Público
Público

Debate sobre las pensiones El PSOE, dispuesto a estudiar la propuesta del Gobierno para calcular las pensiones sobre los 25 mejores años de cotización

Duras crítica a Celia Villalobos por sus comentarios sobre los jubilados.

Pedro Sánchez junto a Ximo Puig y la presidenta provincial del PSPV Mercedes Caballero, en la asamblea de simpatizantes / EFE-Manuel Bruque

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, indicó que su partido está dispuesto a estudiar la propuesta lanzada por el Gobierno de calcular las pensiones por los 25 mejores años de cotización durante la vida laboral.

Sánchez, en una asamblea celebrada este domingo en Valencia, indicó que primero quiere que el Gobierno concrete dicha proposición en el Pacto de Toledo, aunque indicó que en un principio no le parecía mal, ya que en las asambleas ciudadanas que se están celebrando, varias personas han puesto ejemplos sobre que sus mejores años de cotización no se corresponden con la última etapa de su vida laboral. Así, una señora puso como ejemplo que su marido había cotizado 27 años, pero estuvo desde los 50 años sin trabajar, por lo que le ha quedado una pensión muy baja.

Sánchez advirtió de que quiere conocer con detalle la medida, y ya adelantó que tendrá la oposición de los socialistas si el planteamiento del Gobierno para hacer dicho cálculo tiene penado la consideración de toda la vida laboral o de contabilizar más de 25 años.

El líder socialista, acompañado por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, escuchó durante el encuentro duras descalificaciones contra la ex ministra y diputada del PP, Celia Villalobos, por las consideraciones que hizo en torno a que muchos jubilados cobrarían más años de pensión que de sueldo, o el consejo que dio de ahorrar dos euros al mes para garantizarse el futuro en la vejez.
A Sánchez le sirvieron las críticas para volver a denunciar que el Gobierno del PP lo que busca es acabar con el sistema público de pensiones y reiteró la necesidad de movilizarse para impedirlo. “El riesgo político para este país es que siga gobernando la derecha”, afirmó.

Y, aunque el objeto de la asamblea ciudadana era explicar el futuro de las pensiones públicas, gran parte de las preguntas y de las respuestas de Sánchez giraron en torno a la juventud, ya que muchas de las personas que intervinieron mostraron su preocupación por sus hijos y nietos. “Yo ya no tengo miedo por mí, es por lo que vienen detrás”, afirmó un jubilado en la reunión.

Sánchez explicó sus planes para lo que denomina el “rescate de la juventud” relativos a eliminar el becariado como puesto de trabajo encubierto, ayudas a la emancipación de los jóvenes, facilitar el acceso a la vivienda o planes de empleo. Para el líder socialista, “el problema juvenil es la cuestión de España”.

No faltaron tampoco preguntas a la unidad interna del partido –“esto no es un cuartel”, afirmó-, y tampoco a la posición política del PSOE y del propio Pedro Sánchez, quien aseguró ante esta cuestión: “Mi compromiso es que gobernaré mirando a la izquierda”.

Y, de nuevo, Sánchez arremetió durante toda su intervención contra la inacción del Gobierno. Para el líder del PSOE, “las derechas están en una guerra fría” y eso, según dijo, “lo está paralizando todo”, dejándose de atender los problemas que tienen los ciudadanos.

También intervino en dos ocasiones Ximo Puig -sólo Susana Díaz no ha acompañado a Sánchez en una asamblea ciudadana celebrada en su territorio- para denunciar el descrédito de la Comunidad Valenciana al que la han llevado los casos de corrupción del PP.

Puig sacó pecho de su gestión al frente de la Generalitat estos dos años y los comparó con los gobiernos del PP, “que estaban robando y haciendo trampas para ganar las elecciones”. Así, reivindicó haber puesto en marcha una renta de inclusión y haber bajado los impuestos a las rentas más baja en su tramo autonómico.
Sánchez elogió el trabajo de Puig y del resto de ayuntamientos socialistas y de las políticas que están aplicando. Los viejos enfrentamientos entre ambos parecen haberse olvidado.