Público
Público

Desescalada Sánchez se abre a modificar futuras prórrogas del estado de alarma tras salvar la votación en el Congreso

El Gobierno estudiará desvincular las medidas laborales y económicas del estado de alarma y dar más capacidad de decisión a las autonomías. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha negociado con todos los grupos y la aprobación del decreto está garantizada en el pleno de este miércoles tras contar el Ejecutivo, a última hora, con el apoyo de Ciudadanos. En las últimas horas también se granjeó el respaldo del PNV y Coalición Canaria.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, durante su intervención ante el pleno del Congreso de los Diputados en la primera jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. EFE/Juan Carlos Hidalgo
El portavoz del PNV, Aitor Esteban, durante su intervención ante el pleno del Congreso de los Diputados en la primera jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. EFE/Juan Carlos Hidalgo

MANUEL SÁNCHEZ / ALEJANDRO LOPEZ DE MIGUEL

A última hora de la noche del martes, el Gobierno se aseguró de que el Congreso de los Diputados aprobará este miércoles la prórroga del estado de alarma, tras conseguir el apoyo de Ciudadanos. En las últimas horas, además, el Ejecutivo se ha granjeado el apoyo del PNV y de Coalición Canarias, conformándose así una suerte de nueva mayoría en la cámara. 

De esta forma, esta cuarta prórroga, de nuevo para un periodo de 15 días, hasta el 24 de mayo, contará en el pleno de este miércoles con al menos 178 votos a favor (PSOE, UP, Ciudadanos, PNV, Más Páis, Compromís, PRC, Teruel Existe, NC y Coalición Canaria), y 83 en contra (VOX, ERC, JxCat, Bildu, la CUP, Foro Asturias y Navarra Suma). El diputado del BNG ha optado por la abstención.

Al necesitarse más "síes" que "nóes", el PP -que todavía no ha desvelado el sentido de su voto-, ya no podría tumbar la prórroga aunque sus 88 diputados se sumaran al "no", ya que sólo alcanzarían 161 votos en contra. El apoyo del PNV y de Coalición Canaria ha llegado cuando el Ejecutivo ya tenía garantizado el apoyo a la prórroga, si bien logra reforzarle. 

Horas antes de despejarse el resultado de la votación en el Congreso, el Consejo de Ministros había aprobado la propuesta de prórroga del estado de alarma en las mismas condiciones que en anteriores ocasiones, siendo el grueso del contenido casi idéntico al de los anteriores decretos sólo que vinculado a la fase de desescalada.

No obstante, según fuentes consultadas, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aunque tenga el apoyo ya garantizado, está dispuesto a modificar el contenido de futuras prórrogas del decreto de alarma. Previsiblemente se seguirán pidiendo prórrogas hasta que se entre en la fase denominada como "nueva normalidad", y por tanto volverá a necesitar el respaldo de la Cámara Baja.

El Gobierno se abre a desvincular los ERTE y otras medidas sociales de la continuidad del estado de alarma

Una de estas posibles cesiones para granjearse apoyos en la cámara pasaría por sacar del contenido del decreto de estado de alarma las medidas laborales y sociales -los ERTE son la parte del león-, de tal forma que no estén condicionadas a que el estado de alarma esté en vigor para seguir en marcha.

En esta dirección apuntó precisamente el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, el martes. En la rueda de prensa posterior a la reunión de la Junta de Portavoces, a última hora de la tarde, Echenique reconoció que "se podría modificar" la vinculación de estas medidas sociales con el decreto del estado de alarma, si bien incidió en que esos cambios legales "no se podrían llevar a cabo en pocas horas".  

Toda la oposición ha interpretado como un chantaje en toda regla las advertencias de distintos miembros del Ejecutivo relativas a que estas medidas decaerían de no aprobarse el estado de alarma en el Congreso. En las últimas semanas, además, el Gobierno había visto reducirse el número de aliados para sacar adelante estas prórrogas y los sucesivos reales decretos cargados de medidas sociales, y temía proyectar una imagen de debilidad en este pleno. 

De momento, la prórroga cuenta con 178 votos a favor ya anunciados y 77 en contra, pero todavía no está claro el voto de PP 

Así, el Ejecutivo estaría buscando otro encaje legal a estas medidas, manteniendo la esencia de estas prestaciones y mecanismos excepcionales, bien durante un periodo de tiempo concreto, o bien hasta que acabe la crisis sanitaria.

Los sindicatos, según confirmaron a Público, no ven mayores problemas en esta modificación siempre que se mantengan las medidas sociales y laborales, es decir, que los ERTE sigan estando vinculados a una causa de fuerza mayor o que el resto de ayudas a autónomos y desempleados se mantengan como hasta ahora.

De hecho, con la vista puesta en futuras prórrogas del estado de alarma, el Gobierno estaría dispuesto a dar más capacidad de ejecución y de decisión a las comunidades autónomas en los aspectos que están reclamando tanto el PNV como el Govern de Catalunya, para que sean los propios territorios quienes delimiten las zonas y las fases, aunque siempre bajo la supervisión del Ministerio de Sanidad.

Una intensa negociación

En las últimas horas, ha habido una intensa negociación del Ejecutivo para lograr estos apoyos. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, lleva dos días manteniendo contactos al máximo nivel con todas las formaciones políticas para recabar su apoyo, así como con los presidentes autonómicos del PP.

El PP reclama a Calvo un gesto para no votar en contra, lo que haría decaer el estado de alarma, y la vicepresidenta le garantiza que lo habrá

En estas conversaciones, según las fuentes consultadas, Calvo ha puesto sobre la mesa la necesidad de seguir manteniendo el estado de alarma, pero a la vez se ha mostrado dispuesta a algunas cesiones y a asumir algunas reivindicaciones de los partidos.

De hecho, el propio presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez-Feijóo, admitió el martes una conversación con la vicepresidenta y que le pidió más tiempo para asumir sus peticiones. Menos éxito tuvo Calvo con ERC, y sí hubo un acercamiento con el PNV para buscar su abstención. El PP le reclamó un gesto para no irse al "no" y la vicepresidenta le garantizó que lo habría.

Las conversaciones, como afirmó públicamente Echenique el martes, se han mantenido con la máxima discreción, para evitar que los posibles consensos estallen y, de hecho, no se anunció el acuerdo hasta última hora de la tarde del martes.

Más noticias