Público
Público

Superliga europea El debate sobre la "elitista" Superliga europea llega al Congreso: "Está hecha a imagen y semejanza de Florentino Pérez"

La mayoría de los portavoces de los grupos de la Cámara Baja han criticado el proyecto impulsado por los doce grupos más ricos de Europa, comandados por el empresario y presidente del Real Madrid. 

20/014/2021.- El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Valdoví (i), conversa con su homólogo de ERC, Gabriel Rufián, este martes en el ámbito de la reunión de la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados. EFE/J.J. Guillén
El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, conversa con su homólogo de ERC, Gabriel Rufián, antes de la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados. J.J. Guillén / EFE

El fútbol y el debate sobre la polémica Superliga, una competición impulsada por los doce grupos más ricos de Europa, ha traspasado las paredes del Congreso de los Diputados. Desde que los creadores del proyecto, comandado por el empresario y presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, anunciaran este plan, la UEFA, la FIFA, las ligas nacionales, así como la Unión Europea y algunos líderes políticos, como el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro británico, Boris Johnson, han mostrado su disconformidad con la propuesta. 

En el Congreso, este asunto ha ocupado el foco durante las ruedas de prensa de los grupos tras la Junta de Portavoces. De esta forma, el presidente de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, ha sostenido que el fútbol no sólo es negocio, también son "valores y ética". "Nos parece que esta iniciativa, hecha a imagen y semejanza de Florentino Pérez, es elitista", ha afeado el también portavoz de En Comú Podem. De su lado, Antón Gómez-Reino, de Galicia en Común, ha avisado de que si estos equipos quieren "emanciparse", que lo hagan, pero a cambio de quedarse "fuera de las competiciones y televisiones". 

El portavoz de ERC en la Cámara Baja, Gabriel Rufián, ha calificado la polémica abierta como una "pelea entre millonarios": "Es curioso ver a señores como Tebas (presidente de LaLiga) y Florentino llamarse codiciosos", ha apostillado para después mostrar su rechazo a que un club modesto no pueda enfrentarse en el terreno de juego a otros equipos ricos y con más recursos. Asimismo, ha criticado el modelo actual que rige este deporte. "Desde hace tiempo, el fútbol dejó de tener la importancia que tenía. El aficionado ya tiene poco que ver en este deporte".

En esta línea, su homóloga de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, ha señalado que el anuncio de la Superliga "no deja de ser un gran negocio como lo es ya el fútbol". La diferencia, según ella, es que ahora se concreta que este deporte "se vende al mejor postor, ya que se considera como un bien de consumo que nada tiene que ver con los valores del deporte". También, la diputada de la CUP, Mireia Vehí, ha cuestionado el modelo actual del fútbol: "Me sorprende todo este revuelo porque parece que la UEFA funciona con distintos criterios económicos". No obstante, considera que es "buen momento" para hablar de la política que rige este deporte, pues actualmente "mueve millones de euros" y lo que se debería hacer del fútbol es un "hobby y no un mercado". 

Una "secesión oligopólica"

El portavoz de Más País en la Cámara Baja, Íñigo Errejón, ha sostenido que la creación de la Superliga sigue la estela de lo que "desde hace un tiempo hemos venido señalando: los super ricos, cada vez más, intentan separarse de la sociedad, tener normas fiscales propias, vivir segregados". En este sentido, Errejón entiende que la propuesta es una "secesión oligopólica" que vulnera la posibilidad de que puedan jugar grupos pequeños o jugar entre todos los clubs. El diputado de Compromís, Joan Baldoví, también se ha mostrado muy tajante con el proyecto de estos equipos europeos: "Más allá de las consideraciones de que esto es un club de constructores, jeques y fondos de inversión, no nos gusta el bipartidismo ni el triequipismo. No queremos que la cosa se reduzca a tres partidos en fútbol ni que se reduzca a dos en política", ha apostillado.

Por otro lado, la portavoz del PP en la Cámara Baja, Cuca Gamarra, ha instado a ambas partes a ponerse de acuerdo. Aunque ha reconocido que el "el fútbol también es ese gran anhelo de que el pequeño pueda competir contra el grande y que haya grandes finales", Gamarra no ha valorado el fondo de la propuesta, pero sí ha pedido al Gobierno que ejerza su "responsabilidad", a pesar de que el Ejecutivo ya se ha pronunciado en contra. El portavoz del PDeCAT, Ferran Bel, ha señalado que su partido "ve con cautela" la competición: "Queremos conocer los detalles de la propuesta".

Más noticias