Público
Público

La detención de Puigdemont provoca alta tensión en el independentismo e impactará de lleno en el proceso de diálogo político

La intervención de la Policía italiana durante la visita del expresident de la Generalitat a Cerdeña conmociona al independentismo catalán y afectará al desarrollo de la ya complicada mesa de diálogo. A las puertas de la conmemoración del 1 de octubre, las movilizaciones se esperan multitudinarias y pueden volver a ser virulentas en algunos casos. El Govern de la Generalitat reúne un gabinete de crisis a la espera de la decisión de los jueces italianos.

Foto de archivo. Carles Puigdemont en una rueda de prensa en el Parlamento Europeo (Bruselas).
Foto de archivo. Carles Puigdemont en una rueda de prensa en el Parlamento Europeo (Bruselas). Jan Van De Vel / Europa Press

La detención del expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha provocado verdadera conmoción entre el independentismo catalán. Siempre ha existido -en estos últimos cuatro años y desde que Puigdemont se instaló en Bruselas después del referéndum y la declaración de independencia de 2017- la posibilidad de que la persistente presión de la justicia española pudiera acabar comportando la entrega del político catalán al Estado español. Sin embargo, su entorno personal, sus abogados y sus compañeros de partido de Junts siempre han defendido que en territorio de la Unión Europea este hecho no se produciría. Pero la detención este jueves a su llegada al aeropuerto de la pequeña ciudad de L'Alguer cogió absolutamente desprevenido a todo el mundo independentista.

"La persecución de Puigdemont es encarnizada y siempre hemos tenido la sensación de que la justicia española podía hacer una jugarreta de este tipo", aseguran fuentes de la dirección de Junts. "No en vano es el enemigo número uno del Estado español", remarcan. Pero estas mismas fuentes reconocen que no se esperaban esta actuación de la Policía italiana. Hay que recordar que ya existe el precedente de la detención de Puigdemont en Alemania, el 23 de marzo de 2018. Aunque finalmente la justicia alemana lo dejó en libertad, después de algunos meses de espera en la cárcel de Neümunster.

El Parlamento europeo le retiró la inmunidad parlamentaria, pero parecía mantener en suspenso las euroórdenes del Tribunal Supremo

Pero hay una diferencia importante y es que desde aquella fecha hasta ahora Puigdemont ha conseguido el acta de eurodiputado. Y aunque el Parlamento europeo le retiró la inmunidad parlamentaria, la ambigua resolución del Tribunal General de la Unión Europea del pasado mes de julio parecía mantener en suspenso las euroórdenes del Tribunal Supremo y darle garantías de tránsito en los países de la Unión Europea. Ahora todo depende de la interpretación de esta resolución que haga el juez de Cerdeña, a disposición del cual ha pasado esta mañana el expresident, después de pasar la noche en la cárcel de Bancali de la ciudad de Sasari, capital del norte de Cerdeña, donde se encuentra la turística ciudad de origen catalán de L'Alguer.

La preocupación es máxima entre el independentismo catalán en este momento. Delegaciones de los principales partidos políticos independentistas tienen previsto trasladarse a L'Alguer. En el caso de Junts, encabezada por la presidenta del Parlament, Laura Borràs. En el de Esquerra, por la secretaria general adjunta del partido, Marta Vialalta, y la eurodiputada Diana Riba. El president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha anulado toda su agenda para este viernes y ha activado un gabinete de crisis en el Palau de la Generalitat desde donde sigue atentamente el último minuto de las noticias que llegan desde Cerdeña. Aragonès también se reunirá con los miembros del Govern y tiene previsto realizar una comparecencia pública a la largo de la mañana. Según fuentes del Palau de la Generalitat, el vicepresident Jordi Puigneró también se encuentra reunido con el president y la consellera d'Acció Exterior, Victòria Alsina, que hace las funciones de enlace con lo que pasa en territorio italiano, ya que se encuentra en Roma en un viaje oficial.

Jordi Sánchez: "Esta es una muestra más de la nula voluntad de diálogo del Estado español"

Más allá de la conmoción provocada por la situación personal de Puigdemont, hay verdadera preocupación en la esfera del Govern sobre el fuerte impacto que la detención puede provocar en el proceso de diálogo político, aún más si fuera entregado a la justicia española. Y la posición del Gobierno español respecto a la cuestión, instando a que Puigdemont responda ante la justicia española, pesa también en este escenario de retorno a la confrontación. Desde el partido de Puigdemont son tajantes y según el secretario general de Junts, Jordi Sánchez, "esta es una muestra más de la nula voluntad de diálogo del Estado español".

En Esquerra Republicana se ha recibido la noticia con una fuerte carga de preocupación por el futuro de Puigdemont, pero también por la fuerte repercusión que el caso, y la reacción del Gobierno español, puede tener sobre la marcha de la incipiente mesa de diálogo que, a pesar de las dificultades, los republicanos consideraban encarrilada. El discurso oficial de Esquerra plantea que "la detención de Puigdemont demuestra una vez más que la represión no es el camino y que el diálogo para solucionar el conflicto político ente Catalunya y el Estado español es más necesario que nunca". Pero fuentes del partido no esconden en privado la preocupación por la situación generada este jueves en Cerdeña. No en vano recuerdan que "el escenario propicio para el diálogo era la ausencia de personas encarceladas". De ahí la importancia de los indultos que permitió quedar en libertad a los nueve dirigentes independentistas presos después de la sentencia del Supremo, con el president de ERC, Oriol Junqueras, a la cabeza. "Ahora puede volver a darse la situación de un nuevo encarcelamiento y nada menos que el expresident de la Generalitat". Una situación que en los dos partidos del Govern atribuyen a "un espíritu de venganza y resentimiento de los jueces españoles".

Coincidencia o no la situación judicial de Carles Puigdemont será una carga de profundidad que puede explotar de forma virulenta en la política catalana

En Esquerra también se muestran convencidos de que hay voluntad en la justicia española de interferir en el proceso de diálogo con sus constantes resoluciones contra el independentismo para dinamitarlo. Coincidencia o no, la situación judicial de Carles Puigdemont será una carga de profundidad que puede explotar de forma virulenta en la política catalana y modificar profundamente la actual coyuntura. Incluso forzando a Esquerra a enfriar los trabajos de la mesa de diálogo y revisar sus relaciones con el gobierno español. La detención de Puigdemont refuerza el discurso de Junts contra cualquier tipo de negociación con el gobierno de Pedro Sánchez. Y la imagen de los dirigentes de Esquerra pactando con el gobierno del Estado mientras Puigdemont entra hipotéticamente en una cárcel española o espera la resolución judicial en una cárcel de Cerdeña sería muy difícil de gestionar. Aunque desde el partido de Junqueras se desvincula al Ejecutivo de Sánchez de la decisión judicial, su posición favorable a la extradición genera mucha incomodidad.

Movilizaciones por el 1 y 3 de octubre

Por otra parte, está la reacción del independentismo en las calles. Las primeras movilizaciones ya se han producido de inmediato e improvisadamente esta mañana con centenares de personas concentradas frente al consulado italiano en Barcelona. Convocadas por la ANC y Òmnium a las nueve de la mañana, hora en que Puigdemont pasaba a disposición judicial en la Corte de Apelaciones de Sasari. La detención de Puigdemont a las puertas de la conmemoración del 1 y del 3 de octubre puede provocar movilizaciones de altísimo voltaje.

Una movilización que, según lo que pase con Puigdemont, se puede convertir en una demostración de fuerza del independentismo

La conmemoración del referéndum de hace cuatro años contará el 1 y el 2 con diversos actos que culminarán en tres marchas desde la Catalunya Nord (en el Estado francés), el País Valencià y la franja de Ponent (Aragón) hacia puntos de Catalunya. Marchas que pueden ser multitudinarias. Y el día 3 se conmemora la gran manifestación y huelga general de respuesta a la dura intervención policial en el referéndum. Una movilización que, según lo que pase con Puigdemont, se puede convertir en una gran demostración de fuerza del independentismo. Al margen de las convocatorias oficiales, hay preocupación también por el hecho de que una entrega de Puigdemont al Estado español genere un alud de protestas virulentas como las que ya se produjeron después de la sentencia del Procés, con dantescos disturbios y enfrentamientos con la policía de centenares de jóvenes en Barcelona y otras ciudades catalanas.

En este sentido, el discurso más duro lo está liderando la CUP. El diputado de la formación anticapitalista, Carles Riera, asegura que "no es el momento del diálogo, es el momento de la movilización y de la confrontación con el Estado para luchar contra la represión. Precisamente para conseguir la negociación política. Lo hemos dicho siempre, con represión no hay posible diálogo ni negociación".

La evolución de uno de los conflictos políticos más importantes de Europa pende de la acción judicial y con repercusiones internacionales que implican desde la justicia española a la italiana

Una vez más, la evolución de uno de los conflictos políticos más importantes de Europa pende de la acción judicial. Además, sus repercusiones internacionales implican tanto a la justicia española como a la italiana, además de la europea e incluso al propio Parlamento Europeo. Es ahí donde están previstas diversas iniciativas parlamentarias sobre la situación del europarlamentario Carles Puigdemont. Ahora solo queda esperar a la decisión que llegue desde Cerdeña.

Fuentes del equipo jurídico de Puigdemont señalan a Público que las opciones que existen, una vez pase a disposición judicial después de su detención este jueves en Cerdeña, pasan porque el expresident quede en libertad en función de su condición de eurodiputado, ya que, aunque el Parlamento Europeo retiró la inmunidad del expresident de la Generalitat, la decisión al respecto del Tribunal General de la Unión Europea cubre su actividad de europarlamentario. Una actividad que sus abogados defienden con el viaje a Cerdeña ya que, además de asistir al encuentro AdifolK de promoción de la cultura popular catalana, tenía previsto reunirse con diversas autoridades de la isla como el presidente de esta región autónoma italiana en condición de eurodiputado.

Más noticias