Público
Público

Derecha italiana Berlusconi y Salvini negocian unirse para las elecciones de 2023

El ex primer ministro italiano y el líder de la ultraderechista Liga dialogan sobre la creación de un partido único u otras fórmulas con las que concurrir en las siguientes elecciones generales.

Silvio Berlusconi, ex primer ministro italiano.
Silvio Berlusconi, ex primer ministro italiano. Vincenzo Livieri / LaPresse Via ZU / DPA / Europapress

El ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y el líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, negocian actualmente la creación de un partido único u otras fórmulas con las que concurrir en las elecciones generales de 2023. "Ayer me reuní con Salvini y puedo deciros que estamos de acuerdo en todo: hemos hablado de seguir juntos para llegar a una fuerza de centroderecha unida a las próximas elecciones", dijo hoy Berlusconi al intervenir telefónicamente en un acto electoral en Turín.

La derecha italiana concurrió en las generales de 2018 con una coalición formada por 'Forza Italia' (FI) de Berlusconi, la Liga de Salvini y la ultra Hermanos de Italia (FdI) de Giorgia Meloni. Esta coalición resultó la primera fuerza del país, seguida por el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) en solitario, y su fórmula ha sido repetida en las elecciones sucesivas con notable éxito, habida cuenta de que gobierna en catorce de las veinte regiones del país.

El pacto permite a la derecha italiana situarse como primera fuerza en votos pero, en la práctica, los partidos que integran la alianza van por libre en el Parlamento, lo que debilita su acción. Por esa razón en los últimos tiempos se viene hablando de unir formaciones.

Un crecimiento que Meloni ha logrado gracias en parte al papel de única oposición que ejerce al Gobierno de Draghi

Una idea que Salvini tampoco desdeña: "El objetivo es hacer aún más eficaz la acción común en el Parlamento. Hemos dado para una federación (de derechas) y, por lo tanto, en el camino al partido único que Berlusconi imagina para el 2023", señaló el líder ultraderechista tras la reunión. En esa cita no participó una parte cada vez más relevante para la derecha: Giorgia Meloni, la líder de Hermanos de Italia, de la que todas las encuestas pronostican un avance meteórico, hasta el punto de rozar el primado de Salvini en la derecha italiana.


Uno de sus más estrechos colaboradores, Francesco Lollobrigida, portavoz de Hermanos de Italia en la Cámara de los Diputados, aseguró hoy que para su partido "el acuerdo de la actual coalición de centroderecha está bien como está" porque su diversidad proporciona "riqueza". Aunque también reconoció que "seguramente convendría una mayor coordinación" parlamentaria.

Los analistas apuntan que el interés de Berlusconi es evitar la irrelevancia de su partido, que ronda el seis por ciento de los votos y está marcado por sonadas deserciones, mientras que el de Salvini sería postularse como nuevo rostro de la derecha moderada y liberal.

Más noticias