Público
Público

CUMBRE DEL G7 Comienza la contracumbre del G7 entre controles policiales y denuncias de “criminalización”

Las plataformas que organizan el evento piden la retirada de las fuerzas de seguridad de los lugares donde celebrarán sus actos. Denuncian además los “obstáculos” puestos por el Gobierno francés, que actúa de forma coordinada con España.

Publicidad
Media: 4
Votos: 7

Los promotores de la contracumbre durante una comparecencia previa al encuentro que arranca este miércoles en Irun. EFE/Javier Etxezarreta

“Calma”, “determinación” y espíritu de “construcción y resistencia”. Bajo esas consignas arranca este miércoles en Irun (Gipuzkoa) la contracumbre del G7, un evento impulsado por más de un centenar de organizaciones sociales, sindicales y políticas a las puertas del encuentro que los mandatarios más poderosos de la tierra celebrarán a pocos kilómetros de allí, en la ultra-blindada localidad de Biarritz.

Ya está todo preparado. Desde este miércoles y hasta el viernes, unas cinco mil personas tomarán parte en alrededor de ochenta talleres, conferencias y proyecciones que se celebrarán principalmente en el recinto de Ficoba y en el cine de Hendaia, el municipio vascofrancés justo al otro lado de la frontera.

“Hablaremos de las alternativas al capitalismo, la economía social, el feminismo y las denuncias de la violencia institucional contra las mujeres o los migrantes, entre otros muchos temas”, señaló a Público la coordinadora de ATTAC España, Cuca Hernández. Esos puntos aparecen reflejados en el programa de la contracumbre que han elaborado las plataformas G7 Ez (G7 No) y Alternatives G7. Ambos colectivos están compuestos por una amplia gama de organizaciones de los dos lados de la frontera.

En tal sentido, la agenda de actos abarca temas que forman parte del día a día de esos colectivos. “Este programa defiende alternativas globales a las emergencias sociales y climáticas que nos preocupan a todas las personas. También está firmemente arraigado en la realidad del País Vasco, un territorio de lucha en el que muchas de sus asociaciones y sindicatos se han enfrentado a la cumbre del G7 impuesta por la Presidencia francesa”, señalan sus organizadores.

Los participantes comenzaron a llegar el lunes. Cerca de dos mil estarán durante estos días en el campamento que la plataforma G7 Ez ha montado en Hendaia. Desde allí podrán desplazarse al centro Ficoba de Irun en autobuses que saldrán por la mañana y regresarán a última hora de la tarde. En el trayecto se encontrarán con la otra gran seña de estos días en la zona fronteriza: los controles instalados por policías franceses y españoles.

El Gobierno de Macron prohibió realizar el evento en Baiona

A principios de esta semana, la plataforma G7 Ez volvió a denunciar “todos los obstáculos que ha puesto el Estado francés” a los organizadores de la contracumbre. En esa línea, señalaron que el Gobierno de Macron prohibió realizar el evento en Baiona, una localidad situada a unos ocho kilómetros de Biarritz. En cambio, Irun y Hendaia se encuentran a 34 y 31 kilómetros respectivamente del lugar donde se celebrará la reunión del G7. Asimismo, el colectivo remarcó que el Ejecutivo francés se negó a ceder espacios públicos para el desarrollo de la contracumbre “con normalidad”.

Esta plataforma también denunció en uno de sus comunicados “la campaña del miedo y de criminalización” contra sus actividades. “Las más de 100 organizaciones, ONGs internacionales, sindicatos y partidos políticos progresistas que formamos las plataformas G7 EZ! Y Alternatives G7 hemos adquirido el compromiso de convertir Irun Hendaia un espacio popular, reivindicativo, familiar y de libre movimiento”, subrayaron.

“Resistencia no-violenta”

Los grupos que forman parte de esas organizaciones remarcaron que harán uso de “métodos y técnicas no-violentas y pacíficas” y mostraron su rechazo “a cualquier escalada de tensión”. De hecho, subrayaron que no llevarán a cabo “ninguna estrategia de confrontación con las fuerzas policiales”. “En caso de carga y violencias policiales, actuaremos con técnicas de resistencia no-violentas”, apuntaron.

Lo cierto es que la contracumbre se desarrollará bajo un gigantesco operativo policial compuesto por 15 mil agentes de ambos países. En ese contexto, el sábado –coincidiendo con el inicio de la reunión en Biarritz del grupo de mandatarios, entre los que se encontrarán Donald Trump o Angela Merkel– se realizará una manifestación impulsada por las plataformas G7 y Alternatives G7 que unirá Hendaia e Irun. “Estamos comprometidos y comprometidas a garantizar la seguridad de las personas presentes en el lugar donde se celebrarán nuestros eventos y manifestaciones”, señalaron ambos colectivos.

Del mismo modo, hicieron pública su oposición a cualquier intento de utilizar estas movilizaciones con “fines comerciales, reaccionarios o violentos”. Por tales razones, exigieron “la retirada de las fuerzas policiales de los lugares donde se realizarán todas nuestras reuniones y acciones”. “La gestión violenta del gobierno de Macron contra cualquier tipo de manifestación de oposición es motivo de gran preocupación para nosotros y nosotras, al igual que la brutalidad del sistema neoliberal que defiende, totalmente desproporcionada ante el descontento social expresado durante las manifestaciones”, apuntaron.

Más noticias en Política y Sociedad