Público
Público

Día de la Constitución El debate sobre la reforma de la Constitución centra la controversia en su 43 aniversario

Sánchez ha instado este lunes a cumplir la Carta Magna "de pe a pa", Batet ha pedido "lealtad" al texto aprobado hace más de 40 años, mientras que la izquierda ha pedido una actualización del mismo.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet (2i) junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes (d), preside el acto institucional celebrado con motivo de 43 aniversario de la
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el resto de representantes institucionales en el 43 aniversario de la Constitución. Chema Moya / Efe

El debate sobre la necesidad de abordar una reforma de la Constitución se ha instalado este lunes en el Congreso a colación del 43 aniversario del referéndum que avaló la Carta Magna. Un debate que no avista un horizonte claro ante la imposibilidad de modificar el texto constitucional dadas las mayorías que se requieren para ello y que actualmente no se dan (se necesita, al menos, 210 escaños), pero que resurge por las discrepancias que suscita su redacción.

En este contexto, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha pedido "lealtad" a la Constitución española por su carácter de acuerdo, que contiene valores, normas y un programa de construcción del futuro "plenamente vigente", recordando además que la Carta Magna es "expresión de un consenso fundamental".

Durante la conmemoración del 43 aniversario, celebrado por segundo año consecutivo en la Carrera de San Jerónimo con el fin de mantener las medidas de prevención sanitaria, la tercera autoridad del Estado ha pronunciado su discurso ante el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la mayoría de los ministros y de altos cargos institucionales del Estado, de los agentes sociales y de la sociedad civil.

En relación al debate sobre la reforma constitucional del texto aprobado hace 43 años, Batet ha reconocido este lunes: "Podemos estar en desacuerdo con las obligaciones constitucionales y legales, y hasta intentar modificarlas, pero en tanto que vigentes no es cuestionable su cumplimiento".

Por ende, la presidenta de la Cámara Baja ha dejado claro que "quien discute el cumplimiento de la Constitución pretende situarse por encima de ella". Y, en una clara alusión a las derechas y a la ultraderecha, Batet ha exigido "evitar convertir el debate político en constante reproche de inconstitucionalidad, porque dentro de nuestra norma suprema caben múltiples opciones políticas".

Asimismo, "judicializar innecesariamente la política comporta politizar la Justicia, pero sobre todo lleva a desconocer el espacio deliberativo propio de todo sistema político democrático", ha ahondado acerca de las reiteradas críticas de PP, Vox y Cs a las iniciativas aprobadas por una clara mayoría en el Parlamento, y que posteriormente trasladan a los tribunales con el objetivo de tumbar lo que en el poder legislativo no pueden.

En cuanto a las acusaciones que estos partidos vierten sobre los socios del Gobierno, Batet ha recordado que la lealtad a la Constitución también pasa por "asumir que en ocasiones las opciones propias resultan mayoritarias y en otras deben limitarse a ser la alternativa minoritaria. Ser leal a la Constitución es aceptar la legitimidad del triunfo del otro y asumirlo, con el esfuerzo de llegar a acuerdos mediante la discusión y el debate".

Sánchez insta a "cumplir de pe a pa" todos sus artículos

Previamente, el presidente del Gobierno ha aprovechado este acto para instar a "cuidar la Constitución", lo que conlleva "cumplir de pe a pa" todos sus artículos, "desde el primero al último". Y es que, la Carta Magna trajo a España derechos, libertades, concordia y convivencia" cuando antes, debido a la dictadura de Francisco Franco, había "odio y tiranía".

Por los micrófonos del patio también han pasado los diputados de En Comú Podem Gerardo Pisarello y Jaume Asens. Este último, también presidente del espacio confederal en el Congreso, ha afeado las recientes palabras de la ministra de Defensa, Margarita Robles, en las que aseguraba que la Constitución no precisa de una reforma. "La Constitución no es un punto de llegada, es un punto de partida; las constituciones que no admiten reformas están condenadas a morir", ha reclamado.

Otros que también ha apelado a la necesidad de modificar esta ley de leyes, pero que un año más no han estado presentes en el acto conmemorativo, han sido las fuerzas soberanistas de Catalunya, Euskadi y Galicia. Así, en un texto firmado por ERC, EH Bildu, Junts, la CUP, BNG, Mès per Mallorca y Mès per Menorca, estos partidos han denunciado el "agotado" modelo autonómico de descentralización surgido en el marco de la Constitución.

A lo que se le suma el "evidente déficit de legitimidad" que refleja la Carta Magna al impedir a la mayoría de la población la oportunidad de poder decidir sobre cuestiones capitales, como la monarquía o el modelo territorial. "Esta Constitución se sitúa como impedimento estructural de un futuro en democracia para nuestras naciones, siendo indispensable su reforma radical tanto en modelo de Estado como en derechos sociales", reza la declaración.

En la misma línea se ha pronunciado el portavoz del PNV, Aitor Esteban, desde Bilbao. "Para nosotros lo primordial es el reconocimiento de la nación vasca, un reconocimiento de la bilateralidad entre las instituciones del Estado y las instituciones vascas, la necesidad de un árbitro neutral, ya que el Tribunal Constitucional no cumple esa función, y el derecho a decidir", ha expuesto de cara a una improbable reforma de la Carta Magna.

Estas aspiraciones para actualizar la Constitución a las necesidades actuales son vistas desde la derecha como un "revisionismo casi suicida", como ha calificado el líder del PP, Pablo Casado. Asimismo, pese a pactar con la ultraderecha en diferentes territorios, el presidente del principal partido de la oposición ha llamado a defender "todos juntos" la Carta Magna "con un proyecto en el que quepamos todos".

Una lección que también ha pretendido dar la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la cual ha reivindicado la Constitución en su 43 aniversario días después de poner en marcha junto a Vox el retroceso en derechos y libertades con la derogación de las leyes LGTBI de la región.

Más noticias