Público
Público

ELECCIONES 10-N EH Bildu tendrá grupo propio: la madre de Altsasu obtiene el quinto escaño abertzale

Tras quedar muy cerca en abril pasado, Bel Pozueta logra ahora convertirse en diputada. Por su parte, el PNV consigue pasar de seis a siete escaños al calor del "efecto Aiarza", mientras que el PP vasco vuelve a quedarse sin representación.

Bel Pozueta celebra los resultados obtenidos por EH Bildu en Navarra. EFE/ Jesús Diges

A la segunda, la vencida. Tras quedarse en las elecciones de abril pasado muy cerca del Congreso, Bel Pozueta, cabeza de lista de EH Bildu por Navarra y una de las madres de los jóvenes condenados por el caso Altsasu, ha conseguido este domingo un escaño. Más allá de lo simbólico, su presencia en Madrid tendrá un efecto práctico: EH Bildu, que consiguió otros cuatro escaños en la Comunidad Autónoma Vasca, podrá disponer de grupo propio durante la próxima legislatura.

La candidatura encabezada por Pozueta quedó tercera con el 16,9%. El segundo lugar correspondió al PSN (25%), que pierde uno de los dos escaños obtenidos en abril, mientras que Navarra Suma, la coalición integrada por PP, UPN y Ciudadanos, vuelve a obtener dos diputados. El restante escaño navarro en juego ha sido para Unidas Podemos.

Siete escaños para el PNV

Asimismo, el “efecto Aiarza” lanzado por el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, durante la campaña electoral ha dado resultado. Jon Aiarza, abogado y cuarto candidato de la formación nacionalista por Bizkaia, tendrá un escaño en el Congreso. De esta manera, la formación del lehendakari Iñigo Urkullu pasará de seis a siete representantes en Madrid.

Con el 100% escrutado, el PNV repite como formación más votada en Euskadi con un 32%, un punto más que en las elecciones de abril. Detrás ha quedado el PSE, que vuelve a obtener cuatro diputados –aunque pierde cerca de 25 mil votos y pasa del 19,9% al 19,1%–, igual que en las elecciones de abril pasado. EH Bildu mantiene también los cuatro escaños logrados en las anteriores elecciones generales, mientras que Unidas Podemos baja de cuatro a tres. Su descenso fue el más acusado: pasa de 224.505 votos en abril a 181.337 en estas elecciones.

A pesar de subir casi un punto y medio, el PP vuelve a ser el gran perdedor de la noche. Los conservadores no lograron recuperar los dos escaños perdidos en abril pasado y quedan, otra vez, fuera del Congreso. La gran esperanza de los populares estaba en Araba, donde la dirección nacional del partido había colocado a Mari Mar Blanco como cabeza de lista. Sin embargo, se quedó a algo más de 1.900 votos del escaño.

Vox, con el 2,4%, superó a Ciudadanos, que bajó al 1,1%. Ambas fuerzas, residuales en Euskadi, quedan nuevamente fuera del Congreso.