Público
Público

Dirección PP Fernández Díaz, Ayuso, Álvarez de Toledo, Erguido... los nombres que escuecen en Génova

"Esa persona de la que usted me habla", decía Rajoy en 2014. Con esta archiconocida frase trataba de desvincular al PP de algunos de sus exdirigentes, como Rodrigo Rato. Ahora Pablo Casado se enfrenta a una problemática similar. 

La exportavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso y  el secretario general Teodoro García Egea. Fuente: PP
La exportavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso y el secretario general Teodoro García Egea. Fuente: PP

marta monforte

En el año 2014 un Mariano Rajoy acechado por la corrupción que involucraba al exvicepresidente Rodrigo Rato en el escándalo de las tarjetas de B de Caja Madrid, pronunció una de sus icónicas frases al referirse a él como "esa persona de la que usted me habla". Rato se unió a una larga lista de exdirigentes del PP innombrables, como Ignacio González, Eduardo Zaplana, Luis Bárcenas, Francisco Camps o Jaume Matas. Ovejas negras, descarrilados, apestados. Cuatro años después de pronunciar esa frase, Rajoy fue desalojado de La Moncloa mediante una moción de censura tras la sentencia de la Gürtel.

Ahora es el sucesor de Rajoy, Pablo Casado, quien se enfrenta a otras "personas de las que usted me habla". La dirección nacional del Partido Popular lleva semanas lidiando con un incesante goteo de informaciones que vinculan a su formación con presuntas tramas delictivas como el caso Kitchen, que se ha saldado con la imputación por parte de la Audiencia Nacional del exministro del interior Jorge Fernández Díaz por el espionaje ilegal a Luis Bárcenas. En un primer momento Casado trató de desvincularse del asunto alegando que eran "investigaciones judiciales que vienen de tiempos pasados" cuando él solo era un "diputado por Ávila" que "no tenía responsabilidad en el partido".

Días más tarde, Casado fue más contundente y prometió ejemplaridad contra la corrupción. El líder del PP garantizó que no dejaría "pasar ni una" con "cualquier conducta no ejemplar": "Quien la haga la va a pagar", fueron sus palabras. Aun así, destacó que no había afiliados del PP imputados (la imputación de Fernández Diaz se produjo esa misma semana) y destacó que en su partido habían tenido "mucha experiencia" en el pasado con "penas de telediario" que luego quedaron "en nada".

Jorge Fernández Díaz

El extitular de la cartera de interior le está poniendo las cosas difíciles a la directiva, que esperaba que éste renunciara de manera inmediata a la militancia tras ser llamado a declarar por la 'Kitchen', lo que se saldó con la apertura de un expediente informativo por parte del PP. Una renuncia que todavía no se ha producido y que Fernández Díaz no está dispuesto a realizar porque "sería reconocer su culpabilidad", según trasladó al diario ABC.

El líder del PP, Pablo Casado, y el exministro Jorge Fernández Díaz, durante un acto de campaña electoral en el año 2015. EFE

Las sospechas sobre la implicación de Fernández Diaz como cabeza visible de la policía patriótica y su presunto espionaje al extesorero del PP -con la intención de arrebatarle información sensible que pudiera afectar al partido- preocupaban a Génova desde hace meses. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, se cubrió las espaldas y no integró a Fernández Díaz en la lista del Parlamento Europeo, tal y como éste había solicitado para conservar su condición de aforado. Sin embargo, Casado sí lo mantuvo en la Ejecutiva del partido, tal y como reveló Público, como secretario de Interior y Libertades.

Isabel Díaz Ayuso

La caótica gestión de la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso, que se ha visto sobrepasada por el aumento de casos de covid-19 en la región -que sitúan a Madrid a la cabeza de Europa-, ha caído como un jarro de agua fría en la dirección de Génova 13, que situaba a Madrid como "el ejemplo" de lo que harían a nivel nacional si gobernasen, en palabras del líder del PP.

Pese a que Casado y su núcleo duro respaldan públicamente a la conservadora, hay "inquietud" en la dirección por la imagen de "inseguridad" e "improvisación" que está dando el gobierno de la Comunidad de Madrid a este respecto y Ayuso está cada día más cuestionada en el partido. "No se puede poner al frente de una comunidad autónoma a una persona cuya trayectoria es escribir tuits con gracejo", señalaba recientemente una voz de la dirección popular a Público.

Es más, la estrategia de la presidenta madrileña ha cambiado en los últimos días: de situarse en el centro de todas las polémicas a tratar de no sobreexponer su imagen en exceso, dando paso a su vicepresidente, Ignacio Aguado, y también a otros perfiles más técnicos para dar cuenta de la situación actual e informar sobre posibles nuevas medidas.

Cayetana Álvarez de Toledo

La exportavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, continúa dando guerra a la dirección como diputada rasa. La suya fue una apuesta de Casado – a la que fichó tras su dimisión en 2015 por desavenencias con el gobierno de Mariano Rajoy- que resultó un fracaso. Antes de su nombramiento, el líder del PP ya encontró con cierta resistencia interna por parte de algunos barones. Pese a ello, la eligió como la 'cara visible' en la Cámara Baja. Apenas duró un año en el cargo. "Nunca he apostado tanto ni con tanto riesgo por nadie en mi vida política", admitió Casado días después de cesarla.

Álvarez de Toledo se despidió de su cargo en la portavocía del grupo popular convocando una rueda de prensa en la que ni Casado ni Teodoro García Egea salieron muy bien parados.  "El señor Casado considera que mi concepción de la libertad es incompatible con su autoridad", dijo. "Desde el minuto uno el secretario general intentó restringir al mínimo la dirección del grupo parlamentario", censuró. "Un partido político no es un ejército que se pueda dar orden y mando, ni una secta que es una forma de esclavitud… Bajo esa visión sólo prosperan personas que repiten consignas de manual fabricadas por las sedes de los partidos políticos", fueron algunas de sus lapidarias frases, nada bien recibidas en Génova.

Pablo Casado en una rueda de prensa acompañado de Ana Pastor, Teodoro García Egea, Cayetana Álvarez de Toledo y Guillermo Mariscal en el mes de noviembre. EDUARDO PARRA / EUROPA PRESS

Hace unos días, reveló que la dirección popular había vetado su presencia en los plenos del Congreso. "No pudo ser; se me explicó por la dirección del grupo que sólo pueden asistir los 44 diputados más importantes", dijo a través de un nuevo canal de comunicación que la exportavoz ha llamado CATilinarias.

David Erguido

David Erguido, exsenador y actual diputado madrileño del PP, deberá dar cuentas por su vinculación en la trama Púnica por, presuntamente, beneficiar presuntamente a una empresa de eventos apadrinada por Francisco Granados cuando el ahora senador era concejal de Algete. La fiscalía, en el escrito elevado al juez el pasado 15 de julio, aprecia delitos de malversación, cohecho y prevaricación aunque precisan que los dos primeros estarían prescritos.

Erguido es también presidente del Comité Electoral del PP madrileño y miembro del núcleo más cercano de Casado. Formó parte del equipo de redes sociales de su campaña y su presencia en la sede de Génova 13 era habitual. Recientemente renunció a su escaño de senador después de trascender que al final prestará declaración voluntariamente en la Audiencia Nacional el próximo 23 de octubre. No obstante, no ha abandonado su acta de diputado en la Asamblea de Madrid porque, a su juicio, "le han votado los ciudadanos".

En Génova tienen las alertas activadas, mas en marzo de 2018, el exgerente de Waiter Music José Luis Huerta admitió ante el juez García-Castellón que organizó actos electorales del PP en Madrid y que no los cobraba, al mismo tiempo que resultaba adjudicatario de la planificación de las fiestas de numerosas localidades de la comunidad.

Francisco Martínez (y Mariano Rajoy)

El volcado del teléfono incautado al ex número dos de Interior del Gobierno del PP Francisco Martínez Vázquez ha revelado la existencia de mensajes y archivos que son claves en la investigación del espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas montado dentro de la Policía Nacional y desde el propio Ministerio del Interior en el año 2013. "Voy a contarle al juez todo lo que sé", aseguró recientemente durante una entrevista a El País.

El que fuera secretario de Estado de Seguridad, uno de los cargos más relevantes del Ministerio de Interior, asegura que su misión era "firmar talones para el pago de fondos reservados. En la dirección del PP temen que Martínez -o 'Paco', como es conocido en el PP- pueda acabar involucrando al propio Mariano Rajoy y que éste sea citado en calidad de investigado ante la justicia. En ese caso, Génova se encargarían de romper vínculos por completo con el expresidente.

Respecto a Martínez, Casado dijo que no estaba preocupado porque éste “no era afiliado al PP. Hasta hace poco más de un año, todavía era diputado en el Congreso. Teodoro García Egea también lo dejó fuera de las listas electorales de cara a las elecciones de abril de 2019, lo que molestó profundamente a Martínez. Es más, acabó pidiéndole explicaciones a Rajoy por ello.

Más noticias de Política y Sociedad