Público
Público

El desbloqueo en Navarra abre el camino al PSN y despierta la furia de la derecha

La socialista María Chivite sigue adelante con su hoja de ruta para alcanzar el Gobierno foral, mientras que PP, Ciudadanos y Vox coinciden en atacar a Pedro Sánchez por una supuesta “cesión” al “independentismo”.

Publicidad
Media: 4
Votos: 5

La responsable del PSN, María Chivite, felicita al nuevo presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde. EFE/ Jesús Diges

Nadie dijo que iba a ser fácil. Tampoco rápido. Más allá de las dificultades y de las demoras, la socialista navarra María Chivite ha dado este miércoles un nuevo paso en su larga carrera de fondo para llegar al Gobierno foral. De hecho, acaba de comprobar que lo imposible, a veces, solamente tarda un poco más. En las próximas semanas, Chivite podrá confirmar si ese “poco más” se calcula en días o en años.

23.50 de la noche del martes. Los equipos negociadores del PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra abandonan la sala de reuniones del Parlamento sin tener nada nuevo que contar a los suyos. Al igual que había ocurrido en los dos anteriores encuentros, la imposibilidad de cerrar un acuerdo en torno a la composición de la Mesa de la Cámara era notoria.

El problema del PSN se llamaba EH Bildu. Los socialistas se negaban tajantemente a aceptar que la coalición abertzale formara parte de la Mesa, tal como había propuesto Geroa Bai. La formación de Uxue Barkos planteaba que uno de sus integrantes presidiera el órgano, aunque también reclamaba que EH Bildu ostentara una secretaría.

10.30 de la mañana del miércoles. Los mismos protagonistas de la noche anterior vuelven a repetir la escena: otra reunión y otro fiasco. Sin embargo, aún quedaba una puerta abierta. Una vez iniciada la sesión constitutiva del Parlamento, los negociadores volvieron a reunirse y entonces sí, in extremis, consiguieron un acuerdo para que Unai Hualde, presidente del PNV en Navarra –y parlamentario de Geroa Bai- ocupara la Presidencia, mientras que el PSN se llevaría una vicepresidencia y EH Bildu, sin el apoyo de los socialistas, tendría la Secretaría.

Ahora se abre una nueva etapa. Durante los próximos diez días, Hualde deberá contactar con los distintos grupos políticos para ver quién podría liderar una sesión de investidura. En tal sentido, fuentes próximas a las negociaciones señalaron a Público que el acuerdo alcanzado en el Parlamento de Navarra “facilitará” las conversaciones para tratar de conformar un gobierno progresista. De hecho, los contactos mantenidos para tratar de destrabar la conformación Mesa también apuntaban hacia lo que vendría después, en relación a una posible investidura de Chivite. “Las cosas están mejor hoy que ayer a la mañana”, señalaron fuentes de Geroa Bai.

En cualquier caso, todos los protagonistas son conscientes de que no habrá un final –feliz para algunos, triste para otros- si EH Bildu no lo permite. Está en manos de la coalición abertzale facilitar un gobierno progresista, para lo cual debería abstenerse, o encaminar a Navarra hacia unas nuevas elecciones forales. El plazo para tomar una u otra decisión caducará el 26 de agosto.

“Pago al independentismo”

En ese contexto, las derechas han recrudecido sus ataques hacia el PSOE ante lo que consideran una “traición”. En realidad, el PSN no ha votado la entrada de EH Bidu en la Mesa del Parlamento foral ni tampoco ha mantenido conversaciones con representantes abertzales. Da igual. “En Navarra y en toda España, Sánchez está dispuesto a ceder cualquier cosa para seguir en el gobierno. La Mesa del Parlamento navarro es el primer pago al independentismo, una burda maniobra que consuma la traición de los socialistas a la comunidad foral”, afirmó Pablo Casado poco antes del mediodía desde su cuenta de Twitter.

El PSOE "se asocia con los nacionalistas de Geroa Bai y con los batasunos de Bildu", dice Albert Rivera

“El PSOE boicotea al constitucionalismo en Navarra y se asocia con los nacionalistas de Geroa Bai y con los batasunos de Bildu para regalarles la presidencia del Parlamento y el control de la Mesa. Una inmensa vergüenza”, dijo desde esa misma red social el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. La portavoz de esa formación, Inés Arrimadas, se encontraba en ese mismo instante en Pamplona, donde había presenciado la sesión del Parlamento foral.

Los fantasmas también fueron agitados por la filial de Vox en Navarra. “Este es el principio de una nueva era llena de imposiciones y radicalismos extremos en Navarra. El apoyo incondicional del PSN ha sido cómplice del ultraje en nuestro Parlamento dándole la presidencia al PNV”, sostuvo el partido de ultraderecha.

Más noticias en Política y Sociedad