Público
Público
Únete a nosotros

Defensa Defensa estudia sancionar al mando de los legionarios fotografiados con armas en una terraza en Catalunya

En una de las imágenes, convertida en viral, se puede ver a varios miliares, con los uniformes correspondientes, en una mesa llena de botellines de cerveza, mientras a su lado, en el suelo, reposan varias armas largas. La normativa prohíbe expresamente consumir alcohol cuando los militares están de servicio o portan armas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La imagen de los legionarios armados en una terraza que ha suscitado polémica. @gabrielrufian

Las polémicas imágenes de un grupo de legionarios de uniforme y con armas sentados en una terraza de Vilafranca del Panadès, confirmadas por el propio Ministerio de Defensa, podrían acarrear sanciones para los militares que protagonizan esas fotos si se demuestra que bebieron alcohol y en particular al capitán al frente de la compañía, tal y como adelanta El País y confirman fuentes del Ejército del Tierra.

En una de las fotografías, convertida en viral, se puede ver a varios miliares, con los uniformes correspondientes, en una mesa llena de botellines de cerveza, mientras a su lado, en el suelo, reposan varias armas largas.

La imagen, que causó estupefacción entre los vecinos de Vilafranca, suscitó numerosos comentarios en las redes sociales: el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ironizó con su actitud con la frase "seguro que después de la cerveza el rifle automático pesa menos", mientras que la CUP de Vilafranca exigió que a los militares que se fueran de la población.

El propio Ministerio se apresuró a decir el pasado lunes que investigará si los militares, unos 70 integrantes de un grupo de legionarios que regresaban de unas maniobras en el norte de Francia, cometieron alguna infracción al consumir alcohol, dejando sus armas a los pies.

La compañía hizo noche en la base militar de Sant Climent Sescebes (Girona) e hizo una parada obligatoria para los conductores de los autobuses a mediodía del sábado junto a un supermercado en Vilafranca del Penedés. Allí los militares pudieron descansar y comprar víveres en el establecimiento.

El martes, el diario La Información aseguraba que fuentes del Ejército de Tierra "desmienten" que los soldados estuvieran bebiendo cerveza mientras portaban fusiles reglamentarios o que se expusieran en un local abierto al público para "provocar", y agregaron que "no existe base alguna para tomar medidas disciplinarias contra ellos", a pesar de que la normativa prohíbe expresamente consumir alcohol cuando los militares están de servicio o portan armas. Además, este medio pone de relieve que"para sancionarles por este motivo habría que haberse practicado una prueba de alcohol" y dicha prueba "no existió".

No obstante, en las imágenes pueden verse las armas en el suelo. Aunque no llevasen munición, podrían haber incurrido en falta grave (artículo 7.19 de la Ley Orgánica 8/2014, de 4 de diciembre, de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas), castigada con multa de ocho a 15 días, arresto de 15 a 30 días o pérdida de destino (art. 11).

Otra cosa diferente es la responsabilidad del mando. Tal y como cuenta El País, "la responsabilidad más clara podría recaer en el capitán que decidió que los legionarios bajaran armados en vez de dejar los subfusiles bajo custodia en los vehículos". "Más grave aún sería si se acreditara que el capitán toleró el hecho de que sus subordinados bebieran alcohol con armas", concluye el citado medio, que a su vez afirma que el incidente será investigado por quien designe el jefe del Ejército de Tierra, general Francisco Javier Varela.

Más noticias en Política y Sociedad