Público
Público

Delitos contra la Corona La Fiscalía archivó todas las diligencias incoadas en 2018 por delito contra la Corona tras la condena de Estrasburgo a España

La Fiscalía asegura en su memoria que debido a la nueva jurisprudencia emanada del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha habido una drástica reducción de este tipo de procedimientos.

El exconcejal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona Josep Garganté quema una foto del rey./ EFE

EFE

La Fiscalía General del Estado archivó las 32 diligencias de investigación incoadas durante 2018 por presuntos delitos contra la Corona al entender que todas ellas carecían de relevancia penal. Así consta en la Memoria de la Fiscalía hecha pública este lunes coincidiendo con la apertura del año judicial en un acto presidido por Felipe VI.

El apartado de la memoria relativo a los delitos contra la Corona subraya que la actividad judicial en este ámbito se ha centrado durante los últimos años fundamentalmente en la investigación de acciones consistentes en la quema de fotografías de los reyes y otros comportamientos injuriosos susceptibles de ser calificados jurídicamente como delitos de injurias a la Corona previstos en el Código Penal.

Añade que debido a la nueva jurisprudencia emanada del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha habido una drástica reducción de este tipo de procedimientos. La nueva jurisprudencia a la que se refiere es consecuencia de la sentencia del 13 de marzo de 2018 en la que este tribunal falló contra España al entender que quemar una foto de los reyes es un acto de legítima "crítica política", y, por tanto, queda englobado dentro del derecho a la libertad de expresión.

Explica la memoria que el camino seguido por la Fiscalía ha sido el de incoar diligencias de investigación ante la recepción de atestados por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y autonómicos para hacer un juicio previo de los hechos que se denuncian y comprobar si cumplen los parámetros de la jurisprudencia.

Por ello se incoaron en 2018 un total de 32 diligencias de investigación que fueron todas ellas archivadas en aplicación de la nueva doctrina europea sobre estos hechos, al entender que carecen de relevancia penal y no sería aceptable castigarlos penalmente al enmarcarse en el ámbito de la crítica política y no personal de la institución de la monarquía en general y, en particular, del Reino de España como nación. Deben entenderse, añade, como una expresión simbólica de insatisfacción y protesta.