Público
Público

Derogación de la reforma laboral El Gobierno comienza a desmontar la reforma laboral pese al rechazo de la patronal y tras el parón por la pandemia

El Ministerio de Trabajo y los agentes sociales se reúnen para avanzar en asuntos como el calendario y acuerdan reanudar las negociaciones desde el punto en el que se quedaron antes de la pandemia. El Ejecutivo ha trasladado su intención de celebrar un nuevo encuentro el 30 de marzo. Los sindicatos no quieren más retrasos.

Foto de enero de 2020, de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, y los presidentes de CEOE y de Cepyme, Antonio Garamendi y Gerardo Cuervas.
La ministra de Trabajo y los representantes de los agentes sociales en una imagen de archivo. - EFE

El Ministerio de Trabajo, y los principales sindicatos y patronales han celebrado este miércoles la primera reunión tras la pandemia del coronavirus de la mesa de diálogo para la modernización del trabajo, que tiene como uno de sus objetivos principales la derogación de la reforma laboral. 

Los trabajos de este foro ya estaban bastante avanzados y se habían desarrollado antes de la pandemia bajo la dirección tanto de la actual ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, como de la anterior y actual presidenta del Pacto de Toledo, la socialista Magdalena Valerio. El encuentro de este jueves tenía como objetivo cerrar cuestiones de calendario y plazos, antes de entrar en el contenido concreto de las reformas.

Según fuentes del diálogo social, pese a que los sindicatos y el Gobierno insisten en avanzar en la derogación, la patronal sigue cerrada a este supuesto y ha vuelto a rechazar acabar con la reforma laboral. El Ministerio de Trabajo tiene pensado volver a convocar una nueva reunión para el 30 de marzo.

Uno de los acuerdos que se han alcanzado este miércoles es el de no empezar de cero con las negociaciones y partir de los trabajos que se habían desarrollado antes de marzo de 2020, cuando la pandemia de la covid-19 obligó a paralizar este foro del diálogo social, que se centró durante todo el año en medidas para paliar las consecuencias económicas del coronavirus, como los expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE) y sus prórrogas.

Antes de este parón, se había avanzado sobremanera en el denominado primer bloque, que aborda cuestiones como la negociación colectiva, las cláusulas de descuelgue y la subcontratación empresarial. Estos elementos habían sido discutidos y plasmados por escrito en las mesas anteriores a la pandemia y, de hecho, fueron remitidos a la Unión Europea en el marco de las 17 reformas a las que el Gobierno de España se comprometió con Bruselas en materia laboral.

Pero, además, Díaz había anunciado que se iban a abordar en esta mesa "otras muchas nuevas tareas, también remitidas a Europa". Entre las nuevas reformas que se van a abordar en este foro (junto a las que ya se habían discutido antes de la pandemia) la ministra ha mencionado la contratación laboral (uno de los objetivos de Trabajo es simplificar los tipos de contratos para favorecer la contratación indefinida y acotar la temporalidad). "Vamos a estar encerrados como si fuera una oposición", avanzó la ministra.

Díaz también había dejado claro que, si la patronal decide finalmente no sumarse al acuerdo del diálogo social para avanzar en la derogación de la reforma laboral, el proceso continuaría de todas formas: "El diálogo social es un proceso, no un resultado", advirtió.

Grandes diferencias en los agentes sociales

La patronal, sin embargo, sin enrocada y cree que sigue sin ser el momento de abordar la reforma laboral, cuando la pandemia no ha remitido y la crisis económica sigue creciendo. Esta ha sido su posición desde el inicio y, al parecer, no tienen intención de modificarla. Pese a ello, no se levantan de la mesa y seguirán en las negociaciones.

Por su parte, el secretario de Política Sindical de la UGT, Gonzalo Pino, manifestó tras el encuentro en que el objetivo de los sindicatos sigue siendo la derogación de la reforma laboral del Partido Popular.

Los sindicatos ya han advertido que no piensan tener más paciencia para afrontar la derogación de la reforma laboral y recuerdan que es un compromiso acordado entre el PSOE y Unidas Podemos para la conformación del Gobierno de coalición.

Más noticias de Política y Sociedad