Público
Público

'Derechización' de los conservadores El PP de Casado se reafirma en el giro a la derecha: "Es lo que pedía nuestra gente"

Entre reapariciones de José María Aznar y discursos cada vez más escorados políticamente, los conservadores defienden que hoy España está sociológicamente más a la derecha, y que por tanto toca mantener este rumbo. Pese a ello, en sus intervenciones públicas el líder del Partido Popular mantiene que quieren "seguir en el centroderecha". Casado da nuevos poderes a Adolfo Suárez Illana, al que recurre para teñirse de moderación. 

Publicidad
Media: 2.60
Votos: 5

El expresidente del Gobierno José María Aznar, acompañado por el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, poco antes de su comparecencia ante la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del Partido Popular en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Pablo Casado asegura públicamente que el PP debe "seguir en el centroderecha", pero sin cámaras ni micrófonos el discurso de su formación es bien distinto. Fuentes de la dirección del Partido Popular no sólo reconocen el giro a la derecha impuesto por Casado, sino que se reafirman en que es lo que toca hoy por hoy.

"Ahora estamos conectando con el espectro que se nos fue"; "Estamos en la línea que nuestra gente nos pedía", aseguran. No obstante, este optimismo no se ha visto refrendado por los resultados de los nuevos sondeos y mientras en el PP insisten en la importancia del efecto Casado, hasta la fecha ninguna de las encuestas realizadas en estos casi cien días del nuevo presidente conservador refleja la idea que quiere transmitir Génova.

"Ahora estamos conectando con el espectro que se nos fue"; "Estamos en la línea que nuestra gente nos pedía", afirman desde la dirección del PP

De hecho, más bien al contrario, y sobre la primera cita con las urnas, en Andalucía -el 2 de diciembre- las perspectivas no son nada halagüeñas, hasta el punto de que algunos dirigentes se refieren a la posibilidad de gobernar con el apoyo de Ciudadanos como un "milagro". Pese a ello, Casado mantiene el rumbo. 

La explicación de los dirigentes consultados se basa en que, según distintos indicadores sociológicos, en los últimos meses la población española se ha derechizado políticamente, -"España es más de derechas"-, y por tanto toca "liderar el debate" en este frente. El dato proviene de una encuesta interna, como aseguran desde Génova a Público

Con el evidente cese de las hostilidades contra Ciudadanos, y con un discurso que también persigue asfixiar a VOX, los conservadores defienden que están apostando por "temas transversales", como "la inmigración y los impuestos". "No venimos a ser irrelevantes", sentencian.

Esto casa con una de las ideas más repetidas por Casado, que quiere que el PP vuelva a ser la gran casa del centroderecha -el hogar de todo el que quede a la derecha del PSOE, es su consigna-. "Ocupar el centro no es moverse de sitio, es ampliar el espectro electoral. Tenemos que seguir en el centroderecha y abrirnos a esa sociedad que nos concedió 11 millones de votos", incidió el líder conservador este lunes. Y, pese a su insistencia, entre los suyos hay quienes dudan de que este sea el mejor camino para lograr que el PP gane escaños, o siquiera que pueda mantener los que ya tiene.

Alfonso Alonso, sobre Casado: "Ya se moderará". Ángel Garrido: "Debemos estar en el centro. Si no es así, yo creo que nos equivocaríamos"

De la relevancia otorgada por el líder del Partido Popular a los ultraderechistas de VOX, pasando por su labor de oposición internacional a los Presupuestos de Pedro Sánchez, así como por el mal desempeño de la portavoz parlamentaria, Dolors Montserrat, en la última sesión de control al Gobierno, durante la última semana el presidente de los conservadores se ha granjeado varias críticas entre los suyos, que hasta ahora no habían querido expresar muchas discrepancias con sus formas o su proyecto. 

Este lunes, el líder del PP de Euskadi, Alfonso Alonso, afirmó en una entrevista en El Correo que Casado "ya se moderará", dando por bueno el discurso sobre el viraje ideológico del PP. El domingo, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, se mostraba a favor de que su partido se situase en el centro político: "Debemos estar en el centro: si no es así, yo creo que nos equivocaríamos", afirmó, en entrevista con El Confidencial.

Aznar recupera presencia mediática: el lunes acudió a 'El Programa de Ana Rosa', y el martes presentará su nuevo libro, arropado por Casado

Con todo, el debate no viene de ahora, pero la dirección está decidida a mantener el rumbo -e incluso a virar otro par de grados a la derecha-, pese al riesgo de que Ciudadanos le arrebate una parte mayor de la tarta electoral en las europeas, autonómicas y municipales de mayo de 2019.

Casado hizo campaña a la Presidencia del PP con un discurso impugnatorio de gran parte de la era de Mariano Rajoy: sus constantes llamadas a volver a aplicar el artículo 155 de la Constitución en Catalunya -sin límite temporal y en mayor profundidad-; sus polémicas palabras sobre la inmigración; su desprecio por la Memoria Histórica o su batalla contra lo que denomina "ideología de género" ya han sido cuestionadas por destacados miembros de su partido.

Sin ir más lejos, al inicio de septiembre, en un desayuno informativo, la presidenta del Congreso de los Diputados y dirigente del PP, Ana Pastor, pidió a todos los partidos que volvieran a hacer política de centro.

Sentada junto a Casado, Pastor se declaró feminista, se mostró contundente con el Franquismo -"No estoy con los dictadores"-, e incluso quiso invitar al presidente de la Generalitat, Quim Torra, a que acudiese a explicar su "posicionamientos políticos" ante el pleno de la Cámara Baja. Hoy, la doctrina de su partido es que no hay diálogo posible con los independentistas.

Aznar y Suárez Illana: una de cal y otra de arena

Por otro lado, la llegada al poder de Casado ha permitido el retorno a la esfera pública de José María Aznar, expresidente del Gobierno y uno de los padrinos políticos del líder del PP. Aznar, hoy presidente de FAES -fundación vinculada al Partido Popular hasta 2016-, ha pasado de mantener un perfil mediático bajo a aparecer como mínimo cada par de semanas ante los medios de comunicación; el lunes acudió a El Programa de Ana Rosa, y el martes presentará su nuevo libro, arropado por Casado.

En un único movimiento, el líder del PP le arrebata a Rivera la bandera de la Transición y, a su vez, se vale de la presencia de Suárez Illana para inclinarse más hacia el centro

El presidente del PP da una de cal y otra de arena, y por ello acostumbra a dejarse ver en los actos de mayor postín acompañado por Adolfo Suárez Illana, hijo del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez González. Casado se empeña en vender al hijo del mayor símbolo de la Transición como heredero de su legado, y por ello lo ha convertido en presidente de la nueva fundación del PP, Concordia y Libertad, su particular traje a medida.

Suárez padre es, además, uno de los símbolos más codiciados por Albert Rivera, y Casado no puede permitir que quede en sus manos. En un único movimiento, el líder del PP le arrebata esta bandera y, a su vez, se vale de la presencia de Suárez Illana para inclinarse más hacia el centro político, pero sólo visualmente.

Más noticias en Política y Sociedad