Público
Público

La dirección del PSOE, indignada con Zapatero, Blanco y Chacón

Ferraz cree que no están siendo leales al secretario general y que intentan desestabilizar al PSOE

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado septiembre, en un acto de homenaje al fallecido David Taguas. EFE

MANUEL SÁNCHEZ

MADRID.- La dirección del PSOE ha decidido pasar a la ofensiva y dar la batalla contra lo que considera un intento de desestabilizar al partido y al actual secretario general, que dicen que proviene directamente del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero y de su equipo de confianza. En concreto, citan dos nombres: José Blanco y Carme Chacón.

Fuentes cercanas al secretario general apuntan que desde hace semanas conocen los movimientos del ex presidente, quien no pierde ocasión para comer o tomar café con destacados dirigentes socialistas para desacreditar a Sánchez y decir que la única solución del PSOE es Susana Díaz.

Por ello, en Ferraz causaron sorpresa las palabras de Zapatero de que mantiene la lealtad con su secretario general, sobre todo, cuando en ningún momento comunicó su reunión con Pablo Iglesias, en contra de lo que dijo el ex presidente.

Pedro Sánchez no supo en ningún momento de la reunión del ex presidente con Pablo Iglesias

Desde Ferraz se afirma que Pedro Sánchez seguirá con su hoja de ruta, con su agenda política y con su determinación a presentarse a las primarias como candidato a la Presidencia del Gobierno y, de eso, nadie lo va a mover. Eso sí, han dolido actitudes que se están viendo a nivel interno y con declaraciones entre líneas que sólo buscan debilitar el liderazgo de Pedro Sánchez.

Consideran que José Blanco está maniobrando también contra el actual secretario general y lo achacan a la exigencia de la dirección de que devuelva los 140.000 euros que costó su defensa en el llamado caso Campeón y que cargó a las arcas del partido. Blanco, acérrimo defensor en un principio de Sánchez frente al “izquierdoso” Madina, cree ahora que no es el candidato que necesita el PSOE.

En Ferraz también están dolidos por la actitud de Carme Chacón, que es miembro de la Ejecutiva Federal por expreso deseo de Pedro Sánchez, pero que recientemente ha dicho que ella siempre ha sido de Susana Díaz.

El equipo de Sánchez dice que está dispuesto a pelear contra actitudes que consideran mezquinas y desleales

Y a esto se une la amistad de Chacón con el rector de la Universidad de Washington, que fue quien envió el tuit ninguneando a Pedro Sánchez por haberse perdido en el acto que tenía concertado en su reciente viaje a EEUU. “Hay casualidades muy raras”, afirman desde la dirección del partido.

Todo ello apunta a que Ferraz no se va a achantar en este pulso y dudan mucho que lo tengan perdido. Dicen que prefieren el juego limpio y la lealtad, pero que están dispuestos a pelear contra actitudes que consideran mezquinas y desleales.

En todo caso, se busca tranquilizar el partido, ir en las mejores condiciones a las elecciones municipales y autonómicas, y que luego decida la militancia quién quiere que sea el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno. Eso sí, Sánchez no se va a arrugar.