Público
Público

Parlamento Europeo Los candidatos a la Comisión Europea deben aclarar sobresueldos y acciones en grandes empresas

A partir de esta tarde los nominados de cada país a la dirección de la Comisión Europea se enfrentan al examen del Parlamento. El nombre de la cartera de Protección del Estilo de Vida Europeo del griego Schinas y los presuntos pagos de un lobby que recibió la francesa Goulard en su época de europarlamentaria son algunas de las grandes controversias.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Banderas de la UE en las oficinas de la Comisión Europea en Bruselas. / Reuters

Los llamados a ser comisarios europeos durante los próximos cinco años se enfrentan a partir de hoy al examen de la Eurocámara: su última prueba antes de formar parte del Ejecutivo que presidirá la alemana Ursula von der Leyen. A partir de esta tarde y hasta el próximo martes 8, todos los candidatos pasarán por la cámara para responder durante tres horas a las preguntas de los parlamentarios, que decidirán si dan el visto bueno al equipo al completo en su sesión plenaria del próximo 23 de octubre, de cumplirse el calendario previsto.

Los interrogatorios son una de las oportunidades más importantes del Parlamento para controlar al Ejecutivo. Aunque suelen pasar la mayoría de los nominados, los eurodiputados siempre suelen rechazar a alguno. Desde que se instaurara el examen en 1995, ha habido cinco candidatos que han caído en otros tantos procesos de selección.

Y en esta ocasión hay varios nombres que levantan cejas. La francesa Sylvie Goulard, investigada por un caso de contratación fantasma de un asistente cuando era eurodiputada, es quizá quien peor lo tiene. Otros de los que pueden tener problemas son el polaco Wojciechowski y el griego Schinas, al que le caerán golpes por el nombre que von der Leyen ha asignado a su cartera: Proteger el Estilo de Vida Europeo. Polémico sobre todo porque el cargo incluye competencias en migración.

De momento, dos de los nominados, la rumana Rovana Plumb y el húngaro László Trócsányi, ya tienen sus candidaturas congeladas y no podrán ni presentarse al examen de esta semana. La comisión parlamentaria de Asuntos Jurídicos dirimió la semana pasada que tienen conflictos de interés que les incapacitan. Las razones oficiales de este conflicto no han trascendido ya que el proceso es confidencial pero, según la co-portavoz de la Izquierda Unitaria, Manon Aubry, y otras fuentes, Plumb tendría pendiente un préstamo de más de 100.000€ con alguien relacionado con la cartera de Transporte que se le había asignado. Por su parte, Trócsányi no habría aclarado la relación que tiene con un bufete legal del que es copropietario y además tendría relaciones sospechosas con Rusia.

La francesa Goulard tendrá que justificar supuestos pagos de un lobby en su época de europarlamentaria. / Reuters

Los eurodiputados han tenido que confirmar esta mañana su voto ya que al parecer la notificación que la presidenta de la comisión parlamentaria había enviado al presidente de la Eurocámara, David Sassoli, no era lo suficientemente clara. Ahora, von der Leyen deberá que decidir qué hace: lo más probable es que pida a los países dos nuevos nombres. Sobre el papel, podría cambiar las carteras de los nominados, pero sería un movimiento que muchos verían en Bruselas como una provocación a la independencia del Parlamento.

Para pasar el corte, la portuguesa Ferreira ha tenido que vender acciones en una empresa que podrían haber constituido un conflicto de interés, mientras que Josep Borrell no ha tenido que vender las suyas en Iberdrola, Bayer y BBVA. Un doble rasero que Aubry ha denunciado como sospechoso: los países pequeños y del Este habrían tenido que pasar criterios más exigentes que las grandes capitales.

A la espera de resolverse el caso del húngaro y la rumana, el eslovaco Maroš Šefčovič será el primero de los 24 candidatos en enfrentarse a la prueba de fuego del interrogatorio. Borrell lo hará el lunes que viene, mientras que el Reino Unido no ha enviado a nadie, ya que está en proceso de salida. Cada una de las pruebas durará unas tres horas, en las que los eurodiputados plantearán una serie de 25 preguntas tras una presentación inicial del candidato de 15 minutos.

Después de cada audiencia, los coordinadores de todos los grupos políticos se reunirán para votar, por dos tercios, si dan apoyo al candidato

Después de cada audiencia, los coordinadores de todos los grupos políticos se reunirán para decidir si dan apoyo al candidato. Tienen que hacerlo por dos tercios. Si no, la audiencia se reanudaría. Los presidentes de las comisiones pondrán en común los resultados el 17 de octubre y decidirán si convocan el voto final en sesión plenaria para el día 23.

Para que se cumpla este ajustado calendario, von der Leyen y Sassoli deben resolver el entuerto de los candidatos con conflictos de interés a tiempo, además de encontrar reemplazos rápido si alguno de los nominados cae en las audiencias. Si lo consiguen, la nueva Comisión Europea tomará posesión el 1 de noviembre.

Audiencias de alto riesgo

La primera de las audiencias con polémica será la del polaco Janusz Wojciechowski, candidato a la cartera de Agricultura, que visitará la Eurocámara el martes por la tarde. El polaco, al que oficina europea de anti-corrupción (OLAF) recomienda que devuelva más de 11.000 euros por gastos no justificados durante su época de europarlamentario, se enfrentará también a quienes duden de él por ser expresidente del Tribunal de Cuentas de su país, cuyo gobierno está bajo la lupa de Bruselas, acusado de violar el principio de independencia judicial.

Sylvie Goulard será una de las que más difícil tenga pasar por su polémica en torno a pagos de un lobby

El miércoles por la mañana le tocará el turno al belga Didier Reynders, que tendrá un paso algo más sencillo de lo esperado, ya que un tribunal de Bruselas archivó el viernes pasado una causa contra él por blanqueamiento de dinero y corrupción. Por su parte, los eurodiputados españoles preguntarán a Reynders, candidato a la cartera de Justicia, si confirma que estudiará lanzar un proceso para modificar la euroorden, algo que dijo como parte de las respuestas escritas preliminares que tanto él como el resto de los candidatos enviaron la semana pasada.

A continuación pasará por el estrado la francesa Sylvie Goulard, candidata a la cartera de Mercado Interior, que incluye competencias en Defensa, y políticas del mundo digital y del espacio. La francesa puede ser una de las que más dificultades tenga para pasar: OLAF y la Policía francesa están investigándola por un presunto caso en el que pagó el sueldo a un asistente durante varios meses aunque este ya no trabajaba para ella, por un total de 45.000 euros. El diario francés Libération destaca además que habría recibido más de 10.000 euros mensuales de sobresueldos de un ‘think tank’ estadounidense en 2013 y 2014, cuando era diputada europea.

Schinas liderará la cartera de Protección del Estilo de Vida Europeo. / Reuters

La audiencia de Margaritis Schinas será otra de las que dará que hablar. El griego es candidato a ostentar la cartera de Proteger el Estilo de Vida Europeo, un título del que él mismo parece rehuir y que es posible que deje caer durante el interrogatorio, ya que socialistas, verdes e izquierda han avisado que no lo apoyarán si no lo hace. El exportavoz jefe de la Comisión, puede recibir acusaciones también de falta de experiencia en migración, uno de los temas de su amplia cartera, que también incluye competencias en seguridad, derechos sociales, cultura, deporte y juventud.

El lunes que viene será el turno de Josep Borrell, que ocuparía el puesto de vicepresidente y Alto Representante y tendrá que explicar las principales líneas de la política exterior que pretende para la UE. El martes de la semana que viene, acudirán al Parlamento los candidatos a las tres vicepresidencias ejecutivas, los vértices del triángulo sobre el que se asentará la dirección de von der Leyen: Valdis Dombrovskis (asuntos económicos), Margrethe Vestager (desarrollo digital y competencia) y Frans Timmermans (Nuevo Acuerdo Verde).

Si se cumplen los plazos -y es algo que está por ver-, el nuevo equipo de von der Leyen tomará posesión de la Comisión Europea el 1 de noviembre, justo el día después de que el Reino Unido salga de la UE, si los británicos no piden una nueva prórroga. El brexit no será la única patata caliente que heredará la nueva administración: la reforma de la unión bancaria, la creación de un sistema de asilo común que funcione, y las relaciones con EEUU y China en un momento de alta tensión internacional serán algunos de sus mayores retos.

Más noticias en Política y Sociedad