Público
Público

las cuentas de andalucía PP y Cs prevén para este año 60.000 empleos en Andalucía, lejos de los que Moreno prometió en campaña

El consejero de Hacienda quiere recaudar 320 millones por la venta de inmuebles, algo que no lograron las anteriores administraciones

Publicidad
Media: 2
Votos: 3

En primer plano, Juan Bravo. Detrás, Elías Bendodo y Juan Marín

El Gobierno andaluz, formado por una coalición de PP y Ciudadanos, quiere tener aprobadas las cuentas para lo que queda de año a mediados del mes de julio. Para ello, deberá contar con el apoyo de Vox, partido que se va a dedicar, según han manifestado sus portavoces, a estudiar partida a partida bajo la guía del acuerdo de investidura que firmaron con el PP y que recoge, entre otras cosas, la supresión de ayudas que no sean de utilidad pública.

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, compareció esta mañana en rueda de prensa, junto al vicepresidente Juan Marín, y el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, para explicar el presupuestos, que se puede consultar en detalle aquí. Los tres se esforzaron en comunicar que el presupuesto era asumible por todos los partidos porque recogen importantes incrementos en educación y sanidad. Su mímica y sus caras, bien sonrientes y de cierta satisfacción y confianza, permiten pensar que el Ejecutivo es optimista al respecto de la aprobación del presupuesto y que contarán finalmente con los apoyos de Vox.

“Presentamos el presupuesto más social de la historia de Andalucía. Desmonta esos mantras de que este sería un presupuesto de recortes”, dijo Marín. El vicepresidente agregó, en un mensaje claro a Adelante Andalucía, que ya ha anunciado que rechazará las cuentas, lo siguiente. “En Educación estamos muy cercanos al 4,9% de nuestro PIB y espero que [algunos] ahora tengan argumentos si se oponen a este incremento”. Adelante ha venido defendiendo que se destine un mínimo del 5% del PIB a la educación.

La Junta de Andalucía prevé un crecimiento económico del 2,1% y la creación de en torno a 60.000 empleos durante el presente año, muy lejos de los 600.000 prometidos para la legislatura -si se multiplican por cuatro años, se estaría en 240.000- por el presidente, Juanma Moreno en la campaña electoral.

Bravo explicó que el proyecto de Ley de Presupuestos prevé cumplir el objetivo de déficit del 0,1% al cierre del ejercicio 2019 elevando el control sobre la administración instrumental, la justificación de subvenciones y el cumplimiento del presupuesto, lo que permitiría plantear el objetivo del déficit 0 en 2020 y entrar en la senda de superávit en 2021.

El consejero manifestó que, en las previsiones, habían querido ser “muy austeros”, “muy conservadores”. “Si se multiplica el 0,8 de crecimiento del primer trimestre, al final de año, estaríamos en el 3,2% [por encima de la previsión del 2,1%]. Todo apunta a que podremos gastar más. Del déficit del 0,4 reducimos al 0,1, lo que supone un esfuerzo de 480 millones de reducción del déficit”, dijo Bravo.

Bravo destacó el "esfuerzo inversor" que recoge el proyecto de Ley de Presupuestos, con 3.701,3 millones, "el mayor volumen en valores absolutos de los últimos seis años" y una cifra igual al 2,2 por ciento del PIB de la Comunidad. Los gobiernos socialistas sacrificaron las inversiones para salvar todo lo que pudieron salvar del Estado del Bienestar en los años duros de la crisis.

Bravo arremetió en varias ocasiones durante la rueda de prensa contra el bajo nivel de ejecución de los presupuestos socialistas: "El 46% de lo que pintaba en el presupuesto no se ejecutaba". "Ponían 3.700 millones y se ejecutaron 2.000 millones. Nosotros hemos puestos 3.700 millones, veremos la ejecución", dijo el consejero.

Venta de inmuebles

Preguntado por la previsión de ingresos de 320 millones de euros por venta de inmuebles, una cifra que supone 2 tercios de la reducción del déficit, que las anteriores administraciones socialistas también pintaban en las cuentas, y que (casi) nunca lograban vender, Bravo se limitó a decir que ellos lo podrán lograr: “Podemos hacerlo, se puede hacer. Sin lugar a dudas. Hay gente peor y gente mejor”.

“Dijimos que bajando los impuestos era posible que aumentaran los ingresos. Se produce esta cuadratura del círculo. Ascienden un 10% los ingresos, fundamentalmente por los impuestos de Transmisiones y de Actos Jurídicos y por el incremento en creación de empleo, lo que hace que los impuestos al consumo se incrementen. PP y Ciudadanos vuelven a generar confianza. El presupuesto restituye también todos los derechos de los empleados públicos, que se recortaron en 2012”, afirmó el vicepresidente Marín. “Este es el presupuesto del cambio. Riguroso, realista y creíble", sentenció Marín.

“Llevamos cinco años seguidos de crecimiento, y el avance economía andaluza es menor que en España, no ha servido para reducir la brecha de desempleo. Y su recuperación también está siendo más lenta. Queremos favorecer la expansión del tejido productivo”.

Más noticias en Política y Sociedad