Público
Público

Las cuentas en seis claves El pago de la deuda se come el grueso del aumento del presupuesto de la Junta de Andalucía

De los 2.000 millones de incremento presupuestario, casi la mitad va destinada al pago de deuda pública

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2

Juan Bravo, consejero de Hacienda, este lunes en el Parlamento de Andalucía

El presupuesto de la Junta de Andalucía para el año 2020 es el más amplio de la historia de la autonomía. De ejecutarse al 100%, la administración autonómica habrá gastado el 31 de diciembre del año próximo 38.539 millones de euros, casi 2.000 millones más que los presupuestados para el año en curso, el 2019, lo que supone un 5,4% más. Siguen seis claves relevantes sobre unas cuentas presentadas el viernes pasado por el Gobierno de coalición que comparten PP y Ciudadanos, y que necesitarán, a finales de mes, del visto bueno de Vox para ser aprobadas. Tanto PSOE como Adelante Andalucía han anunciado ya su rechazo.

1. El pago de la deuda

Sin embargo, la mitad de este aumento, casi 1.000 millones de euros van destinados a pagar la deuda pública, como se puede comprobar en la página 157 de este documento, incluido en el proyecto de presupuestos. Más de 5.500 millones de euros, uno de cada siete euros del presupuesto, se destinarán el año que viene al pago de la deuda, lo que de alguna manera hipoteca al resto de partidas.

La deuda pública andaluza alcanzó los 35.504 millones en el mes de marzo, el 21,9% del PIB y prácticamente el equivalente a un presupuesto entero de la Junta de Andalucía.

La abultada cifra destinada al pago de la deuda, nada menos que un 20,3% más que en el presupuesto anterior se explica, según dijeron a Público en la Consejería de Hacienda, por una decisión técnica inevitable, debido a vencimientos de deuda que había que abonar y que provienen del pasado. En Hacienda aseguran que en los próximos años, la situación mejorará.

Uno de los objetivos declarados del consejero, Juan Bravo, en esta legislatura es lograr la estabilidad presupuestaria, no incrementar el déficit público, lo que, a la larga, si lo logra, redundará en beneficio de futuros presupuestos.

2. Más presión sobre la clase trabajadora

La financiación del grueso del aumento presupuestario en 2.000 millones viene fundamentalmente por tres vías, según las previsiones del Ejecutivo recogidas en el proyecto de presupuestos. Por un lado, más de 700 millones, mediante la generación de más deuda, a través de emisiones públicas, por otro, unos 500 millones de trasnferencias del Estado y, por último, 500 millones de mejora en la recaudación del IRPF.

Hacienda, según lo recogido en el proyecto de presupuestos, prevé una caída en los ingresos provenientes de las rentas del capital -fundamentalmente por la bajada en la recaudación del Impuesto de Sucesiones- y un aumento de la recaudación proveniente de las rentas del trabajo. Traducido: son las clases trabajadoras quienes soportan en mayor medida el peso del aumento presupuestario y, en consecuencia, el pago de la deuda de la administración.

3. Consolidación de recortes

La cifra destinada al pago de la deuda oscurece la subida del gasto destinado a educación y sanidad. Así, el Gobierno ha decidido distribuir los otros 1.000 millones del aumento presupuestario fundamentalmente entre las previsiones destinadas a la sanidad -430 millones- y a la educación -280 millones-.

Ninguna de las partidas destinadas a lo que se considera gasto social crece por encima del ingreso total y solo lo hace por encima del PIB en términos corrientes previsto para 2020, del 3,8%, la destinada a sanidad, que lo hace un 4,1%.

Esto supone que, al no aumentar -salvo ligeramente en sanidad- el peso del gasto social sobre la riqueza generada, los recortes efectuados durante la última década, tras la caída de Lehman, se consolidan un año más.

El gasto dedicado a la concertada, fundamentalmente católica, vuelve a subir y asciende a 865 millones, si se le suman las partidas destinadas a los libros de texto, que en Andalucía son gratuitos a partir de la escuela primaria. Con ello, la escuela concertada aumenta su peso respecto a la pública hasta el 11,1% y mantiene la política de PP y Ciudadanos de mimar esta modalidad educativa.

4. I+D+i y dinamización industrial

El presupuesto contiene dos datos contradictorios. Por un lado, se produce un fuerte incremento de los fondos destinados a I+D+i -más de 50 millones, un 11% más- destinado fundamentalmente a la Universidad- que, si se prolongase en el tiempo y se invirtiese con cierta eficiencia, podría generar efectos muy positivos para la economía andaluza en el medio plazo. El aumento de recursos en este capítulo es una vieja reivindicación del mundo científico andaluz y genera, ciertamente, un consenso en el arco parlamentario.

Sin embargo, por otro lado, caen un 3,4% las partidas destinadas a dinamización económica e industrial, que pasan de 594 millones a 573. Para un Gobierno que afirmaba que iba a poner todos sus recursos y toda la carne en el asador para generar empleo, hasta 600.000, y crecimiento económico en Andalucía supone una contradicción.

5. 60.000 empleos y ralentización del consumo.

El Gobierno andaluz prevé la creación de 60.000 nuevos puestos de trabajo a lo largo del año 2020, una cifra muy alejada de la promesa del presidente Juanma Moreno de crear 600.000 en toda la legislatura.

En el capítulo de ingresos llama la atención de algunos analistas, cierta ralentización que prevé el Gobierno en la recaudación del IVA, lo que indicaría que el Ejecutivo no las tiene todas consigo en lo que a mejora del dinamismo económico y del consumo se refiere. De 6.019 millones que esperaban recaudar en 2019, se pasa a una previsión de 6.170.

6. 320 millones en venta de patrimonio

El Ejecutivo prevé ingresar por segundo año consecutivo 320 millones de euros por la venta de inmuebles propiedad de la Junta de Andalucía, la misma que apuntaron en las cuentas de 2019. Esta cantidad es muy difícil que la consigan, habida cuenta de los antecedentes. Durante la etapa socialista no se lograron vender los inmuebles ni tampoco a lo largo de este año, lo ha logrado el Gobierno de PP y Ciudadanos.

Más noticias en Política y Sociedad