Público
Público

Disturbios en Vallecas El Gobierno niega que Abascal se saltara el cordón policial en Vallecas pese a las evidencias que demuestran lo contrario

El propio líder del partido de extrema derecha comunicó sus intenciones al inicio del mitin: "Vamos a bajar de este atril y vamos a caminar los escasos metros que nos separan de quienes están cometiendo un delito electoral".

El líder de Vox, Santiago Abascal, rodeado por la Policía a su llegada al mitin del partido de ultraderecha en Vallecas, Madrid.
El líder de Vox, Santiago Abascal, rodeado por la Policía a su llegada al mitin del partido de ultraderecha en Vallecas, Madrid. Javier Soriano / AFP

El Gobierno ha negado a través de una respuesta parlamentaria que el líder de la formación de extrema derecha de Vox, Santiago Abascal, se saltó el cordón policial que desencadenó los altercados en Vallecas durante la precampaña de las elecciones madrileñas. Y todo ello a pesar de los vídeos y testimonios de los presentes que demuestran cómo empezaron realmente los acontecimientos.

El partido ultra eligió la mítica Plaza Roja del Puente de Vallecas, feudo histórico de la izquierda en Madrid, para presentar su candidatura a los comicios autonómicos, lo que desde un primer momento se vio por los vecinos del barrio como una "provocación", según denunciaron a este medio. Instantes antes de que comenzara el acto de precampaña de Vox, el pasado 8 de abril, un fuerte cordón policial separaba a los asistentes al mitin (alrededor de 200 personas), así como a las decenas de periodistas y fotógrafos, de los centenares de manifestantes que protestaban de forma pacífica contra la presencia del partido de extrema derecha.

Santiago Abascal fue el primero en tomar la palabra, pero los antifascistas del barrio hacían más ruido. Fue entonces cuando el líder de Vox se bajó del atril, acompañado de escoltas, dirigentes del partido y afines para encararse con los manifestantes, saltándose previamente el cordón policial. A partir de este momento, los agentes de la UIP cargaron contra los vecinos de Vallecas y algunos periodistas. Botellas y piedras volaron desde la zona de césped que rodea la plaza hacia el centro de la misma. También, desde este lado, fueron varios los seguidores de Vox que devolvieron vía aérea algunos de estos objetos.

El propio Abascal comunicó previamente sus intenciones: "Vamos a bajar de este atril y vamos a caminar los escasos metros que nos separan de quienes están cometiendo un delito electoral". Además de los vídeos existentes de la escena que demuestran cómo transcurrieron los hechos, fuentes policiales señalaron al líder de Vox por los disturbios en Vallecas. "Si no hubiera hecho de policía, tal vez no habría 21 agentes heridos", comentaron funcionarios en declaraciones al diario ABC.

El Gobierno responde sobre los hechos tras unas preguntas registradas por EH Bildu

Con todo, el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu registró al día siguiente varias preguntas al Gobierno con solicitud de respuesta por escrito para conocer los detalles de los acontecimientos. "¿Cuál fue el cronograma de los hechos?", "¿Por qué se permitió al líder de una formación ultra romper el cordón policial e ir a provocar a unos vecinos del barrio?" o "¿Cuál fue el motivo por el que se golpeó por parte de los agentes a posibles menores que no tenían relación alguna con los incidentes?", fueron algunas de las cuestiones.

De esta forma, sobre la actuación de Abascal, el Gobierno ha respondido, a través de un escrito al que ha tenido acceso Público, que "un miembro del partido convocante se acercó hasta el cordón policial, sin romperlo, para recriminar la actitud del grupo contrario, produciéndose en esos momentos una reacción de las personas situadas fuera del cordón policial contra los propios policías, consistente en insultos y agresiones, por lo que la fuerza actuante se vio en la obligación de dispersar a estas personas a fin de garantizar el normal desarrollo de la concentración y el mantenimiento de la seguridad ciudadana. Para ello, se utilizaron los medios de defensa reglamentarios de forma proporcionada y selectiva sobre los más violentos".

En cuanto a las imágenes de un agente de la UIP lanzando piedras a los vecinos, el Ejecutivo ha señalado que se "ha iniciado una investigación". Sobre el resto de actuaciones policiales, añade que "no se han observado actitudes incorrectas". En total, las protestas se saldaron con 16 detenidos (tres menores) y 170 personas identificadas en aplicación de la ley mordaza.

Asimismo, el Gobierno afirma que "no se tiene conocimiento" de las posibles agresiones posteriores a un detenido en la comisaría de Moratalaz, tal como se hizo eco este medio. "Las grabaciones de las cámaras se encuentran a disposición del órgano judicial en el caso de ser requeridas", apostilla la respuesta del Ejecutivo.

 

Más noticias