje nítido al electorado de Vox: "No sería entendible que después de 40 años esperando el cambio, a la primera de cambio nos echaran abajo los presupuestos". "Me cuesta mucho pensar que hagan algo así porque sería traicionar a sus propios votantes”. “No imagino a Vox votando conjuntamente con PSOE y Podemos” contras las cuentas, según recoge Europa Press.

El presidente también trató de argumentar que si Vox apuesta finalmente por devolver los presupuestos, lo que estará haciendo es que Andalucía continúe teniendo unas cuentas “socialistas”. “Cada día que pasa con unos presupuestos socialistas, no estamos consiguiendo transformar ni impulsar el cambio que votaron los andaluces el pasado 2 de diciembre". "No tiene sentido prorrogar ni una semana más un presupuesto socialista que nos ata, vincula y condiciona a las políticas de una etapa pasada", dijo Moreno. Si Vox quiere un cambio de políticas, "lo importante es decir sí a los nuevos presupuestos y no a los del PSOE-A”, remachó el presidente su razonamiento.

Si el partido de Abascal llevase su pulso hasta el final y tumbase los presupuestos el próximo 12 de junio, el presidente no podría activar el botón de la convocatoria electoral. El Estatuto de Andalucía -que prevé que no se pueda disolver el Parlamento hasta que no pase un año de la investidura del presidente- se lo impide hasta el próximo octubre, mes en el que Moreno ya tendría manos libres para presionar a Vox con nuevas elecciones.

El rechazo de los ultras a las cuentas para lo que queda de año sumiría en una precariedad política y en una inestabilidad a un Gobierno, formado por una coalición de PP y Ciudadanos, que quedaría en minoría a las primeras de cambio. “Nos jugamos no solo la ilusión y la esperanza, sino también la credibilidad de Andalucía”, dijo el presidente. Sin embargo, debido a la previsión estatutaria, Moreno tendría un segundo cartucho que disparar en otoño. Ya no negociaría los presupuestos para 2019, sino los del año próximo, los de 2020. Y si Vox cambiase de criterio en otoño y decidiese jugar a la estabilidad en Andalucía, el autodenominado “gobierno del cambio” podría respirar por un tiempo más.

Contactos "permanentes" con Vox

El presidente, en el momento de publicación de esta crónica, no tenía garantías de que Vox, que se abrió ayer, martes, a negociar, no vaya a presentar la enmienda a la totalidad, para lo que tiene de plazo hasta mañana a las doce. Si la presenta, el siguiente día clave será el 12 de junio, cuando se producirá el debate de totalidad. Hasta esa misma fecha, Vox podría retirar su enmienda, con lo que la tramitación de los presupuestos seguiría adelante. Si no, se prorrogarían de nuevo las cuentas de 2018, las que votaron PSOE y Ciudadanos.

Moreno manifestó que tanto representantes del PP, dirigidos por el portavoz parlamentario, José Antonio Nieto, como el consejero de Hacienda, Juan Bravo, se encuentran en "contacto permanente" con la formación de Santiago Abascal. “Negociaremos con enmienda a la totalidad y sin enmienda a la totalidad, no nos va a quedar otra”, dijo, tal vez con un punto de resignación, el consejero de la presidencia, Elías Bendodo. El presidente manifestó que aún queda tiempo hasta el debate de totalidad del Presupuesto para llegar a un acuerdo, por lo que reclamó "calma y serenidad".

Tanto el presidente Moreno como el vicepresidente Juan Marín consideran que el rechazo de Vox a las cuentas tiene más que ver con el contexto nacional, en que los partidos negocian miles de alcaldías y varios Ejecutivos autonómicos, singularmente las de Madrid, que con el andaluz. Así, Marín llamó a "encapsular" los contextos de cada negociación política. “Los andaluces hablaron el 2 de diciembre y pidieron un Gobierno del cambio”, dijo. Y Moreno reflexionó: “Todo eso puede generar un efecto contagio y un ruido de fondo que nada tiene que ver con los presupuestos de Andalucía".

Vox, que suspendió una rueda de prensa en el Parlamento de Andalucía, replicó desde Madrid. El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, insistió en el veto a las cuentas. "O se cambian los presupuestos sustancialmente, o va a ser muy difícil que se aprueben", dijo en una entrevista en Telecinco, según recoge Europa Press.

Moreno defendió su proyecto de presupuestos y la gestión de su gobierno en estos meses. Así, afirmó que detrás del proyecto de Ley hay "personas, trabajadores, empresas, ilusiones, esperanzas y futuro”, agregó que “todos los datos de empleo, consumo, turismo o peso industrial son positivos” y remachó: "No tiene sentido que malogremos esta etapa de crecimiento económico por otros intereses que no sean los propios de los andaluces".

Más noticias en Política y Sociedad