Público
Público

EH Bildu mira al futuro con una clara apuesta por el acuerdo entre las izquierdas para frenar a la ultraderecha

La coalición soberanista celebra este domingo su segundo congreso, coincidiendo con el décimo aniversario de su nacimiento. En este nuevo ciclo mantendrá la mano tendida para hacer frente a la amenaza "involucionista".

Arnaldo Otegi
El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, durante un acto electoral de ERC en febrero pasado. Glòria Sánchez / EUROPA PRESS

Una década después de su nacimiento, EH Bildu tiene ya todo preparado para un congreso marcado por la pandemia del coronavirus y, también, por la latente amenaza involucionista de la extrema derecha. La coalición soberanista sentará las bases de un nuevo ciclo político en el que buscará consolidar su papel institucional, con una oferta clara y rotunda tanto en el País Vasco como en Madrid: unir fuerzas en el ámbito de la izquierda para impedir la "agenda autoritaria" de la extrema derecha.

El encuentro de la militancia de EH Bildu será propio de esta época. La reunión presencial en el amplio Bilbao Exhibition Center (BEC) de Barakaldo estará condicionada por las medidas de prevención ante la pandemia, más allá de que a esa hora ya habrá finalizado el estado de alarma. También se podrá seguir desde casa, tal como ocurrió con las distintas fases congresuales previas a este evento.

Dentro del BEC ocurrirán varias cosas. Por un lado, se ratificará a Arnaldo Otegi como coordinador general de esta coalición, integrada a día de hoy por Sortu, Eusko Alkartasuna y Alternatiba, así como por militantes provenientes de la ya desaparecida Aralar. Otegi seguirá siendo uno de los rostros centrales de esta apuesta, pero no el único: la dirección estará integrada por una plancha compuesta por otros siete representantes del soberanismo vasco de izquierdas que han obtenido el amplio respaldo de la militancia.

En el BEC se hablará también del futuro de esta organización política. Y en el futuro aparece la preocupación por el crecimiento de una ultraderecha que, aupada por el PP, consiga imponer su agenda involucionista o "autoritaria", como afirmó esta misma semana Otegi en un video por el 1 de Mayo. "Los neofascistas quieren hacer una revolución conservadora en nombre de la libertad burguesa. La izquierda tiene que recuperar otro sentido de la libertad: la que se compra con dinero no es libertad, es privilegio", reflexionó.

En ese marco, la propuesta política de EH Bildu incluye también un marco de actuación claro ante el fenómeno de la xenofobia y el recorte de libertades que promueve la extrema derecha. "Desde el primer momento hemos dicho que si está en nuestra mano, la ultraderecha no va a estar en ningún lado", afirma a Público Garikoitz Mujika, director general de la coalición abertzale.

EH Bildu sitúa precisamente en ese contexto el "sostenimiento de este Gobierno", en alusión a los apoyos ofrecidos por EH Bildu a cuestiones clave, como los últimos Presupuestos Generales del Estado (PGE). "La alternativa ya sabemos cuál es: la foto de Colón, con Ciudadanos ya desaparecido y con PP y Vox con más fuerza", afirmó Mujika, quien destaca precisamente esa "ventana de oportunidad" que existe con el actual Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos.

La estrategia política que saldrá ratificada del congreso de este domingo apunta precisamente a combinar ese posicionamiento en Madrid junto a las reivindicaciones independentistas que forman parte del ADN de esta coalición. También aparecen cuestiones programáticas de ámbito socioeconómico, así como el reclamo de "resolución de las consecuencias del conflicto", algo que pasa principalmente por el fin de la política penitenciaria de excepción aplicada durante los últimos treinta años contra los presos condenados por delitos relacionados con ETA. 

"Una nueva relación"

Jule Goikoetxea, profesora del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad del País Vasco e investigadora de la Universidad de Oxford, destaca precisamente que la formación liderada por Otegi "ha abierto una nueva relación entre el soberanismo y el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos". De hecho, subraya que se ha generado una "relación constante", algo que hasta ahora no había ocurrido. "Eso ha sido importante y eso, también, preocupa al PNV, que teme que se le desplace como único representante en Madrid de los intereses vascos", sostiene.

"EH Bildu ha cambiado la dinámica de las negociaciones en Madrid. Esto incomoda al PNV, porque ya no ostenta el monopolio: ahora hay una coalición que juega al pragmatismo, tanto como tú o más", resume por su parte Asier Blas, director del Departamento de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad del País Vasco.

El modelo de Navarra

La apuesta de la formación soberanista por ese "pragmatismo" que señala Blas también se ha dejado sentir en el Parlamento de Navarra: allí gobierna el PSN gracias a los votos de Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra y la abstención de EH Bildu. El territorio navarro también ha sido escenario del acuerdo entre el Ejecutivo de Chivite y la coalición abertzale para permitir que los presupuestos forales de 2021 saliesen adelante.

"Nosotros no sostenemos a Chivite. Lo que sí hacemos es que la derecha y el régimen no vuelvan a tener resortes de poder y que no condicionen la vida política y social. Queremos dejarles fuera de las instituciones y de los ámbitos de poder, por eso actuamos de esta manera en Navarra", explica Mujika en vísperas del congreso que se celebrará en el BEC y que ratificará, precisamente, esa vía política. 

Más noticias