Público
Público

Discrepancias en el Gobierno de coalición Sánchez pide al PSOE rebajar la tensión con Unidas Podemos, centrarse en lo que el Gobierno hace bien y evitar polémicas

Asume que hay convivir con la estrategia del partido morado de airear discrepancias, pero da a entender que no hay ningún riesgo de ruptura ni de cambios. Unidas Podemos admite que hay tensiones, pero no cree que el Ejecutivo corra peligro.

Sánchez e Iglesias presentan las claves de los PGE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, durante la presentación de los Presupuestos Generales del Estado. (Fuente: Moncloa).

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quiere rebajar la tensión en el Gobierno con Unidas Podemos, y así se lo hizo saber este lunes a la Ejecutiva Federal del PSOE, donde defendió centrarse en lo que el Gobierno "hace bien" y trasladar lo positivo de la gestión del Ejecutivo de coalición, evitando confrontaciones estériles.

Sánchez apuntó durante la reunión que asume que la estrategia de Unidas Podemos de mostrar las discrepancias públicamente se va a mantener, pero dio a entender que hay que convivir con ello, intentando buscar puntos de encuentro pero, sobre todo, llevar a la ciudadanía la acción del Gobierno y los acuerdos que se están alcanzando.

El líder del PSOE también evitó polemizar sobre Unidas Podemos en torno a si hace o no una condena explícita de la violencia, y se limitó a decir que el PSOE mantiene su condena rotunda y sin concesiones contra la violencia que se ha producido estos días en las protestas por el encarcelamiento de Pablo Hasél.

En la misma línea se expresó el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, quien en este aspecto indicó que "la violencia está en las antípodas de la libertad de expresión y ninguna reivindicación se defiende a pedradas ni incendiando las calles", dijo. Pero estuvo muy prudente en valorar la posición de Unidas Podemos en este asunto. "Supongo que son consciente de sus palabras y de sus silencios", se limitó a decir.

Y en cuanto a la situación que vive el Gobierno de coalición, Ábalos reconoció que cada día "se perfilan más las diferencias entre los dos partidos que conforman el Gobierno", pero lo consideró algo propio de un Ejecutivo de coalición. "Era algo esperable, y no nos sorprende", dijo.

Sin embargo, a continuación, el dirigente socialista añadió que lo que hay que poner el acento "es en políticas concretas, y dejar un lado las cuestiones domésticas", afirmó.

Para el secretario de Organización del PSOE, el Gobierno está compuesto por dos partidos diferentes con culturas políticas y trayectorias distintas, pero enfatizó que las diferencias internas también se dan en gobiernos monocolor y lo que no hay que hacer es sobrevalorarlas. 

En el PSOE hay la sensación de se recompondrá la situación y no existe el más mínimo riesgo de ruptura

En el PSOE está instalada la sensación de que si el enfrentamiento fuera a mayores, Sánchez e Iglesias encauzarán la situación, "porque ninguno de los dos quiere romper", dijo un dirigente socialista.

La impresión generalizada tras la reunión de la Ejecutiva Federal es que Sánchez quiere pasar página de los últimos días envueltos en disputas diversas entre los dos partidos, dando por hecho que se recompondrá la situación y que no hay el más mínimo riesgo ni de ruptura, ni de que Sánchez destituya a Pablo Iglesias o a los ministros de Unidas Podemos como solicita la oposición o hasta ex dirigentes de su propio partido.

"No es el peor momento, ni el Ejecutivo está en peligro"

Por otra parte, para Unidas Podemos el Gobierno es el foro donde "se dan los debates políticos de verdad, sobre contenidos y políticas concretos", ya que consideran que el Parlamento está monopolizado por una estrategia de "tierra quemada" de la derecha y la ultraderecha, que "han abandonado las propuestas" para centrarse "en el ruido", según informa Alexis Romero.

Bajo esta premisa, los de Pablo Iglesias admiten que existen tensiones en el seno del Ejecutivo y que la jugada del PSOE con la denominada ley Zerolo marcó un antes y un después en la coordinación que mantenían los dos socios de Gobierno hasta ese momento.

Sin embargo, no comparten que este sea el peor momento de la coalición y no creen que el Ejecutivo corra peligro. En negociaciones muy enquistadas, que normalmente han terminado derivando en un conflicto entre los socialistas y la formación morada, han sido Sánchez e Iglesias los que han encarrilado las relaciones y calmado las aguas en algunos momentos.

Sin embargo, pese a que el presidente y el vicepresidente segundo no han mantenido encuentros frecuentes en las últimas semanas (una situación que en Podemos achacan, sobre todo, a la agenda de las elecciones catalanas), los de Iglesias no creen que sea necesario que se produzca una de estas reuniones para solventar los desencuentros más enquistados. "Que no se hayan visto Iglesias y Sánchez, a lo mejor es más indicativo de que las cosas no van tan mal como parece, de que vayan tan mal como se dice", apuntan en este sentido.

Más noticias de Política y Sociedad